lunes, 20 de agosto de 2012

Tony Scott (1944 - 2012)


Uno de los directores norteamericanos más interesantes de los últimos tiempos, aunque no siempre realizó películas que me gustaran completamente, pero siempre las hizo interesantes, películas que desafían nuestra experiencia de visibilidad y de endurabilidad de la misma. Un director que no era común tener en Hollywood, alguien con una visión, una visualidad interesante siempre y una carrera que será recordada por muchos por películas como "Top Gun" (1986) y "True Romance" (1993). Como siempre, haré una pequeña visita a las películas del director en las cuales tuvo alguna participación.

· "The Hunger" (1983), su debut cinematográfico es una interesante analogía, metáfora y a la vez cinta de género de vampiros que buscan la vida eterna a través de la muerte y la sangre llevado a los locos años 80. Los primeros y los últimos momentos de la película son los más impresionantes visualmente, una belleza a la cual es fácil admirar. Contar con la participación de Bowie también nos dice mucho.

· "Enemy of the State" (1998) es una de las películas de completa acción que genuinamente me gustan, por lo inventiva y complicada que es en todo momento, dándonos la mejor performance de Will Smith, junto con enormes momentos llenos de acción, una edición increible, ángulos de cámara tremendamente interesantes y siempre dejándonos al borde. Gracias a Tony por ese espectáculo.

· "Domino" (2005) debe ser una de sus películas menos entendidas de su carrera, pero para mí resulta ser una obra maestra. Una obra visual y enfermante, un viaje de drogas de la mejor clase, con una trama complicada basada en hechos de la vida real, o eso parece hasta que aparece Jesús mismo a guiar a nuestros personajes. Una locura que me encanta y que sigue encantando a muchos, Tony, por esto, yo te lloro.

· "Deja Vu" (2006) es una de sus películas más conocidas de su grupo más reciente de cintas, sobre todo por la presencia de Denzel Washington. Es una belleza de filme en cuanto a su fotografía, ahora, creo que debo verla de nuevo para decirles más, porque recuerdo que mi impresión no fue buena, pero con más tiempo que pienso más me gusta, así que lo dejaré ahí.

· "Unstoppable" (2010) es la forma de decirnos y asegurarnos de que Tony Scott puede hacer cualquier trama al menos medianamente interesante, y un tren que se escapa y empieza a arrancarse hacia un pueblo es quizás la peor idea hecha la mejor película posible con la misma. La película no es buena, pero es lo mejor que pudimos tener.

También como dueño de Scott Free junto a su hermano Ridley Scott nos trajo películas, como el gran documental "Life in a Day" (2011) o la reciente "Prometheus" (2012).
Las circunstancias de su muerte son conocidas por todos y me causan gran dolor, por lo que no diré nada al respecto. Que descanse en paz, mis sentimientos están con su familia.