lunes, 31 de octubre de 2011

#31 - Halloween (2007)


Y llegó el día de Halloween y qué mejor que celebrarlo viendo una película que se llame Halloween. Así llegamos al final de esta locura que nos ha llevado 31 Días completar y que no puedo esperar a que vuelva a repetirse. Sufro, no voy a negarlo, pero es un sufrimiento placentero. Ver películas al día y criticarlas siempre me ha ayudado de alguna manera a mejorar mi escritura aunque sea en un 1%. Bueno, gracias infinitas a James Rolfe por su Cinemassacre's Monster Madness y darme las ganas de entrar con ganas al mundo del terror. En el video de hoy se refiere a las dos películas de Rob Zombie de la serie de Halloween, esta y "Halloween II" (2009). La segunda no alcanzo a verla, y siempre es una película al día aquí, así que usted ve el video aquí y luego lee mi crítica abajo.
El remake de Rob Zombie (debe ser una de las pocas veces en que he mencionado el director de la película en mi crítica de este mes del terror, porque salvo en contadas ocasiones importa, el estilo visual nunca ha sido tan importante como en esta película) de la película original y obra maestra de John Carpenter, "Halloween" (1978) debe ser una de las mejores cosas que han salido de la máquina de secuelas desde la original... claro que hubiera tenido mejores resultados si la gente no fuera tan corta de vista como para desechar a un director por el solo hecho de venir del mundo de la música y ser uno de los tantos remakes que se lanzaban por esos años de los 2000. Hay que ser honestos y no nos engañemos: esta película debe ser uno de los mejores remakes de la década recién pasada y Rob Zombie uno de los directores más prometedores de la nueva generación del terror, por mucho que digan lo contrario o lo que sea.
La trama de esta nueva película, de alguna forma es similar, pero la diferencia es la cantidad de tiempo que le da a cada elemento de la trama. Por ejemplo, partimos con un pequeño Michael Myers viviendo con su familia y metiéndose en problemas en el colegio, tanto por sus violentas reacciones ante el bullying del que se ve afecto por compañeros mayores, así como las fotografías de animales muertos que le encuentran en su casillero... eso es un poco de la nada. ¿Por qué Michael tiene esas actitudes tan extrañas? Bueno se explica de alguna forma por la familia que tiene, un montón de basura, salvado por su madre, que aunque sea una stripper, tiene un buen corazón. La idea de un Michael como interpretación encarnada del mal se puede mantener, pero se debilita cuando lo vemos matando a su familia por rabia (y una ceguera que parece guiarlo). Obviamente, lo mandan al manicomio por matar a su padre y su hermana (y al novio de ella), para luego escaparse 15 años después para buscar a su hermana pequeña, pasando cosas muy similares a la original de 1978.
La película es TREMENDAMENTE sangrienta como sólo Rob Zombie sabe hacerlo, y mantiene una tensión constante gracias a la tremenda calidad de los actores utilizados en la cinta, como Malcolm McDowell en el rol del clásico Doctor Sam Loomis. El personaje de Michael Myers... no sé, es como demasiado musculoso para haber pasado toda su vida en el manicomio, pero debo admitir que da miedo, ver a un tipo de ese porte caminando debe ser una de las peores cosas que uno puede llegar a ver. El final es ambiguo en muchos sentidos, pero hay que reconocer que la actriz Scout Taylor-Compton se manda sus buenos gritos y siempre se agradece la buena calidad de la sangre utilizada. Pero, sin embargo, la brutalidad no siempre se justifica, y eso puede molestar un poco.
El remake nunca va a poder llegar a los niveles de la película original, pero es lo suficientemente buena como para verse y no ser rechazada a la primera.
7/10

Hasta el próximo año. Los dejamos con la transmisión normal.

domingo, 30 de octubre de 2011

#30 - Halloween: Resurrection (2002)


El video de James Rolfe para la Cinemassacre's Monster Madness puedes verlo aquí.




sábado, 29 de octubre de 2011

#29 - Halloween H20: 20 Years Later (1998)


El terror se aproxima con la lentitud de un Michael Myers tambaleante sobre su última víctima, Halloween ya está casi encima y no podemos evitarlo: va a causar problemas, los portales del horror se abren y las criaturas más malignas que vienen de la ficción salen a dar una vuelta al mundo real a matar y destruir nuestra paz. Pero aún podemos disfrutar del cine, creo yo. James Rolfe en su Cinemassacre's Monster Madness habla sobre esta reciente secuela de la serie Halloween, y usted puede ver su video acá. Yo, me voy a verla y criticarla.
Hay algo que no se puede negar en lo que se considera el terror de los años 90 y sobre todo del terror que vino después: no es el mismo desde el estreno de "Scream" (1996). Es decir, de alguna manera fue la lápida y el rayo eléctrico que necesitaba el género, de alguna manera trató de matar y a la vez revivir la entretención que producían este tipo de películas, para luego caer en el mismo juego de las secuelas, las cuales milagrosamente son muy decentes, por mucho que la gente diga lo contrario. Ahora, esta secuela de Halloween está muy inspirada por esta cinta, basta con decir que Kevin Williamson hizo un par de guiones (los cuales no fueron usados), "Scream 2" (1997) puede verse en pantalla, y la música es de Beltrami, sacada directamente de las dos cintas de Scream estrenadas hasta ese momento. ¿Le hace mal eso a la película? Sí, pero no mucho.
La trama de la película es interesante y peculiar, porque sigue la trama de la película original "Halloween" (1978), siendo el título de esta cinta una referencia directa al aniversario número 20 del estreno. Lo otro interesante es que la protagonista es Laurie Strode, la protagonista de la película original, interpretada por Jamie Lee Curtis después de 17 años sin interpretar a la primera y más icónica de las chicas scream queen slasher. La historia cuenta que Laurie Strode ha vivido una vida tranquila, recordando constantemente cómo su hermano trató de matarla. Tiene un hijo y es directora de una escuela, pero la vuelta de Michael va a poner en riesgo la seguridad de su mundo bonito y seguro por fuera. Y eso es lo que pasa, a grandes rasgos.
Sí, la película en sí tiene bastantes pocos eventos, puede ser plana y no pasar nada en los primeros cincuenta minutos (salvo por los primeros diez, una de las mejores secuencias iniciales de la serie en mucho tiempo, increíblemente construida y con un cameo interesante de un joven Joseph Gordon-Levitt), pero la película se sostiene por la última media hora, que es cuando Myers aparece en escena con total fuerza y empieza a matar a algunos personajes secundarios, acercándonos peligrosamente al hijo y luego a Laurie para llegar al momento en que los dos se enfrentan, y con todo eso no tenemos más que reclinarnos y disfrutar: Laurie Strode ganándole a Michael Myers debe ser una de las mejores cosas de la serie y la actuación de ella es impresionante de veras.
La película trata de ser "hip" como "Scream" (1996), pero falla de manera estrepitosa, pero de alguna manera su última media hora es tan entretenida, y el ver a Jamie Lee Curtis durante todo un slasher es algo impagable a su edad.
7/10

viernes, 28 de octubre de 2011

#28 - Halloween: The Curse of Michael Myers (1995)


Halloween se acerca a pasos agigantados. Las fiestas empiezan a organizarse, desaparecen y vuelven a aparecer con distintas intensidades. La gente empieza a buscar un disfraz original y diferente, para luego decantarse por la estupidez más sencilla. Siempre ocurren estas cosas en los días previos, y eso no es más que la influencia de los portales malignos que se empiezan a abrir. Hoy tenemos una película de Halloween, siguiendo con la muestra dada por James Rolfe en su Cinemassacre's Monster Madness, cuyo video pueden ver acá. Yo, a continuación, daré mi crítica.
Para esta ocasión debo aclarar que vi el bootleg denominado el "Producer's Cut", porque creo que hace algo de diferencia a la hora de tomar en cuenta la calidad de la película. Esta película es una de esas secuelas como la quinta de Pesadilla, cuando ya tiran toda la carne de la parrilla en cuanto a las nuevas reglas y nuevas historias pasadas que tratan de explicar todo el comportamiento del personaje desde la primera película de la serie. Aquí meten a un culto celta relacionado con los orígenes de Halloween para poder explicar cuál era el comportamiento de Michael Myers desde la fatídica noche de Halloween en que trató de asesinar a su hermana adolescente cuando era un pequeño niño vestido de payaso (creepy). Pues la explicación, aunque bastante lógica, no es lo suficientemente explotada como para ser increíble... o al menos descente.
La película parte con imágenes escabrosas. La sobrina de Michael Myers está sobre un altar, rodeada de cultistas y cánticos malignos y ominosos. Jamie Lloyd está dando a luz a un hijo... el hijo de ella y Michael Myers... lo sé, cruento, asqueroso, como quieran llamarlo, yo creo que demuestra lo monstruoso que puede llegar a ser este culto o lo imbécil que puede ser un monstruo como Michael. Pero Jamie se escapa y deja a su bebé abandonado, es la última de la familia y es la última persona del linaje que Michael debe matar para que el culto pude apaciguar a Torch, el demonio que alaban a la vez que protegen. Sé que no tiene ningún sentido, pero es la mitología que han decidido usar: Michael ha sido elegido para llevar a cabo los sacrificios que serán necesarios para poder llamar/apaciguar a este demonio, y él habría recibido la llamada cuando era niño, y cada vez que sale una constelación con la forma de Torch, sale a matar nuevamente. Ahora, la película nos confunde cuando un niño en la historia empieza, supuestamente empieza a escuchar las mismas voces que llevaron a Michael a matar a su familia... ¿tan pronto necesitan un sucesor?
En cosas como el detalle anterior se nota que la película no fue planeada con la suficiente inteligencia, y es completamente inepta en su ejecución y construcción como obra de cine competente. La película, de alguna forma, gana algo al meter a los celtas en todo el asunto, ver a Michael como un peón de un culto maligno no resulta insultante, sino que al menos original, sobre todo porque la película no se trata de matar a un montón de adolescentes idiotas... al menos no toda la película. También gana puntos por la performance sin igual de Donald Pleasence, pero del resto de los actores mejor ni hablar, debe haber una competencia para ver quién tiene la cara de palo más dura de la historia de Halloween en esta película. Se siente hecha a la rápida, como si tuvieran un licencia que perder y decidieran tirar esta mierda a los cines. De verdad, la serie Halloween, sobre todo por la cinta original, merece más que esto.
Es mala, pero al menos no es horrible, y eso es algo que agradecer.
5/10

jueves, 27 de octubre de 2011

#27 - Halloween 5 (1989)


Bienvenidos a los últimos días del terror, y qué mejor que empezar a darnos un chapuzón en la serie de Halloween, donde Michael Myers se nos presenta con su blanca máscara y su vacía mirada para vengarse y terminar el trabajo que no pudo terminar cuando era niño, yendo tras sus familiares. Como siempre, en la Cinemassacre's Monster Madness de James Rolfe pueden ver el video que le dedica a la quinta parte de esta serie de slashers, aquí. Por mientras, critico este filme.
Se nota que cuando una serie llega a su quinta entrega, las cosas se ponen peligrosas y puedes caer en muchas faltas. Tomando el caso particular de los slashers, tenemos algunos que pasan la prueba y otros que simplemente caen en repeticiones interminables, u otros que se caen en el departamento de guión, tratando de ampliar la historia más allá de lo que admite una serie, por muy sobrenatural que esta sea. Por eso tenemos a "Friday the 13th: A New Beginning" (1985), que resulta ser la quinta parte de la serie Viernes 13, y que yo considero una de las mejores porque da un vuelco nuevo a todo el asunto, con varias escenas y muertes muy originales, a la vez que es demasiado entretenida para ser una quinta parte. "A Nightmare on Elm Street: The Dream Child" (1989), la quinta parte de la pesadillesca serie, falla porque decide ingresar demasiadas cosas y nuevos datos sobre el personaje de Freddy, los cuales no son realmente rescatados para hacer redonda la cinta. Y en el caso de "Halloween 5" (1989), la película que nos toca ver en esta ocasión, la película se siente cansada y repetitiva y como más de lo mismo, causando que falle.
La trama de la película sigue así. Michael Myers sobrevivió una caída de metros de altura y también una dinamita. Ha estado durmiendo por un año para que vuelva la noche de Halloween y pueda volver a tratar de matar a su sobrina, interpretada nuevamente por Danielle Harris, y con quien comparte (nuevamente) una conexión psíquica que la hace sentir cuándo va a atacar, lo cual resulta completamente inútil para la policía, por mucho que el doctor Loomis (nuevamente una gran performance de Donald Pleasance) les avise que la niña está abriendo su boca grotescamente y dando gemidos de terror... en lo que debe ser lo peor de la decente actuación que hace esta niña. Por su parte, Pleasance ha mejorado mucho con el papel, ha envejecido con él, y en ese sentido se siente mucho más avejentado.
La película cae en lo peor que puede caer el slasher: ser aburrido. No es necesario tener un montón de adolescentes dando vueltas, disfrazados y haciendo sustos falsos no es necesario para poder realizar una buena pieza de slasher. Para eso necesitas, además, ser novedoso en las mismas muertes, crear bien a tus personajes, relacionarlos con el asesino, que no se sienta gratuito, todo ese tipo de cosas que deberían ser como las primeras reglas de cualquier escritor o director que se precie y que pueda poner un buen pie derecho en la industria. Muy poco queda que decir sobre esta cinta, que es muy floja en varios sentidos, pero que se salva (algo) en sus últimos minutos cuando la película se vuelve a centrar en lo que importa. Como siempre, el guión es el responsable: si te vas por las ramas, nunca logras nada.
No creo que haya que verla, pero si hay que seguir, hay que seguir.
5/10

miércoles, 26 de octubre de 2011

#26 - Cossette no shôzô (2004)


Este es el último día impredescible de horror y de esa pseudo libertad de la cual hablo siempre, sobre todo cuando es comparada con la seguridad (al menos durante este año) de saber a qué horror me enfrentaré el día de mañana, qué horrores ya he enfrentado y cuáles me faltan por enfrentar (y el saber eso me permite prepararme psicológicamente para hacerlo. Por ejemplo, en el día de hoy, James Rolfe sigue con las críticas a las películas de la serie Halloween, y en esta ocasión le da una mirada a "Halloween 4: The Return of Michael Myers" (1988), la cual ya he visto, por lo que veré otra película y la decisión de hoy me tiene feliz, pero a la ves lleno de horror ante qué es lo que me enfrento.
"Halloween 4: The Return of Michael Myers" (1988) es una película medio blanduzca que sigue las aventuras de Michael Myers luego de su tan obvia muerte en la segunda película de la saga. Solamente se salva por las actuaciones de Donald Pleasence como el Dr. Loomis, y Danielle Harris interpretando a Jamie LLoyd, hija del personaje interpretado en su tiempo por Jamie Lee Curtis. Trata de tomar un nuevo camino, relacionado con la genética, pero se pierde en la medianía del slasher común y silvestre.
6/10

Si usted quiere ver el video de James Rolfe para su Cinemassacre's Monster Madness, lo puede ver aquí. Por mi parte, me inclino por el terror y lo que viene en mi lista de lo que debo ver, siguiendo con el 2004.
Le Portrait de Petit Cossette es un OVA, es decir, un animé japonés dividido en tres capítulos de similar extensión y que salieron directamente a video (ya sea VHS o DVD, depende del tiempo en que nos encontremos), y se nota de inmediato por qué un producto de este tipo no podría haber pasado como piloto para una serie más extensa de televisión, menos como una película animé lanzada a cines, pues el público interesado en pensar mientras ve un animé es escaso, porque si algo que uno hace mientras se ve absorbido por la trama de este OVA, es pensar y reflexionar (y a veces sorprenderse por la sangre que se desparrama por los suelos cristalinos y dibujados del mundo del animé).
La trama es compleja. Primero, porque no estoy seguro si el primer episodio de este OVA de 3 episodios es un desorden temporal (al estilo "Memento" (2000) o algo parecido), o si es una seguidilla temporal de fantasía increíble (cosa que dudo, pero uno nunca sabe), pero la duda que se me presenta es que si el primer episodio es desordenado temporalmente, es posible que la serie entera en sus tres episodios esté caóticamente ordenada en cuanto a su temporalidad. Pero bien, trataré. Nuestro protagonista es un estudiante de arte que dibuja muy bien y que trabaja en una tienda de antigüedades. Estando ahí, recibe una pieza, una copa veneciana pintada con colores muy vívidos, que en cuanto es tomada por él, le permite ver la vida de una joven niña llamada Cossette, quien también empieza a hablarle y a contarle sobre su vida en un tiempo inmemorial en una casa que parece poder recorrer con tan solo girar la copa entre sus dedos. La cuestión es que ella está muerta, y se está enamorando de la muerte, pues como la misma Cossette dice al inicio de este OVA: quien quiera amarla debe morir.
El animé este es confuso. Tremendamente confuso. Miras y es de una forma, y a los cinco minutos se encuentra en otra dimensión artística, y ese es el punto que mejor tiene, la forma que hay de integrar las distintas artes (sobre todo el dibujo y la pintura) dentro de una trama que implica reencarnaciones, asesinatos, demonios físicos interiores que se liberan con la furia del amor, y un romance imposible que lo único que queremos es que ocurra y no ocurra al mismo tiempo. Cossette se presenta como una figura ambigua y atrayente, pero pareciendo dispuesta a lo que sea con tal de liberarse o liberar a nuestro protagonista, dependiendo de su volátil estado mental.
Recomendado para los fanáticos del animé y de las lolitas (sobre todo las gothic lolitas), pero sobre todo de quienes gustan de una trama compleja y que les haga pensar, es una de las pocas que logran ir más allá.
9/10

martes, 25 de octubre de 2011

#25 - Dawn of the Dead (2004)


Vaya, al parecer son menos días de libertad de lo que esperaba, y hablo específicamente de la libertad del yugo autoimpuesto de seguir las recomendaciones y videos de James Rolfe en su Cinemassacre's Monster Madness, porque he visto algunas películas de la serie Halloween (que empezó ayer con la maestra primera parte), pero hoy realizó un truco que me ha dejado turuleco y tiritando: puso dos películas de la serie en un mismo video, hablo de "Halloween II" (1981) y "Halloween III: Season of the Witch" (1982), las cuales he visto, pero me ha arruinado un poco la cantidad de días de libertad que quería tener por delante. Pero bueno, Halloween es así, traicionero, siempre lleno de temor y de las peores cosas que podemos temer.
Sobre "Halloween II" (1981) puedo decir que es una decente continuación de la obra maestra de Carpenter, pero empieza a caer en los problemas clásicos del slasher que dió origen, teniendo quizás como influencia a cintas como "Friday the 13th" (1980). Al menos tenemos a Jamie Lee Curtis y Donald Pleasence en sus papeles clásicos, los cuales vuelven a interpretar de la mejor manera, se deja ver y entretiene a momentos.
7/10
Por otra parte, "Halloween III: Season of the Witch" (1982), que muchos consideran como la peor de las Halloween (al menos concuerdo con que es la peor que he visto), pero no tiene nada que ver con que Michael Myers no esté en escena en ningún momento, sino más bien con que la primera hora de la película es muy aburrida: gente hablando y gente corriendo por la oscuridad, mientras que los últimos quince minutos son tan increíblemente exageradamente increíbles, que se siente como si la película estuviera mal pensada y mal diseñada.
5/10
Ustedes pueden ver el video de Rolfe aquí. Por mi parte, yo me iré por las ramas, como siempre, y les daré una crítica de la siguiente película en mi lista. Pasamos al 2004 y nos encontramos con un remake, cosa poco extraña en estos días del remake.
¿Cómo puedes superar una obra maestra como "Dawn of the Dead" (1978) a la hora de hacer un remake? Pues haciendo otra cosa completamente distinta en tono y en la forma en que se presenta la trama y en los zombies que aparecen y prácticamente en todo. Es decir, partamos con que la película está en una desventaja clara porque no tiene un soundtrack hecho por los maestros de Goblin, así que en ese sentido una banda sonora synth-rock-pop no los salvará, ni con todas las canciones de moda que puedan poner dentro. Sin embargo, para lo que es y para lo que construye, logra ser una decente película de zombies, con personajes medianamente interesantes y mucha, mucha sangre.
Tenemos una invasión de zombies. Nadie sabe de dónde viene ni que la causa (parece ser un virus más que la manifestación de una consciencia más allá del universo. Sin embargo, nos encontramos con un variopinto número de personas que se junta en la calle por suerte y que decide refugiarse en el mall (mala idea) para protegerse de la amenaza zombie. Sin embargo, los zombies no tardan en empezar a invadir las afueras del lugar, llenándolo hasta la máxima expresión. Al interior, una tensión inicial implica la separación del grupo en dos bandos, uno de los cuales toma al otro y lo encarcela para que se calme. Al otro lado de la enorme horda de zombies, se comunican con un hombre que padece de hambre y con quien conversan a través de carteles (quizás lo más original de la película). Obviamente disfrutan y sufren dentro del mall, como en la original... pero no es tan interesante.
El problema principal de la película es que no se contiene. Son demasiados personajes y son tan distintos y tan poco y mal construídos que uno se confunde y no termina simpatizando por ninguna. Supuestamente hay una heroína, o al menos protagonista, pero aparece tan poco en la película, que se ve como una película de grupo, pero el grupo es tan grande, que en vez de sentirte mal cuando mueren, empiezas a preguntarte quién era al que mataron recién y mientras te preguntas eso, bam, matan a otro y aún no sabes quién es. Pero pese a todo la película es muy entretenida debido a la originalidad con respecto a la original (ja) que tiene en algunos interesantes momentos (como los ya mencionados), o lo frenético de los últimos momentos cuando deciden escapar del Mall. Pero concuerdo con Romero, se siente como un videojuego, y eso en algunas películas es bueno, pero en otras... aburre un poco.
Es sólida como película de zombies, pero palidece como remake, lo que no la hace una mala película, pero la perfección y diversión que entrega la película de 1978 es incomparable con el sentimiento tenso que te da esta película.
7/10

lunes, 24 de octubre de 2011

#24 - Haute tension (2003)

Un nuevo período de paz y armonía, atormentado por los horrores desconocidos, más allá que de los conocidos, nos espera por los siguientes días, pues James Rolfe en vez de avanzar en el tiempo cronológicamente, ha decidido volver en el tiempo para terminar su increíble Cinemassacre's Monster Madness con un bang espectacular como es la serie de películas Halloween (ya que nos encontramos en época de Halloween), con el caballero Michael Myers como centro de atención en esta ocasión. Nos esperan muchos días de desconocimiento total sobre lo que veremos al día siguiente, así que preparémonos par un viaje de horribles consecuencias. Para los interesados en el video de James sobre "Halloween" (1978), pueden hacer click aquí. Como ya deben saber, encuentro que esta película es una obra maestra del cine de terror, y pueden leer lo que escribí sobre ella acá. Yo me iré por las ramas, seguiré con el orden cronológico presentado, siguiendo con el 2003 y las películas de terror, así que preparaos.
Dios mío, qué brutal, qué enorme cantidad de sangre ocupan estos locos franceses en realizar sus películas denominadas del "nuevo extremismo", que contienen a personajes predominantemente femeninos en situaciones en la que son atacadas por algo extraño a ellas, pero que realmente viene del interior de ellas mismas (cosa obvia cuando una ve una película perteneciente a este "movimiento" o "tendencia" llamada "À l'intérieur" (2007), ja). Pero esta película, como tal vez la iniciadora de toda esta ola de directores (entre los cuales se cuenta el de esta película, Alexandre Aja, que ha tenido un agradable traspaso a Hollywood realizando remakes de cintas de diversas procedencias y épocas productivas) que ha conseguido algo de éxito y que toman esto como plataforma de explotación para demostrar lo que pueden hacer.
Dos chicas francesas deciden hacer juntas un viaje en auto al sur de Francia, para poder visitar a la familia de Alexia, mientras que Marie sólo quiere alejarse un poco de todo, por mucho que el viaje vaya a estar lleno de estudio, como se advierten. Al ritmo de "Será porque te amo", pero en italiano original, parten por la carretera, mientras que a un lado de la misma, cerca de su destino, vemos un camión con un horrible tipo dentro que está usando una cabeza cortada de una mujer para darse placer. Así, cuando llegan a la casa y son recibidos por la familia, sabemos cuál va a ser la amenaza que les va a traer problemas: un depravado mental que le gusta tener placer de las partes cortadas de personas. Qué lindo y educativo. Cuando empieza a atacar, estas dos mujeres parecen mantenerse vivas por milagro, como si tuviera algo que tener con ellas...
Muchos hablan y se centran demasiado en el final de la película, que encuentro que es correcto (si no me lo hubieran spoiloreado cuando estaba en el colegio, seguramente la habría disfrutado mucho más) e imaginativo dentro del mundo psicosexual que se nos presenta. Quiero decir, cómo una película no siempre va a estar relacionada con la sexualidad, y sobre todo cuando tenemos a dos mujeres en un auto cantando "Será porque te amo", es decir... DUH. Por otra parte, la sangre se desparrama de forma copiosa y abundante, lo que se agradece en una película de estas características, que pretende shockearte constantemente con diversos estímulos (pero nunca yendo por sobre la borda con las cosas que puede o no puede mostrar, que yo no tendría problema, pero no muestra nada que no esté debidamente justificado). La fotografía es exquisita y es una película construída con cariño para los fanáticos de las películas slasher o de las persecuciones de casas de los años 70. Nostalgia y modernidad en cantidad suficiente.
Con una mezcla de homosexualidad y sangre, esta película entretiene, da miedo y asco. Gran valor.
8/10

domingo, 23 de octubre de 2011

#23 - Freddy vs. Jason (2003)

Y creo que hablé demasiado pronto. Aún nos quedaba esta película que pertenecía, de alguna manera, a la serie original de Pesadilla, después de todo, la película de la cual vamos a hablar hoy tiene a Robert Englund haciendo su clásico papel de Freddy Krueger, así que aquí estamos, una vez más enfrentándonos a nuestras pesadillas. James Rolfe en esta ocasión hace un video especial, pues no sólo habla de esta película, cuya crítica vendrá a continuación, sino que también tiene como tema de conversación "A Nightmare on Elm Street" (2010), el remake de la serie que hemos visto durante una semana ya, y que aún no he visto y que veré una vez que terminemos con el mes del terror (una película diaria gente, no soy una máquina). Igualmente usted puede ver ese video aquí y mi crítica la puede leer acá abajo.
Debo reconocer que siempre fui un poco reacio a ver esta película. La razón que me daba para no hacerlo era no haber visto todas las películas de la serie Pesadilla, pero aún así cada vez que la daban en el cable (en el canal Space) me daban ganas y a la vez ningunas ganas de verla. Hay algo que tienen los personajes de slashers clásicos cuando se encuentran después del año 2000. Basta con que miren "Jason X" (2001), es quizás la peor de la serie de Viernes 13, y es porque trata de ser demasiado moderna, y cuando veía pedazos de esta película, notaba que podría llegar a padecer de lo mismo: había algo en su fotografía que me daba mala espina, así mismo como las actuaciones de los jóvenes/personajes/víctimas. Pero vaya, estaba un poquito equivocado.
Partimos con Freddy, hablándonos sobre cómo la gente lo ha olvidado (han pasado 9 años desde su última película), por lo que su fuerza lo ha abandonado, por lo que no puede volver a atacar vengativamente a los niños de la calle Elm. Por eso ha decidido tomar y engañar a un alma del infierno, la de Jason Vorhees, para que mate a los niñitos de esa calle, para que el recuerdo de él vuelva a vivir y así poder llevar a cabo él mismo los asesinatos que tanto lo satisfacen (y que ahora tienen mucho más sentido). Pero, obviamente, uno nunca puede confiar totalmente en Jason Vorhees (hay que ser bastante idiota para hacerlo), por lo que empieza a matar más adolescentes de los que debe, y como a Freddy tú no puedes tocarles a sus niños, pues vas a tener que sufrir las consecuencias.
La película es tremendamente sangrienta y entretenida. La fotografía es espectacular, y el uso de la niebla y el color es simplemente de lo mejor que se ha visto en los slashers desde hace mucho tiempo. Las actuaciones a veces son basura y otra veces son convincentes, pero como suele ocurrir, los personajes son una manada de imbéciles que siempre tienen las peores ideas y presunciones acerca de los poderes y alcances que tienen estos dos personajes, pero en ese sentido cumplen con lo que todo slasher anterior a los años 2000 (en "Jason X" (2001), por ejemplo, todos eran científicos o personas muy entrenadas, y pese a todo eran asesinadas, aquí son adolescentes de Elm Street, se entienden como ilusos). Freddy y Jason nunca han estado en mejor forma, y las peleas son de gracia kungfuesca, gracias al aporte de Runny Yu, director de películas de ese tipo y que hizo un giro hacia el horror en cuanto se vino a dirigir a los Estados Unidos.
Finalmente, tenemos una pieza entretenida, aunque vacía, pero eso no quita que no sea divertido ver un rato el mundo de los sueños combinado con el violento mundo de Jason Vorhees.
7/10

sábado, 22 de octubre de 2011

#22 - New Nightmare (1994)

Par de patos. El horror se ha calmado, de mi parte, y ahora estoy en consciencia de las situaciones en las que me encontraba constantemente atrapado, de las cuales he sido liberado gracias a todos los que me han apoyado, ya sea a través de este blog o en la vida real, donde muchas personas hicieron posible el que yo saliera adelante en el pequeño bache que se presentó. Me queda mucho por escribir hoy, así que les digo que esta es la película que toca hoy y James Rolfe habla sobre la misma en este pequeño e informativo video. Yo, por mi parte, les escribo una pequeña crítica sobre la misma.
Wes Craven vuelve a posarse en la silla de Director en esta franquicia por segunda y última vez. Es agradable pensar que la última (ni el remake ni "Freddy vs. Jason" (2003) las considero parte de una saga como es la de Pesadilla desde la película original de 1984 hasta esta última de 1994, son 10 años (redondo) y son 7 películas (como los días de la semana). Ahora que he llegado al final oficial de la serie (y he visto todas las películas de "Viernes 13") tal vez pueda ver "Freddy vs. Jason" (2003) y graduarme como fan del slasher ochentero, pero siento que antes que nada puedo hacer una especie de retrospectiva hacia lo que ha sido la serie para mí, críticamente hablando. Tenemos la original, "A Nightmare on Elm Street" (1984), que para mí es una obra maestra, establece una mitología y un personaje increíble de manera completa, dejando clara las reglas y lo que sería la planta de tramas y movimiento para la mayor parte de las secuelas que vendrían. La secuela directa, "A Nightmare on Elm Street Part 2: Freddy's Revenge" (1985), compite por ser la peor de la serie, y no es por el mensaje homosexual que se trasluce (en ese sentido, "Monster in the Closet" (1986) es una mucho mejor película y con el mismo mensaje), sino porque Freddy no sale tanto, es un personaje que apenas es importante, ni se presiente, se entiende que está, pero es tan imbécil en su ejecución que sale mal parada. Las secuelas de Pesadilla siempre tomaron la vía de la ampliación de la mitología, así como el establecimiento de un tema, como en el caso de "A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors" (1987), que trata de cómo todos tenemos un poder interior y una fuerza que nos hace seguir andando, sin importar cómo seamos, y en ese sentido es la más exitosa en llevar a cabo esa premisa, pero a veces puede sentirse como la película más "glee" de todas, por su carácter de perdedores que se empoderan. Con "A Nightmare on Elm Street 4: The Dream Master" vemos que la serie empieza a decaer, pues su tema de tener un personaje que se empodera con la muerte de sus amigos, aunque escabrosa, funciona lógicamente, pero no se lleva a cabo con la fuerza que uno quisiera. La que sin duda es basura ridícula e innecesariamente complicada es "A Nightmare on Elm Street: The Dream Child" (1989), que tiene a un Freddy bebé, y aunque la película quiere girar en torno al período de nuestra niñez más infantil, incluso hablar de la concepción y el proceso de embarazo, la película falla por un guión inepto y secundarios basura que no sirven de nada. La más vilipendiada de todas es "Freddy's Dead: The Final Nightmare" (1991), pero resaltar de las demás, pues como la tercera parte de esta serie, su tema sobre la paternidad sí puede encontrarse en cada una de las escenas, y mantiene un tono divertido/entretenido/terrorífico que sólo se ve arruinado por algunas actuaciones ineptas. Y ahora tenemos "New Nightmare" (1994).
La película parte con otra película, con una secuela falsa de Pesadilla mientras se está grabando, tenemos a nuestra actriz principal, Heather Langenkamp, que interpretó a Nancy en la primera y tercera parte de la saga, la víctima y sobreviviente de Freddy, la más famosa de las actrices que pisaron la saga (bueno, después de Johnny Depp) y que ahora es madre de un niño. Pero lo que vemos rápidamente se transforma en una masacre, que es interrumpida por un terremoto, que hace que nuestra protagonista se despierte, era todo una pesadilla. Ella interpreta a ella misma, y ya sabemos de qué va la película, Wes Craven (que se interpreta a sí mismo), está creando una nueva película sobre Freddy, pero basándose en sus nuevas pesadillas, que tratan sobre cómo Freddy es realmente una criatura ancestral que toma poder de los sueños de las personas para matarlas, y que la única forma que tiene de detenerse es por un creador/artista (el egocentrismo de Wes es delicioso en este caso) que logre atrapar a la figura en la ficción e imaginación de las personas. Suena comprensible. Luego tenemos que Freddy está saliendo por ahí a matar gente, así como poseyendo al hijo de Heather para que se haga manifiesta su presencia.
La película técnicamente es una maravilla y la diferencia que tiene con las secuelas anteriores le da un valor especial a todo el conjunto, sobre todo cuando se han visto las peores secuelas una tras otra, esto es como un tarro de agua helada a la cara, que resulta realmente terrorífico, pues se tiene a cargo a un verdadero director, con trayectoria, y no un primerizo (como ha sido el caso general de casi todas las secuelas anteriores- de la 2 a la 6-). Las tomas se ven interesantes, la fotografía es espectacular, y a veces las performances alcanzan una naturalidad casi documental tanto en su terror como en su conversación habitual. La película es tensa y en verdad da mucho miedo, su aspecto real la vuelve algo especial cuando se ve con la atención correcta. Es una de las mejores o quizás la mejor secuela de la serie Pesadilla por su diferencia con respecto al resto y por tener a Wes Craven actuando, ¿quién va a pensar ver eso?
Véala. Incluso puede verse cuando sólo has visto la primera. Muy genial.
8/10

viernes, 21 de octubre de 2011

#21 - Freddy's Dead: The Final Nightmare (1991)

Otra Pesadilla y nos acercamos al final de esta serie. Con esta muerte de Freddy aún nos queda una película más de esta pesadillesca serie que ha tenido algunos momentos altos y otros bajos, bajísimos, tal vez, pero salvados por la técnica visual utilizada. Como siempre, tenemos a James Rolfe con su video de la Cinemassacre's Monster Madness, que puede ver acá, y como siempre, puede leer mi opinión acá abajo.
Tenemos al fin entre nosotros una película que puede, de alguna manera, seguir con el tema que se ha propuesto a realizar, y eso es la de los padres y sus hijos como algo importante a tomar en cuenta. Es decir, nuestra relación con quienes nos han creado, y cómo esto se relaciona con la misma hija de Krueger, que se presenta en el filme como personaje, hasta cómo Krueger no es más que el hijo de las pesadillas y del odio de tantos padres que mataron a Freddy y no supieron que ese odio tenía que pagarse con la sangre de los hijos. Toda la película gira en torno a eso, los padres de los hijos ya muertos del pueblo donde ocurrieron todas las películas anteriores están vuelto locos tras la masiva muerte y suicidios que se han sucedido a lo largo del tiempo (al límite que ya no hay niños ni adolescentes en la ciudad). De esos, sólo hay un sobreviviente, y de él es la historia... creo.
Bueno, tenemos este sobreviviente que es asediado por Freddy, y que luego se ve con amnesia, por lo que lo dejan en un lugar donde viven muchos adolescentes (más carne fresca para Freddy), pero que milagrosamente sí son construídos en cuanto a su historia personal y sus medios y cómo son usados en sus batallas personales con Freddy Krueger. Pues bien, ellos vuelven al pueblo original y tienen un encuentro personal con la loca gente del pueblo, buscando respuestas para el fenómeno de Freddy. Sabemos que tuvo un hijo, y que es uno de los personajes, ya sea los adolescentes o la psiquiatra/ayudante que los acompaña.
La historia se mueve creativamente gracias a ridículas piezas de sueños realmente locos, pero a la vez inmanentemente ridículos que uno no puedo realmente decir que son buenos, pero le dan ganas a uno de aceptarlas. De hecho, lo haré. Me iré por la línea. La película tiene de las escenas de sueño más creativas, como la del videojuego, y juega a tener su propio universo y explicación sobre el origen de la maldad de Freddy Krueger, aunque un poco sobrenatural, se siente dentro del código ridículo/exagerado que ha tomado la película. Eso sí, hay algo que no se puede perdonar y eso son las actuaciones: algunas son muy buenas, pero otras son tan malas que hasta un ciego diría "hey, eso es malo". Ese es el único punto que me impide darle un puntaje muy positivo. Al menos puedo decir que es mejor que la anterior.
Mañana queda la última, espero sorprenda.
6/10

jueves, 20 de octubre de 2011

#20 - A Nightmare on Elm Street: The Dream Child (1989)

El día de hoy se presenta con incertidumbre, muchas cosas salieron bien y debo decir que me encuentro satisfecho de la mayor parte de las cosas que estoy haciendo, pero hay algo que tengo que hacer este fin de semana (dos cosas siendo honesto) que me tiene mal porque no sé qué hacer, y la perspectiva de un día ocupado mañana me tiene aún con miedo sobre qué hacer. Un miedo que no se presentaría si no fuera el maldito mes de Octubre, que llena mi corazón de cosas oscuras y posibilidades de fallar. Por mientras, el cine de terror no hace mucho mejor, menos cuando James Rolfe no le tiene mucho gusto a la cinta y apenas la encuentra entretenida, como dice en su video, que pueden ver acá. Yo, por mi parte, veo la película y les digo cómo es.
Hay un problema con las películas secuelas de Pesadilla. El personaje de Freddy Krueger es tan increíble y fue tan completamente creado en la primera película de 1984, que para las secuelas no pudieran caer en la constante repetición tras repetición de la misma trama, ha tenido que caer en la ampliación exagerada de la mitologí, agregando reglas y poderes tanto para los personajes como para Freddy. Ya sabemos varias de las cosas que se muestran en esta película graciasa a las secuelas anteriores, pero el proceso que aparece en esta película es lo suficientemente absurdo y poco comprensible como para darle vuelta la cabeza al hombre más despistado (es decir, yo).
Bueno, lo que pasa en esta ocasión es que tenemos a Alice y su novio, sobrevivientes de la película anterior, que se graduan de la secundaria. Es un momento emotivo y muy bonito, hasta que sabemos que las pesadillas han vuelto y Alice parece haber perdido la capacidad de controlar los sueños en que se encuentra. De hecho, parece haber perdido el control de sus horas conscientes, porque cuando está despierta empieza a perder el sentido de la realidad y Freddy se le aparece incluso cuando se encuentra despierta, y ocupa los sueños que tiene el próximo bebé de Alice para poder hacerlo. Lleva a cabo las muertes de los personajes diversos que nos acompañan en esta ocasión y que más que nunca tienen poca personalidad. También Alice empieza a tener visiones de la madre de Freddy, lo que hace de todo el conjunto muy interesante, pero en alguna forma un tanto exagerado.
La película presenta los sets más grandes e impresionantes de la serie, hasta ahora, con un complejo religioso-catedral, con un detalle visual impresionante, aparte de los efectos especiales que son bastante buenos para una película de terror. La actuación de Englund se siente natural, y sin duda que siempre ha sido el que se roba la película, desde la primera versión hasta esta. Un bebé Freddy Krueger fue lo suficientemente ridículo para hacerme reír, cuando creo que la intención era que me asustara (porque hay momentos para reir... los cuales no tiene demasiada gracia una vez que llegan). Es una entrada muy menor en la serie, la peor que me ha tocado ver hasta ahora, y espero que de ahora en adelante sólo se pueda subir.
Espero de verdad que las siguientes entradas sean mejores. Y disculpen por la paupérrima calidad de esta. Tengo la mente en otra parte.
5/10

miércoles, 19 de octubre de 2011

#19 - A Nightmare on Elm Street 4: The Dream Master (1988)


MWAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJ. Ha vuelto el terror y las pesadillas a controlar mis dedos y la forma en que se resbalan por el teclado y me hacen decidir qué película veo, como una figura que está más allá de la realidad y mi comprensión que me lleva a seguir no mi libre alberdrío, sino las arbitrarias decisiones que hace James Rolfe durante su espectacular y siempre interesante Cinemassacre's Monster Madness que se dedicará a las películas de Pesadilla y Freddy Krueger durante toda esta semana y ahora tenemos la cuarta parte. Usted puede ver el video que ha hecho acá, mientras que puede leer la crítica que le voy a hacer, aquí abajito no más.
Las películas de la serie Pesadilla siempre van a tener algo a su favor: siempre van a tener sets, colores y efectos especiales buenos o extraordinarios. En su tiempo, muy bien esta serie pudo haber tenido un semillero de tremendos talentos artísticos que se usaban para crear y ambientar los sets sin sentido que se encuentran dentro de los sueños controlados por Freddy Krueger. Sin exagerar, podría llamar a esta serie de 7 películas como una pequeña Hammer Productions en medio de la cultura cinematográfica de terror estadounidense, y creo que esto puede ser uno de los puntos fuertes de esta película en particular, que tiene sets y efectos especiales espectaculares en su final y en sus escenas individuales, incluyendo un cierto amago de estructura interesante que resulta muy peculiar cuando están dando "Inception" al mismo tiempo en HBO.
La historia continúa lo que pasó en "A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors" (1987), con los mismos niños con poderes especiales dentro de sus sueños, los cuales son asesinados uno a uno por venganza por Freddy, quien vuelve a la vida sin muchas explicaciones. Pero hay una nueva niña en el grupo, Alice, que también es llamada por la protagonista de la cinta anterior (ahora interpretada por una actriz distinta) a los sueños para que la ayude, pero que parece tener otra suerte de poder en su mente y entre sus manos. Cuando uno de sus amigos muere, Alice parece absorber su poder como en la película criminalmente criticada "The One" (2001), pero que no viene al caso. La cosa es que en un momento obtiene objetos, trozos de ropa, habilidades como poder luchar al karate, y todo aparece de forma tan inesperada, que resulta un tanto gracioso ver cómo de repente esta débil muchacha empieza a lanzar patadas voladoras.
La película en sí falla por un guión muy débil, y en ese sentido se nota que había una huelga de escritores en ese tiempo, lo cual provocó que las ganas de realizar una secuela rápida se llevaran buena parte del talento que llevaba el hacer una secuela algo decente en ese departamento. Pero en el visual, diría que no tiene nada que envidiarle en términos de fotografía, color y efectos especiales a los mejores blockbusters o ganadoras del Oscar del mismo año. Hay también un amago de estructura de guión cuando en un momento el mismo sueño empieza a repetirse una y otra vez, atrapando a los personajes en él para que Freddy pudiera llevar a cabo una de las más bizarras de sus muertes, transformando a la víctima en un insecto para meterla en una casa mata bichos y luego aplastarla en su mano. Asqueroso, pero efectivo.
Un guión débil y flojo (matando muy rápido a sus personajes sin darles la oportunidad que se desarrollen), lleva a que la película sea un espectáculo visual descerebrado.
6/10

martes, 18 de octubre de 2011

#18 - Flesh for Frankenstein (1973)

El último día de libertad de la Cinemassacre's Monster Madness de James Rolfe, pues esta es la última película de la serie Pesadilla que he visto, por lo que mañana tendré que seguir con la cuarta. El video del día de hoy de James Rolfe habla sobre "A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors" (1987), que resulta ser casi tan buena como la primera, pero es a su vez tan distinta que no puede terminar de convencerme totalmente. Sin embargo, es entretenida, pasan cosas y todo, el video pueden verlo acá.
8/10

Yo, por mi parte sigo con el cine de terror del 1973, así que según mi lista personal nos toca...
No sé qué pensar sobre esta película. No sé si tomarla en serio y mientras más leo sobre ella, más dudas se aparecen en mi mente nublada por el terror, sobre todo cuando se tiene el conocimiento que esta película es producida por Andy Warhol y dirigida por uno de sus colaboradores más cercanos, Paul Morrisey, que también haría la segunda parte de un díptico de terror de Warhol con "Blood for Dracula", pero la otra curiosidad es que cuando fue estrenada en Italia, se puso en los créditos como director principal a Antonio Margheriti, uno de los directores italianos de cine basura más reconocidos y que fue el seudónimo que usó el personaje de Eli Roth en "Inglourious Basterds" (2009). Ahora, teniendo todo eso en cuenta, también nos encontramos con que es un video nasty, una película prohibida en Inglaterra por su violencia, sangre o sexualidad (y aunque generalmente era por las dos primeras, en este caso es por las tres... combinadas).
Primero tenemos un barón alemán interpretado por Udo Kier y que habla en un inglés muy acentuado (y todos hablan con el mismo tono, es gracioso), que resulta ser el Barón Frankenstein, y que ya lo vemos experimentando en su laboratorio, construyendo lo que él denomina un "zombie", pero no son más que coser un montón de trozos de muertos, como siempre lo ha hecho el doctor Frankenstein, pero acá vamos con los tiempos y parece que los zombies están de moda, así que adelante. Bueno, el barón tiene una esposa, a la cual no ama, por lo que busca el placer en otros lados. También tenemos que el barón está enamorado de su muerta zombie que está construyendo, con la cual tiene sexo, pese a estar muerta. Luego, mata a un tipo para sacarle la cabeza y... ya me dió como asco recordar lo que sigue, pero igualmente, es eso, a grandes rasgos. Lo que quiere es crear dos zombies y así poder tener a sus "verdaderos hijos", de la cruza de esos dos monstruos.
La película es grotesca, como pueden vislumbrar por el tratamiento que he esbozado en el párrafo anterior, y no es de esa violencia que se sugiere, sino que aquí vemos cada frame de cada herida, cada cosedura abierta, cada órgano interior desplazado, empalamientos, todos los cuales quedaban increíblemente plasmados en la pantalla gracias a su inicial estreno en 3D. Luego tenemos la conexión que hay entre esta violencia y la enorme sexualidad de todos los personajes, que no pasan más de quince minutos sin un desnudo o una escena de sexo... pero el problema es que como es Warhol el productor, tenemos una clara relación con lo poco sexual y poco sexy que resulta ser el sexo, no es placentero... y mucho menos lo es con un montón de tripas entremedio. El problema de la película, sin embargo, no es el asco que da (un poco) sino que las actuaciones son pésimas y los acentos tan exagerados que en verdad te crees poco lo que dicen.
Si tuviera una mejor actuación, y Udo Kier puede, esta cinta sería un clásico recordado por todos, pero ahora no es nada más que un secreto un tanto podrido al sacarlo.
5/10

lunes, 17 de octubre de 2011

#17 - Don't Look Now (1973)

Este es el segundo día de pseudo libertad seguido que se avecina en este mes del terror, pero como en Octubre, las cosas buenas no son más que máscaras para esconder el verdadero terror que se esconde detrás de todo. Un horror disfrazado de alegría, de estar al aire libre y jugar, disfrutando del aire fresco, pero que no sabes que ese aire se tornará frío y será el responsable del amanecer de los muertos vivientes. En esta ocasión, James Rolfe habla sobre "A Nightmare on Elm Street Part 2: Freddy's Revenge" (1985), cuyo video puede ver acá, la secuela directa de la obra maestra de Wes Craven, que ya vi y encontré aburrida e insulsa, pero el interés que tiene es su subtexto homosexual, el cual aunque puede resultar un poco obvio en estos tiempos, era algo valiente para los tiempos conservadores (creo) de los años 80.
5/10

Yo, por mi parte, seguiré con el cine de terror de 1973 que aún no he visto, y tengo muchas esperanzas sobre la película de hoy.
¿Qué tanto terror tiene una película que se dice de terror cuando su única parte de terror es sus últimos 10 minutos? Pues hay algunas formas de mantener tu estatus, como es el tener una atmósfera de misterio e incertidumbre que se mantenga a lo largo de todo el relato, puedes hacer todo en Italia (que por la cantidad de películas con asesinatos y terror, muy bien puede ser un antecedente), poner a una vidente ciega que parece estar siempre en otro mundo, poner escenas y reminiscencias de escenas dentro de otras escenas sin realizar cortes perfectos también funciona pues a veces lo inesperado asusta... y la verdad es que hay una sensación general durante el transcurso de la película que nos hace sentir que no es un drama o un thriller común, sino un terror que se manifestará de manera sangrienta y horrible en algún momento, y cuando este ocurre ya hemos estado tan asustados que viene a liberarnos y a ser algo horrible y memorable de verdad.
La historia habla de una pareja, los Baxter, interpretada por Julie Christie y Donald Sutherland, que al inicio de la película pierden a su hija ahogada por no estar viéndola mientras jugaba en el patio. Ha pasado tiempo y ahora se encuentran en Venecia, John Baxter es el encargado de restaurar una antigua iglesia italiana, para lo cual él ha estudiado italiano para poder comunicarse con los trabajadores. Al mismo tiempo, un asesino recorre las estrechas calles venecianas, con cortes de cuchillo, como en el mejor de los slashers, sin dejar rastro alguno de su presencia o identidad. En esto, la pareja se encuentra con una vidente ciega y su acompañante, quien dice que puede ver a la hija muerta de ambos, feliz, entre ellos. Aquí empieza un descenso a un delirio en el que se ve sumergido la mujer, Laura, al creer que debe comunicarse con su hija para poder saber qué es lo que quiere, mientras que John quiere tomar todo lógicamente y controlar a su mujer lo mejor que puede, pero cuando ella dice irse y él la ve nuevamente en las calles, empieza a caer en otra espiral que lo hará reflexionar sobre lo que ha pensado toda su vida.
La película funciona mucho más como un tratado psicológico, de cómo una pareja reacciona ante la muerte de uno de sus hijos, y eso es lo suficientemente fuerte y a la vez asustadizo como para hacer una película de terror. Las reacciones de unos personajes fuertes en su exterior y que se rompen ante la posibilidad de que su hijo esté vivo (aunque suene demasiado absurdo) es cosa de pesadillas. La desesperación que carcome las pupilas de los ojos, la apertura de la boca debido a los gritos de terror y los ojos llorosos. Eso, sumado además por los últimos cinco minutos, que son frenéticos en su búsqueda desesperada y como una coda a lo que ha sido la película en sí: un laberinto por las calles de Venecia, representando el laberinto que se encuentra dentro de las complicadas mentes de los personajes principales, que se encuentran en la incertidumbre por la posibilidad de la incertidumbre, además de la ignorancia, la desconfianza entre ellos mismos y en la relación, o lo que sea, no sé si estoy siendo coherente con esto, pero la película me dejó con muchas cosas para pensar.
El último susto es efectivo, y la aparición de sangre esperada es de las mejores escenas, aunque no la mejor de esta película de claro terror psicológico.
9/10


domingo, 16 de octubre de 2011

#16 - Sisters (1973)

Y pasamos la mitad del mes del terror y nos encontramos en una situación de libertad momentánea con respecto a la agradable dictadura que tiene de mi mente el señor James Rolfe con sus videos de la Cinemassacre's Monster Madness, pues ya que ha terminado con los filmes Hammer de Drácula, ha decidido irse por la saga Pesadilla, ya saben, la de Freddy Krueger como ese violador y asesino de niños que traspasa al mundo de los sueños de manera intempestuosa y sin mucho respeto, pero sí con mucho terror de por medio. Aunque estoy lejos de haber visto todas las películas de la serie, sí he visto las tres primeras, por lo que tengo tres días libres para ver películas de mi lista personal del terror. Para aquellos interesados, el video sobre "A Nightmare on Elm Street" (1984) lo puede ver acá, mientras que pueden leer la entrada que le dediqué a esta película (y un par más) acá. Es claro que considero esta primera parte una obra maestra y una de las mejores películas de terror de la historia del cine. Dicho todo eso, vamos a hablar de una película de mi lista, elegida por el orden cronológico que sigo por el mes del terror (la anterior fue de 1973).
Tres años después de esta película, el mismo director, Brian de Palma, haría una obra maestra del terror cinematográfico y de las adaptaciones de la obra de Stephen King. Hablo claramente de "Carrie" (1976), una película que no puedo evitar ver cada vez que la dan en TCM y sentirme en trance, como si estuviera viendo algo salido del infierno, escupido por los demonios de la telekinesis, a la vez que estar viendo una de las mejores actuaciones femeninas con Sissy Spacek en un papel que conmueve y que vuelve la película un retrato juvenil del paso de la niñez a la adultez y cómo ese proceso puede ser truncado por una madre que tal vez esté enamorada de su hija pues le recuerda al placer que sintió cuando tuvo sexo con su marido, pero que su visión religiosa le hace pensar que es incorrecto. Ahora, todo eso de lo que estoy hablando se anuncia en esta cinta de 1973 y que realizó para la American International Pictures, pero de forma aún progresiva, aún siendo tambaleante en cuanto al estilo de dirección que iría a tomar en sus escenas de mundanidad, pero completamente experto en las escenas de terror absoluto.
La historia parte con un programa de televisión, y seguramente son las partes más convencionales y naif de la película, en la cual una mujer actúa de ciega junto a otro hombre que la espía mientras ella se desviste. Es una especie de concurso, donde ambos ganan cuando él deja de espiarla y ella no para nunca de desvestirse, pero después ambos salen a cenar juntos, y pese a que ella tiene un desencuentro con su ex esposo, sienten una conexión automática por lo que tienen sexo. A la mañana siguiente, este hombre se despierta y escucha cómo ella habla en francés con quien parece ser su hermana gemela, y en eso averigua también que están ambas de cumpleaños. Él les compra una torta y cuando vuelve y le pasa un cuchillo a la mujer, ella lo toma Y SE LO CLAVA EN EL CUERPO y en la boca y en el estómago. Es brutal. El hombre no puede hacer nada más que arrastrarse y llegar a la ventana para escribir "help" con su propia sangre. Eso lo ve desde otro departamento una periodista que llama a la policía, y así toda la intriga se desenvuelve.
No mentiré diciendo que cuando estaba viendo la película, me dió la sensación de que las paredes de todos los lugares en que transcurría sudaban, como si estuviéramos dentro del útero en el cual se formaron estas dos hermanas gemelas que resultan ser siamesas. La película, aunque impresionante visualmente y con las increíbles tomas divididas (un clásico de De Palma), o la sangre exageradamente roja (pero a la vez causando mucho asco), se mueve por terrenos psicológicos que podemos esperar desde el momento en que notamos que la hermana que conocemos primero tiene una conversación con su hermana gemela, pero esa otra hermana no sale en pantalla nunca. Y en ese sentido puede tornarse un poco flojilla, sobre todo con sus escenas finales, en la que nos golpean con explicaciones que resultan confusas y te pueden llevar a otra interpretación que resulta errónea. Pero, igualmente, tenemos un trabajo actoral increíble de parte de todos los participantes, además de una fotografía a color y en blanco y negro que resultan impresionantes para un director tan novicio como era el caso de De Palma.
Lejos de ser un debut para De Palma, esta cinta sí pudo mostrar sus aptitudes para el cine de terror, y en eso cumple absolutamente.
8/10

sábado, 15 de octubre de 2011

#15 - The Satanic Rites of Dracula (1973)


Es el terror de acercarnos a la mitad del mes de Octubre y nos encontramos con una película satánica, diabólica, que me llevara al infierno y de vuelta, de la cual habla James Rolfe en su informativo video, el cual puede ver acá para enterarse no sólo sobre la película, sino también sobre cómo ver estas cintas en DVD. También informar que con esta película hemos terminado la saga Hammer de Drácula... sé que existe la "The Legend of the 7 Golden Vampires" (1974), pero no va a ser visitada por él por no contar con Christopher Lee, pero de todas maneras fue criticada el año pasado en este mismo blog, y pueden leer la crítica acá, le puse un 7. Ahora, a preocuparse de esta cinta que cuenta una vez más con Christopher Lee y Peter Cushing, ¿qué esperar?
No quiero empezar esta crítica de la misma forma que la que empecé la de "Dracula A.D. 1972" (1972) el día de ayer, pero no me puedo creer que una película que contenga a Christopher Lee y Peter Cushing en sus papeles más sublimes pueda llegar a ser tan insulsa y poco interesante. Es fácil decir esto: lo mejor de la película son ellos, de eso no hay duda alguna, pero del resto... hay puntos que brillan y otros que mejor dejar en la oscuridad. Por una parte tenemos que la visualidad de ciertas escenas como son la que ocurren específicamente en el establecimiento donde se realizan los rituales satánicos de sacrificio que llevarán a cabo el apocalipsis, y en eso son brillantes, se sienten como un documental Mondo que graba algo privado, y a su vez la fotografía es excepcional con un tono rojizo que anuncia la sangre a derramar por el mundo. Pero el resto de la película, pese a ser de Hammer, no brilla en su ambientación ni en su fotografía, salvo en estos momentos específicos que son escasos pero de lo mejor.
La trama es bastante... ridícula, pero se toma en serio, por lo que puede pasar piola por harto rato para que alguien se entretenga y siga el flow por algún tiempo. Drácula está de vuelta en nuestros tiempos (1973), y Van Helsing aún no lo sabe. Una serie de desapariciones y muertes lleva a investigaciones de la policía a una casona, donde se están realizando sacrificios ritualísticos de carácter vampírico, los cuales se combinan con el trabajo de cuatro jinetes del apocalipsis bajo la figura de científicos que están creando para el señor de la oscuridad (Drácula) un virus lo suficientemente potente como para que destruya a la humanidad por completo. Ese concepto es débil porque... ¿cómo sobreviviría Drácula? Si hiciera un virus que volviera a toda la gente vampiro tendría mucho más sentido... bueno, no necesariamente, pero sería mucho más interesante que "matar a todos".
Por otra parte, tenemos un montón de personajes y subtramas que parecen nunca tomar la fuerza suficiente como para tener interés, y aunque tratan de atraernos con torsos desnudos, los mezclan con violencia, como si la visión de la desnudez provocara violencia de parte de quienes la ven y, por ende, la hace poco disfrutable... porque si no lo fuera, lo sería. Es como ocurre en los slashers, pero peor, porque al menos en los años 80 tenemos un buen minuto de desnudez antes de ver un machete atravesar el abundante pecho de una modelo o actriz en ciernes que seguramente no volverá a conseguir trabajo en esta ciudad. Pero esto es ya parte del género del terror y está en su sangre: no podemos cambiarlo y por mucho que queramos volver a cintas más inocentes y creamos que aquellas que lo son, tienen mejores cualidades, es engañarse a uno mismo y cerrarse a todo un género. Pero de vuelta a Drácula, puedo decir que la película se disfruta poco por dispersa.
Nuevamente, pese a Lee y Cushing, no podemos disfrutar mucho de esta película, pero sus escenas son imprescindibles.
6/10


viernes, 14 de octubre de 2011

#14 - Dracula A.D. 1972 (1972)

Buenas noches. En este día horrible les tengo una película de horror inexplicable, de las cuales James Rolfe habla en su Cinemassacre's Monster Madness, cuyo video pueden disfrutar acá. Yo, la veo y les digo qué onda.
Una película con Christopher Lee interpretando a Drácula y Peter Cushing interpretando al Doctor Van Helsing peleando a bordo de una carreta tirada por caballos no puede ser mala, ¿cierto? Es como ver a Bruce Campbell peleando a los puños con Pinhead mientras patea en el trasero a Freddy Krueger, es así de épico, y algo así no puede ser malo. Pero cuando va a acompañado de un montón de malos actores jóvenes haciendo papeles insulsos de adolescentes de los años setenta completamente drogados y rebeldes contra la sociedad y lo antiguo... no podemos más que temer que sólo tendremos alrededor de 30 minutos (con suerte) de buen material dentro de una larga película de 90 minutos, ambientada en los años 70 y hecha en los 70. ¿Han notado que no hay nada peor que un intento de ser contemporáneo que en los años 70? Horrible.
Bueno, tenemos la historia de un grupo de jóvenes aburridos, y uno de ellos se llama Alucard, que se juntan para hacer un ritual satánico para traer de vuelta a Drácula. Entre los jóvenes está la nieta de el descendiente de Van Helsing, que es igual al Van Helsing de hace muchos muchos años atrás. Cuando Drácula vuelve, lo único que quiere es poseer y volver vampiro a la nieta de Van Helsing, así confirmando su venganza con justicia poética, luego de años de lucha sin igual. Claro que cada dos segundos somos interrumpidos por una escena de fiesta con música de los 70s o una escena en la cual estos jóvenes drogados se juntan en un bar para tratar de explicar lo que pasó en la escena anterior, lo cual no hace más que desacelerar el proceso del avance de la trama.
Aunque ya no transcurre en tiempos victorianos, que era el fuerte visual de Hammer, sí tiene el espacio para poder ambientar de manera espeluznante una iglesia desacralizada, que será la base de operaciones de Drácula. También debo alabar la gran cantidad de escenas que tiene Drácula y Van Helsing, que se encuentran en una pugna constante por existir, que vendría a ser una suerte de mensaje de la película, pues mientras Drácula trata de adaptarse a estos nuevos tiempos, y lo hace dividiendo su poder y teniendo a varios secuaces vampiros, cosa que no había hecho antes; por el otro lado tenemos a Van Helsing que lo que quiere es que la ciencia a la cual le ha dedicado tantos años de su vida pueda ser validada, y lo hace explicándonos constantemente acerca de lo que mata o cómo funcionan los vampiros, a través de diálogos con la policía.
La película es débil, pero tiene a Lee y Cushing, pero pese a las escenas iniciales y finales con ellos, no logra salvar a esta película de una mediocridad general que viene por no entender cómo son los jóvenes... así de simple... y por usar música donde no deben.
6/10


jueves, 13 de octubre de 2011

#13 - Scars of Dracula (1970)


ES EL TRECE AGHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH. El día maldito se presenta también en el mes del terror, y gracias a Dios que no es viernes pero... pero... Oh dios mío, el próximo año sí será Viernes Trece, y entonces tal vez sea el día en el cual la locura me atrape después de tantos años de tentar a la suerte y escapar a su destino. En el día de hoy, escapando al destino, tenemos a James Rolfe hablando una vez más de una secuela de Drácula Hammer en su Cinemassacre's Monster Madness, cuyo video pueden ver acá y disfrutar. Yo, la veré y me someteré a las cicatrices de Drácula.
Vaya, he salido ileso de las cicatrices de Drácula... y creo que fue por lo confuso y poco fuertes que eran sus garras contra mi curtida y dura piel de tantas veces que hemos visto la misma trama una y otra y otra vez de vampiros que reviven para vengarse de quienes lo mataron la última vez... y lamentablemente en esta ocasión no me queda más que decir que la película es poco original. No sé si crea tanto en que sea un reboot, como dice James, pues parte muy igual a como termina la anterior "Taste the Blood of Dracula" (1970) con un Drácula convertido en polvo y acostado en un altar de una Iglesia... claro que acá se cambia el lugar a su castillo, pero son nimiedades a esta hora. Además, ¿notaron que fueron estrenadas el mismo año? ¿Qué pretendían? ¿No hacer la conexión más obvia y no pensar en que están relacionadas? Hammer no creo que haya sido tan iluso.
Y bueno... lo que sucede es que Drácula revive cuando un murciélago sangra sobre él... completamente de la nada... y luego un grupo de personas trata de quemar el castillo de Drácula... porque sí... y luego aparece una tipa desnuda y eso me mantuvo interesado por un minuto, hasta que conocemos a nuestro protagonista... o lo que sea, que es Paul, quien se pierde en el bosque... por que sí y... no sé, Drácula lo recibe como un huesped, pero a la vez lo encierra cuando termina de tener sexo con una vampiresa... y no sabemos más de él hasta que su hermano y su novia se encuentran con Drácula pues lo están buscando y... la película termina... y el final es bueno visualmente, pero... ¿Alguien me puede explicar por qué estoy diciendo todo de forma tan vaga? Por que no tengo idea de qué causa qué, la película parecieran faltarle escenas entre cada dos escenas para explicar por qué pasa todo. Es de 90 minutos y en ella cambiamos de protagonista dos veces y aún así se siente lenta.
Aunque no todo es malo, podemos ver unos ataques vampirescos increíbles, como es cuando Drácula mata con un cuchillo a una vampiresa, o cuando Drácula muerde a una mujer de forma gráfica, o cuando un murciélago le come la cara a un cura, o muchas otras cosas, entre ellas la muerte que ocurre al final de la película (pueden suponer de quién pero no lo diré por respeto a quienes quieren verse sujetos a la mini tortura que supuso esta película, pero debo decir que, como siempre, lo técnico, desde la fotografía hasta los sets y algunas tomas son impresionantes, y lo único que quiero y debo criticar son los MALDITOS murciélagos, que son más falsos que billete de tres lucas. Eso les digo.
Pues bien, una decepción, de las peorcillas hasta ahora, pero aún así... si quiere, la ve.
6/10

miércoles, 12 de octubre de 2011

#12 - Taste the Blood of Dracula (1970)


Hoy es el día de la raza, pero qué importa, es un día más del terror y del horror y de toda las cosas que terminan con "or"... bueno, no todas, pero la mayoría que tenga que ver con lo truculento, lo horrible, lo miedoso, lo que nadie quiere tener cerca de sus casas. Y en esta ocasión seguimos con Drácula, y en esta ocasión James Rolfe nos presenta como siempre un video espectacular sobre la película, el cual pueden ver acá. Por mi parte, la veo y les doy mi visión.
Pues bien, tenemos acá otra cinta en la cual tenemos el problema de "Dracula: Prince of Darkness" (1966), en el sentido en que parte con un montón de protagonistas que no tienen ningún sentido y menos objetivo para con sus vidas, y menos en relación a la figura de Drácula. Tenemos a tres tipos importantes y millonarios que se dedican a gastar su dinero en distintos tipos de diversiones, incluso en el atrevimiento y la afrenta ante Dios, pues se encuentran con un extraño que les ofrece la aventura de sus vidas: resucitar a Drácula, el príncipe de la oscuridad, a quien les hace prometer lealtad antes de pedirles dinero para poder comprar los restos del vampiro para poder revivirlo en una iglesia desacralizada. Hasta aquí, todo bien... en el sentido en que los personajes finalmente encuentran un sentido, pero casi de aburrimiento, mientras que el satánico prepara el ritual que deberá terminar con el ingerir la sangre de Drácula, lo cual rechazan... "soy demasiado rico para esto", así que el satánico se la toma solo y muere. Fin. No, mentira, pero aquí empieza la aventura del escape de estos tres hombres que tratan de olvidar la muerte del satánico, mientras Drácula, encarnado en él, busca la venganza de quienes lo traicionaron en último momento.
La película se mueve por el borde del ridículo en cuanto a su trama y lógica, pero a primera vista, y con el sentido de entretenerse, pasa lo suficientemente inadvertido como para que no distraiga, y eso se debe principalmente a la presencia de Christopher Lee como Drácula, que realiza un papel lleno de venganza y digna de un villano de película de los años 80, matando uno tras otro a sus enemigos con ansias de venganza y sus ojos inyectados en sangre. Esta película habla, específicamente, acerca de cómo nosotros mismos podemos expiar nuestras culpas, y aunque parezcamos malos, o incluso seamos malos, siempre hay una posibilidad de redención. En esta película todo se recupera, menos la muerte, las poseídas se curan, las iglesias vuelven a ser consagradas, y aquellos que iban por la vía del pecado se reafirman y se vierten a las buenas obras. Qué lindo mensaje nos da la Hammer en esta ocasión.
El color rojo predomina en la película, y no solo por la sangre (que está en abundancia y en un color rojo muy exagerado y sobresaturado), sino que pareciera que el balance de blanco hubiera sido hecho con un color verde, porque los ambientes y hasta los personajes parecen rebosantes de un color rojo, las estancias y los rituales estaba rodeados de un halo rojizo, lo cual le daba a todo un tono mucho más colorido y a la vez asqueroso en el sentido en que parecía todo estar cubierto de la sangre de Drácula, lo cual es genial. Las actuaciones son correctas y la ambientación inglesa es simplemente insuperable, el set de la iglesia que se restaura es simplemente increíble, lleno de velas y vitrales hermosos, una pequeña obra de arte que solo dura un momento mínimo en pantalla pero que se graba a fondo.
Pues bien, una entrada aceptable por Lee y por la ambientación, pero estoy empezando a ver cómo el guión se debilita cada vez más, rodeando a Drácula, esto es peligroso a medida que las secuelas siguen y siguen saliendo.
7/10

martes, 11 de octubre de 2011

#11 - Dracula Has Risen from the Grave (1968)

Buenas noches, es hora de una nueva película de terror que les congelará la sangre y les desfigurará la cara del terror que les provoca ver una película más interpretada por Christopher Lee interpretando a Drácula. La locura se vuelve más aparente cuando se ven películas a color, como que uno empieza a preguntarse si lo que ve no puede traspasar a la realidad, o si el rojo que cubre las orillas de la pantalla vienen de un filtro o tal vez de la sangre que se ha agolpado a tus ojos. Ustedes pueden ver el video de James Rolfe hablando sobre esta nueva secuela de la serie Hammer de Drácula acá, mientras yo veo la película y les cuento qué onda.
Esta debe ser la película de la serie Drácula de Hammer, hasta ahora, que cuenta con más tiempo de Christopher Lee/Drácula en escena realizando sus labores sangrientas de muerte a doncellas o de posesión demoníaca, o al mal que se esté dedicando en ese momento. Y eso es un plus enorme, algo que le juega tremendamente a favor, pues combina una buena trama con los personajes que se terminan enfrentando con Drácula y a la presencia de este actor británico que parece no actuar nunca fuera de su elemento, y mucho menos en esta ocasión, en la cual si habla y dice sus líneas, para caracterizarlo en esta secuela como un monstruo, pero a la vez como un caballero que busca la venganza por la mancilla en la que han incurrido las personas para con sus posesiones y específicamente su hogar.
Esto es porque al inicio del filme, sabiendo que Drácula está muerto, la gente del pueblo aún tiene miedo de su castillo (como ocurría en "The Ghost of Frankenstein" (1942), pero nunca con tantas consecuencias), por lo que el monseñor y un ayudante van al castillo a rezar una plegaria y dejar una cruz gigante, pero el ayudante cae y rompe el hielo tras el cual se encontraba guardado Drácula (como el hielo que guardaba al monstruo de Frankenstein en "Frankenstein Meets the Wolfman" (1943), pero... ya saben, con Drácula) y lo revive al caer su sangre en sus labios. Drácula está indignado contra la gente del pueblo, que ha puesto una cruz en su casa, así que como un enfurecido escéptico va a vengarse. En el pueblo, la sobrina del monseñor es objeto de amor de un empleado de taberna, el cual es ateo, pero se verá envuelto en el embrollo de Drácula cuando el principal objetivo del mismo será esa sobrina.
La película es preciosa en su visualidad, los sets, los vestuarios y la sangre, la copiosa sangre se presenta de forma espectacular y en todo su esplendor gráfico, con un rojo precioso y que se siente intencionado para dar a conocer que sí, estamos filmando a color y estamos realizando las más hermosas películas de terror de nuestro tiempo. Ocurre algo especialmente curioso y tremendamente positivo, que es que cada vez que aparece Drácula en cuadro, pareciera que los planos hubieran sido creados especialmente para él, pues en el fondo y en los lados aparecen colores cálidos, rojizos, anaranjados, para acentuar aún más la maldad que representa y que lo rodea, sobre todo en esta película, en la cual el sentido de lo religioso y cómo se derrota a Drácula a través del bien es primordial.
Mejor que la anterior, pero aún faltando el genio de Peter Cushing para hacerla deliciosa, esta película se merece mi crítica positiva y la nota que le voy a dar.
8/10

lunes, 10 de octubre de 2011

#10 - Dracula: Prince of Darkness (1966)

La primera decena ha sido arribada. Los diez primeros días que me pudieron volver loco y no lo lograron. Me siento fuerte como un toro en cuanto a la posibilidad de sobrevivir, pero uno nunca sabe lo que puede pasar. Por ejemplo, hoy llegué a mi casa a las 10 de la noche y aún no había visto ni criticado la película de hoy, sobre la cual usted puede informarse en el video de James Rolfe para su Cinemassacre's Monster Madness acá, mientras yo apresuradamente veo la segunda (¿o tercera?) película de la Hammer sobre Drácula.
¿Por qué la pregunta si es la segunda o la tercera? Bueno porque James Rolfe en el video anteriormente linkeado arriba dice que antes de esta película, continuación de la clásica "Dracula" (1958), la Hammer hizo "The Brides of Dracula" (1960), pero él no la considerará por no tener a Drácula como personaje dentro. Así que quién soy para pelear con Rolfe, soy un esclavo de sus decisiones desde hace ya tres años (incluyendo este), así que no me queda más que seguir y seguir a su ritmo, ya tendré otra oportunidad para poder ver la anterior. Por mientra, nos quedamos con esta secuela directa del filme de 1958... la cual no es tan fuerte como podría pensarse en algún momento.
El problema principal de la película es que la gran cantidad de personajes semi protagonistas que pululan por la pantalla sin tener mucho apego a nosotros ni a la trama y menos estamos seguros de cuál es su objetivo. Parece que un grupo de personas realiza un viaje y se pierde en el bosque hasta encontrar el castillo del Conde Drácula, el cual murió en la cinta anterior derretido por el Doctor Van Helsing (interpretado por Peter Cushing, cuya ausencia acá debe ser la mayor razón para no considerar a esta película como "lo suficientemente buena"), pero cuyo sirviente se encarga de buscar un cuerpo humano al cual desgarrar y cuya sangre alimente las cenizas de Drácula con el fin que este reviva. Cuando esto sucede, la película se pone buena, pero luego Drácula desaparece... y volvemos a este grupo de personajes, los cuales algunos mueren y otros viven, lamentablemente.
Sin embargo, como siempre, Hammer se dedica al cien porciento en lo visual, los sets y la fotografía en general, así como los estupendos colores que se presentan en esta película, pero esto es como pedirle peras al peral, sabemos que hacen su trabajo bien, no es necesario que yo se los diga, basta que le den una mirada a esta película, que pese a ser un esfuerzo menor (pese a estar Christopher Lee como Drácula), se ve estupenda. Hablando de Lee, hace lo mejor que puede con un personaje mudo y bestial como Drácula, pero en eso es excepcional, y hay ciertas escenas que te dejan la sangre (jo jo) fría de tanto miedo que te causa su personaje tan sólo con movimientos de su mano y miradas. La batalla final entre los personajes que quedan (entre ellos un monje) y Drácula, es simplemente genial.
Eso puedo decir, la película pasa mucho tiempo deambulando como el neorrealismo italiano, cuando debería estar golpeándonos en la cara constantemente como lo hace la nouvelle vague francesa. Puchas que me puse culto para mis cosas, y con eso me despido hasta mañana.
7/10


domingo, 9 de octubre de 2011

#9 - The Legend of Sleepy Hollow (1949)

Es domingo y e es el día antes de un feriado y qué agrado el saber que tienes que trabajar tan poco en la locura del día de hoy, para poder disfrutar de un buen día paseando. Qué agrado recibir la luz del sol, pero en mi corazón, la oscuridad de Halloween aumenta y aumenta a medida que pasan los días, los días tienen menos luz y los portales malignos empiezan a abrirse más y más, dando cabida a los peores momentos que el mundo podrá sobrevivir con la clase de humanidad que tenemos. Trabajar menos porque la película de la que James Rolfe habló en este día en su Cinemassacre's Monster Madness fue "Dracula" (1958), la primera del ciclo Hammer protagonizada por Christopher Lee, y que incluso critiqué en la locura de Halloween del año pasado, así que usted puede ver mi crítica del año pasado acá, y puede ver el video de James Rolfe acá. Por mientras, yo veré la siguiente de mi lista personal, siguiendo el orden cronológico con respecto a la última película vista.
De nuevo, ¿por qué dije que trabajé menos de lo común? Pues porque la película que me tocó ver y criticar en esta ocasión es un cortometraje de media hora animado. Y más encima basado en una historia más vieja que el hilo negro, así que las posibilidades de ser original en este caso pueden ser muchas, pero con el ritmo de las críticas diarias que estoy tratando de llevar a cabo, tendreis que conformaros con una crítica corta sobre una película corta. La leyenda de Sleepy Hollow ha sido llevada varias veces a la pantalla grande, incluyendo algunos cortos animados, y siempre resulta una experiencia visual tremendamente interesante, y esta no es la excepción para el caso... aunque personalmente prefiero "Sleepy Hollow" (1999).
La historia es conocida, Ichabod Crane llega al pueblo de Sleepy Hollow como profesor, pero pese a ser un hombre aparentemente ilustrado, parece tener otras intenciones, de ascenso social y de hartarse de comida. Eso hasta que conoce a Catherine, de la cual se enamora por su belleza, además de riqueza y tierras, así que será su objetivo principal, el cual se verá entorpecido por Brum, el bravucón del pueblo que quiere a Catherine para él. Luego de humorosas consecuencias, Brum descubre que puede asustar fácilmente a Ichabod, así que empieza a cantar la historia de un jinete sin cabeza, el cual se aparece en la noche. Un Ichabod sugestionado sale de la fiesta en la que se contó la historia y... bueno, muchos saben lo que pasa.
La verdad es que la animación de este cortometraje es muy buena, y el humor es correcto, un tanto slapstick, pero de acuerdo con los tiempos que corren, es un poco antes de 1950, y estamos en vísperas de un nuevo tipo de comedia. El problema es que no se toma riesgos con la trama, y el corto se pasa demasiado tiempo con las rutinas humorísticas que no avanzan la trama, más que detenerla por un rato mientras vemos a un par de tontos luchar por una mujer. El terror se aloja en los últimos 10 u 8 minutos, los cuales están llenos de oscuridad y cantos visualmente emocionantes.
Pese a la enorme cantidad de canciones y escenas innecesarias, este cortometraje vale la pena verlo por lo gracioso que es y por lo misterioso/asustadizo que se torna.
8/10


sábado, 8 de octubre de 2011

#8 - Bud Abbott Lou Costello Meet Frankenstein (1948)

Llegamos al día 8 y no he perdido un solo día, he posteado siempre antes de la medianoche, y creo que este día lo he logrado otra vez. De todas formas no salgo los fines de semana, soy demasiado bacán para ir a bailar, carretear, fumar o lo que sea que se haga en esos bailoteos y juntas múltiples que se producen a lo largo de mi país y de mis cercanías. ¿Acaso soy un bicho raro? Creo que lo soy si me siento a ver 31 películas de terror en 31 días...amfkfdrkshjkfds, esa fue mi locura manifestándose. Hoy tenemos a la última película (creo) sobre Frankenstein que tendremos en este mes, y James Rolfe habla de ella en este video muy bueno que está acá. Yo, por mi parte, le doy.
¿Una comedia? ¿En Halloween? Pues si tiene a Frankenstein, Drácula y el Hombre Lobo, estamos bien. Y más encima no se trata de cualquier comediante, se trata de la que sea la mejor pareja comediante de la historia de Hollywood: Bud Abbott y Lou Costello, un pachoncito asustadizo y un flaco adusto, clásica pareja que no hizo más que reír a través de sus actos de teatro y vodevil que los hacían famosos en cintas desde los años 30 y que los llevó al estrellato y a tener sus propio show de televisión. Tenían ideas buenas, pero siempre sus películas terminaban siendo no tan excelentes porque se le daba demasiado e innecesario protagonismo a otros personajes, o a la música... pero acá es distinto, ellos son los protagonistas y son los mejores que pudimos haber tenido.
La trama nos lleva a conocer a Abbott y Costello, que trabajan en una empresa que se dedica a repartir los equipajes y paquetes de la gente que viaja largas distancias. Pues sucede que uno de los paquetes son los cuerpos de Drácula y del monstruo de Frankenstein, que los trae un feriante de un show de sustos. Pues sucede que al leer la leyenda de Drácula, Costello trae de vuelta a la vida al clásico vampiro (interpretado magistralmente y por segunda y última vez, Bela Lugosi, en un papel que le funciona, pero con el cual no se siente enteramente cómodo), que lo logra hipnotizar por algunos instantes. En esta ocasión, Drácula es quien controla al monstruo de Frankenstein, a quien quiere revivir para poder hacer más experimentos con él, el principal sería trasladar el cerebro de Lou Costello al del monstruo. ¿Por qué? No sé. ¿Importa? No. ¿Es divertido? Puedes apostar tu cuello.
Esta pareja de cómicos también se encuentran con nada menos que el hombre lobo, Lawrence Talbot, interpretado una vez más por Lon Chaney Jr., en otro papel que realiza de forma espectacular y que parece mezclarse perfectamente con el humor de vodevil que practica esta pareja de cómicos. Hay que ver esta película para darse cuenta que pese a las fallas de guión, causadas principalmente porque lo principal es hacer muchos chistes y rutinas que detienen la película y no la hacen avanzar demasiado. De verdad es una de las pocas veces en que me he quedado con ganas de ver más de la relación entre todos los personajes, pues alcanza un clímax increíble que muere rápidamente al igual que los monstruos. Es una pena, porque se estaba poniendo muy buena.
Al final del camino, esta es una de las mejores comedias y películas de este par de tipejos simplemente increíbles. Recomendada al 100 porciento, pese a todas las fallas que cualquier persona puede ver a millas de distancia, se trata de hacer reír y distraerte un poco de lo que te rodea.
8/10