domingo, 6 de junio de 2010

FIDOCS DÍA 5


Doble show en la Cinemateca Nacional, bajo La Moneda, en este penúltimo día de FIDOCS. Todos saben que es domingo, que significa que sigue la cosa de las 100 mejores películas que he estado haciendo por los últimos dos años (y que termina este año), pero como estoy haciendo esto, me ahorro la de hoy y la dejamos para la próxima semana. Noticias, pronto tendré mi computador y podré hacer todo lo que siempre quise. SÍ. Pero vamos con las críticas.

La batalla de Chile: La lucha de un pueblo sin armas - Segunda parte: El golpe de estado (1977 - Retrospectiva Patricio Guzmán)
Esta película me hizo reír y me hizo pensar, sentir pena, enojarme y ver cómo un sueño se escurre a través de la pantalla y se escapa ante la acción de un sólo acto cobarde. Tanto en esta película como en la siguiente se puede ver cómo los trabajadores de Chile son los verdaderos dueños del poder, tanto a través del poder popular como por la defensa que hicieron hasta los últimos momentos de la constitucionalidad y la validez de su presidente electo por el pueblo. La película es magnífica, ver esas tomas sobre las marchas de apoyo, para luego pasar a las del bombardeo de la Moneda, es muy perturbante, la película termina bastante penosamente, con un mensaje que más de esperanza es un "no se pudo", que a uno lo deja apesadumbrado. Muy Recomendable (9/10)

La batalla de Chile: La lucha de un pueblo sin armas - Tercera parte: El poder popular (1979 - Retrospectiva Patricio Guzmán)
Esta película está cronológicamente situada anteriormente que sus dos precuelas, siendo sobre los movimientos populares del Chile de 1972, con la formación de las Comunales, las tomas de terreno, de fábricas, minas y otros, tanto por parte del Estado, como por los trabajadores y sin ninguna validez legal. Aquí se demuestra que el gobierno abrió un grifo que no podía cerrar, el pueblo empezaba a sentir que tenía el poder, por lo que empezó a unirse, organizarse para la crisis, cosa que terminó en una creación de un "Poder Popular" que funcionaba autónomo del gobierno, siendo los mismos trabajadores pro-gobierno los cuales le reclamaban a Allende su lentitud en la revolución. Las ideas son fuertes y todo esto se siente como una clase de "haga su propio Socialismo", lo cual lo vuelve todo mucho más interesante. Muy Recomendable (9/10)

Nos vemos.