viernes, 5 de marzo de 2010

#8 A Serious Man


A Serious Man (Joel Coen y Ethan Coen)
Vaya, vaya, sabía por alguna extraña razón que me gustaría la película, no sé por qué, pero los Coens nunca han tenido una película que me guste así a raudales, salvo por anteayer que vi "Raising Arizona" y encuentro que es su mejor película de las que he visto hasta ahora, pero nunca pensé que al ver esta me dejara pensando tanto... y todavía sigo pensando en ella.
La película trata de un hombre y su familia, él es profesor de física matemática de la universidad cercana, su nombre es Larry Gopnick y es judío. Ojo con eso último, para cualquiera que quiera ver la película, si uno es un goy (no judío) debe ver la película con un judío o con un diccionario al lado, lo que le parezca más conveniente, pues está lleno de jerga (get, dybbuk, etc.) que resultan entendibles de alguna manera en el contexto, pero los despistados se pueden perder ante esas palabras tan extrañas que aparecen entre el diálogo de esos personajes, advertidos quedais.
Como iba diciendo, a Larry Gopnick, de un día para otro comienzan a sucederle cosas malas. Un alumno coreano de intercambio de su curso lo soborna para que pueda ponerle una buena nota, su esposa quiere divorciarse pues ha encontrado a un nuevo hombre que le gusta (uno de sus amigos, Sy), su hijo está adicto a la marihuana y no puede pagarla, su hija no hace más que lavarse el pelo, su hermano que tiene problemas de vejiga y comunicación con los demás vive en su casa de allegado, su esposa quiere quedarse con todo, tiene un accidente de automóvil, la verdad es que siente que Dios se ha puesto en contra suya, como si lo estuviera probando.
Al verse abrumado entre los trámites de divorcio, el Bar-Mitz-Vah de su hijo en dos semanas, los constantes intentos de Sy por consolarlo y sentir pena por él, una cantidad de pesadillas incontrolables, el tener que cambiarse a vivir a un motel cerca de ahí junto a su hermano, la permanente tentación de su vecina, finalmente decide ver a un rabino para pedir consejo, no sólo eso, a lo largo de la película verá un total de tres rabinos, que le darán diferentes perspectivas sobre su problema, la gracia es que ninguno parece ayudar mucho y le dan historias y perspectivas no muy comprensibles para él (el primer rabino es uno junior, interpretado por Wolowitz de The Big Bang Theory).
Con esto les he contado casi toda la película, pero la experiencia que resulta de verla es completamente increíble, pues cada diálogo y cada toma nos cuenta muchas más cosas de las que uno podría llegar a pensar en un principio, partiendo por el hecho de que es una película casi autobiográfica, grabada en el pueblo natal de los directores Joel y Ethan Coen, mostrando su ascendencia judaica, además de su inteligencia al contar una historia inmemorial en los últimos años de la década de los 60. Se nota en la presencia constante de la canción "Somebody to Love" de Jefferson Airplane que se trata de una película que trata de dar en el clavo tanto en el sentimiento y la ambientación de esos años locos, donde al parecer los Coen se volaron con marihuana cuando tuvieron su Bar-Mitz-Vah, experiencia que debe ser muy interesante, según se muestra en la película.
La actuación de Michael Stuhlbarg, que hace de Larry, es de lo mejor, no entiendo cómo no veo una nominación suya al Oscar, pues logra tener una actitud que demuestra desesperación y templanza ante las adversidades que se le presentan, de verdad una joya, al igual que todas las actuaciones de la película, la mayoría de las cuales son de actores sin experiencia en cine, sino sacados de otras partes o en castings masivos. La fotografía es técnicamente correcta, muy bien, pero nada tremendamente destacable, se puede decir que es perfecta. La trama de eventos y el guión están demasiado bien escritos, todo está pensado meticulosamente, pues debemos recordar que lo que se nos muestra y lo que se dice nos está hablando de algo que va mucho más allá de lo que imaginamos, qué es, pues lo digo de inmediato.
En la Biblia, en el Antiguo Testamento, hay un libro llamado Job. La historia de Job es sobre una apuesta entre el Diablo y Dios, el primero pretende llenar de miserias a Job, un hombre bueno (en el sentido de que no hace nada malo), que no ha hecho realmente nada para merecerlo. Job se muestra desesperado, implora a Dios, reclama y se desgarra ante sus situaciones, por lo que conversa con tres de sus mejores amigos, que le tratan de decir que Job tiene pecados y por los cuales está siendo castigado, pero Job se niega a creerlo y sigue despotricando, pero nunca dejando de creer en Dios. Finalmente un cuarto amigo trata de iluminarlo sobre el verdadero camino de que el sufrimiento templa el alma y el espíritu, pero Job sigue reclamando. Finalmente, Dios aparece en forma de Tornado, felicitando a Job por seguir en la secta correcta de Dios, así como nunca dejar creer que los males eran causados por sus pecados, así que vuelve a restorar su felicidad anterior.
Que me parta un rayo, pero esa historia me parece conocida, muy conocida. Pues estamos frente a una alegoría religiosa y tremendamente espiritual acerca de lo que es ser bueno y el recibimiento adecuado de los castigos por parte de Dios, sobre cómo uno no es bueno por no hacer cosas buenas, como dice al principio el personaje dice cuando su esposa le cuenta del divorcio, ellos no han hecho nada y ESA es la diferencia, al menos desde mi punto de vista y el de los Coen. Por eso cada momento, desde las teorías mostradas en su clase, las pequeñas referencias históricas, culturales, los diálogos, las tomas (esa inocente mirada de Larry al lado vecino da mucho que decir sobre un episodio similar en la biblia), todo está hablando de otra cosa, es TODO una gran metáfora.
Tenemos ante nosotros una película en que nada es lo que parece, todos actúan bien, la fotografía es perfecta, la ambientación es exacta y hay ciertos momentos como la historia de los dientes del Goy que es simplemente histérica, una joya con un final que me dejó PLOP y un humor más negro que el humo negro, le pongo un 9 y pese a ser mucho mejor que la mayoría de las que he criticado no va a ganar ningún oscar.