viernes, 28 de octubre de 2011

#28 - Halloween: The Curse of Michael Myers (1995)


Halloween se acerca a pasos agigantados. Las fiestas empiezan a organizarse, desaparecen y vuelven a aparecer con distintas intensidades. La gente empieza a buscar un disfraz original y diferente, para luego decantarse por la estupidez más sencilla. Siempre ocurren estas cosas en los días previos, y eso no es más que la influencia de los portales malignos que se empiezan a abrir. Hoy tenemos una película de Halloween, siguiendo con la muestra dada por James Rolfe en su Cinemassacre's Monster Madness, cuyo video pueden ver acá. Yo, a continuación, daré mi crítica.
Para esta ocasión debo aclarar que vi el bootleg denominado el "Producer's Cut", porque creo que hace algo de diferencia a la hora de tomar en cuenta la calidad de la película. Esta película es una de esas secuelas como la quinta de Pesadilla, cuando ya tiran toda la carne de la parrilla en cuanto a las nuevas reglas y nuevas historias pasadas que tratan de explicar todo el comportamiento del personaje desde la primera película de la serie. Aquí meten a un culto celta relacionado con los orígenes de Halloween para poder explicar cuál era el comportamiento de Michael Myers desde la fatídica noche de Halloween en que trató de asesinar a su hermana adolescente cuando era un pequeño niño vestido de payaso (creepy). Pues la explicación, aunque bastante lógica, no es lo suficientemente explotada como para ser increíble... o al menos descente.
La película parte con imágenes escabrosas. La sobrina de Michael Myers está sobre un altar, rodeada de cultistas y cánticos malignos y ominosos. Jamie Lloyd está dando a luz a un hijo... el hijo de ella y Michael Myers... lo sé, cruento, asqueroso, como quieran llamarlo, yo creo que demuestra lo monstruoso que puede llegar a ser este culto o lo imbécil que puede ser un monstruo como Michael. Pero Jamie se escapa y deja a su bebé abandonado, es la última de la familia y es la última persona del linaje que Michael debe matar para que el culto pude apaciguar a Torch, el demonio que alaban a la vez que protegen. Sé que no tiene ningún sentido, pero es la mitología que han decidido usar: Michael ha sido elegido para llevar a cabo los sacrificios que serán necesarios para poder llamar/apaciguar a este demonio, y él habría recibido la llamada cuando era niño, y cada vez que sale una constelación con la forma de Torch, sale a matar nuevamente. Ahora, la película nos confunde cuando un niño en la historia empieza, supuestamente empieza a escuchar las mismas voces que llevaron a Michael a matar a su familia... ¿tan pronto necesitan un sucesor?
En cosas como el detalle anterior se nota que la película no fue planeada con la suficiente inteligencia, y es completamente inepta en su ejecución y construcción como obra de cine competente. La película, de alguna forma, gana algo al meter a los celtas en todo el asunto, ver a Michael como un peón de un culto maligno no resulta insultante, sino que al menos original, sobre todo porque la película no se trata de matar a un montón de adolescentes idiotas... al menos no toda la película. También gana puntos por la performance sin igual de Donald Pleasence, pero del resto de los actores mejor ni hablar, debe haber una competencia para ver quién tiene la cara de palo más dura de la historia de Halloween en esta película. Se siente hecha a la rápida, como si tuvieran un licencia que perder y decidieran tirar esta mierda a los cines. De verdad, la serie Halloween, sobre todo por la cinta original, merece más que esto.
Es mala, pero al menos no es horrible, y eso es algo que agradecer.
5/10