domingo, 2 de mayo de 2010

Amor y Odio



11. Eterno Resplandor de la Mente sin Recuerdos (Eternal Sunshine of the Spotless Mind) (2004) c/ Ojos Bien Cerrados (Eyes Wide Shut) (1999)
¿Por qué tenía una disposición negativa hacia estas dos películas cuando las vi por primera vez? No sabría explicarlo, era como una reticencia a que me gustaran, impresionaran, o que tuvieran una buena calificación por mi parte. Creo que podría señalar culpables directamente, apuntarlos con mis dedos virtuales y decirles: "ustedes hicieron que no tuviera fe en estas películas", pero la verdad es que no estoy de ánimo para entrar en discusiones, además que siempre terminaré apreciándolos, aunque atrasaron mi visionado de estas dos obras de arte, es que las bajas expectativas con las que entré ayudaron de alguna manera a que apreciara las dos con mucha más energía que con lo que habría sido sin ninguna clase de input externo.
Era reticente a "Eterno Resplandor" principalmente por la reacción que tenía en la gente, se terminaba obsesionando con cada momento, con los personajes, con todo, llegando al punto de imitarlos en algunas desesperantes y bastante vergonzosas circunstancias, la verdad es que les tenía pena. Lo que más tenía miedo era que la reacción era similar a la que ocurría con la gente que se obsesionaba con Amèlie, y era generalmente por lo "adorable" de la historia de amor que ocurría ahí. Tenía miedo porque encontré que Amèlie no era para nada una gran película, y menos que la historia de amor fuera "adorable", sino mas bien errónea y casi enferma, pero aún así recomendable por los colores y la actuación maniático/loca de Audrey Tautou.
Cuando, a regañadientes, me puse a ver la película me sorprendí de lo bien hecha que estaba, además de lo interesante y científico-ficcional de todo, pero el romance... bien, no era algo que me volviera loco, menos encontrar adorable. Para mí es mucho más importante lo que Charlie Kauffman quería decir en el guión, que olvidar es lo peor que se puede hacer, el olvido es lo que mata, el olvido es lo que hace daño, lo que hace que uno vuelva a cometer los mismos errores una y otra vez. Una vez que terminaba la película, al contrario de la mayoría, podía llegar a entender que esa pareja NO estaba destinada a estar junta, no la quería verse dañarse una y otra y otra vez a lo largo de los tiempos, borrándose las memorias, volviendo a empezar, muriendo un poco al caer en el mismo agujero una y otra vez.
Para ver un post un poquitín más elaborado y en inglés, entren a mi otro blog "Cutting Down" aquí.
Cuando con mis amigos hablábamos de Stanley Kubrick, nombrábamos casi todas sus películas (yo aportaba con Dr. Strangelove), pero cuando quería saber cómo era "Ojos Bien Cerrados", lo que me esperaba era silencio, una toz y la respuesta: "es mala". La elaboración de ese magnificente argumento de "es mala", era que supuestamente Stanley habría explotado el morbo que era el ver a la pareja que todos querían ver -Nicole Kidman y Tom Cruise- para atraer a la gente, que no habría otra gracia en la película, que era larga, sin sentido y sin mucho que aportar, casi como si Kubrick hubiera estado agonizando cuando la hacía. Qué equivocados están todos los que critican esta obra maestra. No puedo tener otra posible respuesta que la típica, les aburren los planos largos, llenos de contemplación y tiempo de reflexión.
Cuando finalmente vi esta película, no podía comprender las críticas que le hacían. Todo era perfecto. Cuando pienso en una película donde cada aspecto es perfecto, pienso en esta, todo el arco de la historia es simplemente sublime, sin un final decepcionante, un medio flojo o un inicio poco interesante, que es de lo que sufren la mayoría de las películas buenas. Los personajes eran complejísimos, el nivel detalle en la creación de las calles, la elección de los decorados, los vestuarios, los pequeños eventos que pueden tener muchas consecuencias que no se muestran... es una película realmente destacada de entre la filmografía de Stanley Kubrick, que va más allá de la explotación de los rostros, argumento erróneo en todo sentido, debido al período de filmación (más de un año) no puede haber sido una cinta de explotación.
Perdono a todas las personas que se han sentido aludidas con este post, pero deben abrir sus mentes, salir de la burbuja de conformidad y mirar un par de películas Troma, para poder desestabilizarse un rato y ver la vida con otros ojos, te lo dice Lloyd Kaufman.
Eterno Resplandor de la Mente sin Recuerdos (2004)

Ojos Bien Cerrados (1999)

1 comentario:

Ricardo Aramis dijo...

Sí, es verdad. "El eterno resplandor..." se ha vuelto una pócima de ilusiones agotadas... de hecho justo ayer una amiga analogizó su historia de amor a esta película. Y está bien... sí, creo... pero es bien triste empezar a caer en lo tedioso para luego comenzar a formatear nuestros cerebros del amorrssshhh.

En fin, la película me gusta mucho, y ya pasé por la etapa de querer encontrarle simetría a todo lo que ocurría... si al final el mensaje es uno.

Saludos.

Ricardo.