miércoles, 15 de agosto de 2012

100 Días de Terror - Nº23: The Hitcher (1986)

Cuando niño, por Jaime Grijalba.
Sólo una pregunta es la que me hace criticar esta película: ¿Por qué Roger Ebert, uno de los críticos más famosos del mundo y quizás el de mayor fama en el mundo entero... le puso 0 estrellas a esta película? ¿De verdad él pensó que era tan mala? Vamos, que no considero a Ebert como la mayor potencia o el mejor crítico de la historia, pero sí es uno importante, muchas veces el destino de una película pende del hilo de sus palabras y de su crítica... bueno, al menos en su mejor tiempo, pero ya no tanto en esta era de blockbusters pre-fabricados con franquicias pre-aprobadas por los espectadores y que terminan ganando millones y millones de dólares pese a la enorme cantidad de críticas negativas o positivas que tengan. Bueno, la cosa es que muchas veces me ha causado intriga la figura de este crítico, y es por eso que he decidido mirar todas las películas que obtuvieron tan descalificativo ranking de parte de Ebert... lo cual me fascina de sobre manera cuando se trata de esta película, una que yo considero casi una obra maestra.
Tal vez vi esta película muy joven, cuando aún era un niño (adolescente le dirían ahora, tenía unos 15-16 años y recién estaba tomando interés en el cine, y mi interés por el cine de terror aún estaba lejos de mí. Lo encontraba una fascinante seguidilla de eventos construidos cinematográficamente de la mejor manera posible, una carrera, un dibujo animado del coyote y el correcaminos pero con terribles y sangrientas consecuencias, una en la cual el coyote siempre lleva la delantera, y no sólo eso, todo lo Acme le está funcionando, pero no le importa comerse al correcaminos, puede jugar con él unos momentos antes de finalmente dar el golpe fatal. Era un personaje cruel este del tipo que busca un aventón en la carretera y luego asesina a quienes lo recojen, pero la película trata sobre eso mismo, sobre cómo la muerte nos acecha en cada esquina y muchas veces no tiene ningún sentido, y si nos entrega un thriller entretenido y lleno de pasión por sus personajes, su sobrevivencia y lucha... pues para mí triunfa enormemente.
No es un slasher, sino que algo más profundo, con una cinematografía superior, con tomas y escenas construidas con el cuidado de una película de arte, y con un final feroz y completamente nihilista, como el concepto del filme siempre quiso tener. Creo que la razón principal para que Ebert la odiara tanto es que no esperaba un thriller tan sangriento y violento envolviendo a la trama de esta búsqueda constante entre los dos personajes, uno por venganza, otro porque es su víctima... y creo que eso es débil como argumento para abominar una película moralmente. Hay otras formas de reaccionar Ebert, puede que no te guste la película, pero no la trates mal simplemente porque parte a una mujer en dos y nos muestra sus vísceras, hay películas peores que esta que hacen lo mismo de peor forma y que no se llevaron cero estrellas.
9/10