viernes, 24 de agosto de 2012

100 Días de Terror - Nº 32: Vargtimmen (1968)

Mala decisión, por Jaime Grijalba.
Esta fue la primera película que vi de Ingmar Bergman. La elegí por tres razones: estaba disponible para arrendar en el Blockbuster (sí, hubo un tiempo en el cual arrendaba películas asiduamente ya que tenía películas como Hour of the Wolf disponibles para arrendar, cuando eliminaron su sección de cine arte/internacional, dejé de ir), era considerada una de las mejores películas de Ingmar Bergman (y no quería empezar con algo que me alejara de él permanentemente) y finalmente, porque era, según muchos sitios e investigaciones previas, una película de terror (y en ese tiempo estaba tremendamente interesado en las películas de terror, eran casi una obsesión de seguir y seguir y seguir consumiendo de lo más común a lo más extraño, y pensar en Bergman como un director de cine de terror me incumbía demasiado, así que probé y me equivoqué.
Ingmar Bergman es un director interesante, y esta no es una mala película, de hecho es interesante en muchos momentos, pero como película de entrada para los que quieran adentrarse dentro de la filmografía de este reverenciado director, no es la ideal. La razón es simple, me alejé completamente de Bergman hasta que hace poco pude ver una verdadera obra maestra, "Smultronstället" (1957) que encontré simplemente magnífica en todo sentido, mientras que esta tiene instantes, brillos clandestinos, chispas que van y desaparecen en la negrura y oscuridad total que resulta ser este filme. Nada queda muy claro, la cinta parte con una entrevista en clave documental que nos abre a los hechos ocurridos en el pasado reciente y que envuelven a un escritor que ha desaparecido y cuya esposa nos narra el increíble y horrible periplo que ha tenido que pasar.
Con una fotografía impresionante, la película tiene momentos llenos de terror y otros donde la reflexión toma el primer plano. Hay una secuencia que nos muestra la exacta duración de un minuto, lo cual nos hace reflexionar sobre la naturaleza del tiempo y cómo pasa frente a nuestros ojos a cada momento y sin que podamos detenerlo. Luego está el otro momento en que aparece por primera y única vez sangre en todo el relato, otro momento en el cual una trama extraña, complicada y que no tiene muchas explicaciones más allá de las psicológicas, tiene lugar. Es de verdad una pena que haya visto esta primero, porque ahora estoy obsesionado por ver todo el catálogo de este director. Pero si usted ya está experimentado en algunas de sus obras, tal vez saque mucho más sentido que yo de esta obra de... hombres lobo sicológicos.
8/10