sábado, 15 de octubre de 2011

#15 - The Satanic Rites of Dracula (1973)


Es el terror de acercarnos a la mitad del mes de Octubre y nos encontramos con una película satánica, diabólica, que me llevara al infierno y de vuelta, de la cual habla James Rolfe en su informativo video, el cual puede ver acá para enterarse no sólo sobre la película, sino también sobre cómo ver estas cintas en DVD. También informar que con esta película hemos terminado la saga Hammer de Drácula... sé que existe la "The Legend of the 7 Golden Vampires" (1974), pero no va a ser visitada por él por no contar con Christopher Lee, pero de todas maneras fue criticada el año pasado en este mismo blog, y pueden leer la crítica acá, le puse un 7. Ahora, a preocuparse de esta cinta que cuenta una vez más con Christopher Lee y Peter Cushing, ¿qué esperar?
No quiero empezar esta crítica de la misma forma que la que empecé la de "Dracula A.D. 1972" (1972) el día de ayer, pero no me puedo creer que una película que contenga a Christopher Lee y Peter Cushing en sus papeles más sublimes pueda llegar a ser tan insulsa y poco interesante. Es fácil decir esto: lo mejor de la película son ellos, de eso no hay duda alguna, pero del resto... hay puntos que brillan y otros que mejor dejar en la oscuridad. Por una parte tenemos que la visualidad de ciertas escenas como son la que ocurren específicamente en el establecimiento donde se realizan los rituales satánicos de sacrificio que llevarán a cabo el apocalipsis, y en eso son brillantes, se sienten como un documental Mondo que graba algo privado, y a su vez la fotografía es excepcional con un tono rojizo que anuncia la sangre a derramar por el mundo. Pero el resto de la película, pese a ser de Hammer, no brilla en su ambientación ni en su fotografía, salvo en estos momentos específicos que son escasos pero de lo mejor.
La trama es bastante... ridícula, pero se toma en serio, por lo que puede pasar piola por harto rato para que alguien se entretenga y siga el flow por algún tiempo. Drácula está de vuelta en nuestros tiempos (1973), y Van Helsing aún no lo sabe. Una serie de desapariciones y muertes lleva a investigaciones de la policía a una casona, donde se están realizando sacrificios ritualísticos de carácter vampírico, los cuales se combinan con el trabajo de cuatro jinetes del apocalipsis bajo la figura de científicos que están creando para el señor de la oscuridad (Drácula) un virus lo suficientemente potente como para que destruya a la humanidad por completo. Ese concepto es débil porque... ¿cómo sobreviviría Drácula? Si hiciera un virus que volviera a toda la gente vampiro tendría mucho más sentido... bueno, no necesariamente, pero sería mucho más interesante que "matar a todos".
Por otra parte, tenemos un montón de personajes y subtramas que parecen nunca tomar la fuerza suficiente como para tener interés, y aunque tratan de atraernos con torsos desnudos, los mezclan con violencia, como si la visión de la desnudez provocara violencia de parte de quienes la ven y, por ende, la hace poco disfrutable... porque si no lo fuera, lo sería. Es como ocurre en los slashers, pero peor, porque al menos en los años 80 tenemos un buen minuto de desnudez antes de ver un machete atravesar el abundante pecho de una modelo o actriz en ciernes que seguramente no volverá a conseguir trabajo en esta ciudad. Pero esto es ya parte del género del terror y está en su sangre: no podemos cambiarlo y por mucho que queramos volver a cintas más inocentes y creamos que aquellas que lo son, tienen mejores cualidades, es engañarse a uno mismo y cerrarse a todo un género. Pero de vuelta a Drácula, puedo decir que la película se disfruta poco por dispersa.
Nuevamente, pese a Lee y Cushing, no podemos disfrutar mucho de esta película, pero sus escenas son imprescindibles.
6/10