domingo, 27 de marzo de 2011

Terror Firmer (1999)

Hacer Cine y Morir en el Intento, por Jaime Grijalba.
Hay ciertas películas que son hechas para un público específico y que no a muchos les gustará, son películas con un target específico y que enamorarán a los que va dirigido. Seguramente no será un gran éxito de taquilla, o si lo logra será con un gran aliento mediático que se representará de forma negativa en foros o páginas que admiten los votos de los usuarios. Por ejemplo, dos películas que salieron el mismo año sufrieron de una mala prensa y crítica impresionantes, pero he encontrado en este enorme universo que es el internet a personas que les gusta esta película y que, obviamente, son una minoría a la cual yo pertenezco, hablo de "Southland Tales" (2006) y "Silent Hill" (2006).
Y luego hay otro tipo de películas, las que te hacen querer hacer películas, dirigirlas, escribirlas, estar en ellas, películas que no necesariamente tienen que ver con la industria de hacerlo como es el caso de "Ed Wood" (1994) o "Adaptation." (2002), sino también obras inspiradoras como "Donnie Darko" (2001), "Oldboy" (2003), "Un chien andalou" (1927) o "The Evil Dead" (1981), que combinan de forma tan magistral los elementos del movimiento, el sonido y la trama que son ejemplos perfectos de qué es el cine hoy en día, y más específicamente el cine que quiero realizar. El cine que me inspira y ha inspirado a otros jóvenes cineastas varía de diversas formas, pero las figuras se mantienen constantes, hay un elemento increíble dentro de ellas que se hace evidente en lo que es la magia de realizar películas: un plano, una criatura, una técnica, la fotografía, lo que sea.
Bueno, esta película tiene elementos que mezclan algo de los dos párrafos anteriores, pero no completamente como para transformarse en una de mis favoritas, pero sí para poder llamarla una de las mejores películas que tienen la potencia de inspirar. La película trata sobre una productora independiente, tal como lo es Troma, que trata de hacer una película con un presupuesto bajísimo y que se trata sobre un mutante, como lo es "The Toxic Avenger" (1984) de esta compañía. Lo que sucede es que, de repente, un asesino empieza a matar a todos los que están involucrados, una mujer misteriosa de pelo largo y gran fuerza, con la capacidad de sacar brazos de un suácate y poder cortar personas en pedacitos con sólo esforzarse un poco.
Lo mejor es que la película puede estar basada en cosas que realmente pasaron en la larga historia de Troma, y eso lo hace genial, pues respira una atmósfera de veracidad que pocas películas pueden aspirar a obtener, pues sus protagonistas están ahí mismo: los actores, los técnicos, incluso el director Lloyd Kaufman que interpreta al director de la película, que está completamente ciego y da lugar a las situaciones más hilarantes. Con la aparición de Lemmy de Motorhead como un periodista, un destripamiento realizado por una escalera mecánica y otra aparición de Lemmy haciendo la narración de un informecial a favor de la tolerancia a los hermafroditas, esta película es muy graciosa y sangrienta. Catártica y algo que deben ver todos los directores.
8/10