domingo, 21 de marzo de 2010

Mi Actor Favorito: James "Jimmy" Stewart

16. Vértigo, de Entre los Muertos (Vertigo) (1958) c/ Qué bello es Vivir (It's a Wonderful Life) (1946) c/ Harvey (1950)
Es increíble pensar en que todas y cada una de las películas que he visto en las cuales actúa James Stewart son buenísimas, no hay excepción, pues siempre da lo mejor de sí para dar una actuación impecable y, además, sabía discernir una buena película cuando leía su guión, pese a que fuera un increíble auto-crítico tanto sobre sus películas como de sus propias actuaciones, sobre esto más adelante.
Tenemos ante nosotros sus tres mejores roles, dos de los cuales fueron nominados al Oscar y por uno de los cuales ganó. También tenemos entre las películas la obra maestra del Rey del Suspenso Alfred Hitchcock, Vertigo, donde encontramos todo lo que nos gusta y encanta sobre sus películas: crimen, asesinato, confusión, misterio y un pequeño toque sobrenatural que nadie puede reclamar. Hitchcock nunca realizó una película con algún elemento fantástico o sobrenatural, son sólo elementos a los cuales se les hace guiños, pero que rápidamente eran descartados, sin embargo, uno de los proyectos que nunca le permitieron filmar fue la historia de una viajera en el tiempo (esa hubiera sido la cumbre de su obra, tenía todas las imágenes en su cabeza y se veía genial, fuente: Trufaut/Hitchcock, libro imprescindible).
Vértigo es una historia complicada a la vez que novedosa para su época, presenta la historia de un detective de la policía, retirado luego de un incidente que le produce su vértigo, que es contratado por un amigo para seguir a su esposa, que estaría posesa por el espíritu de una mujer muerta hace ya muchos años. Luego, la película termina y vuelve a empezar, nuestro personaje interpretado por Jimmy Stewart ha pasado un tiempo en un sanatorio luego de otro incidente relacionado con su vértigo, para encontrarse con una mujer que le resulta muy familiar. El hecho de que la película termine y vuelva a empezar de cero es un movimiento arriesgado, pero que funciona y queda espectacular, pues tenemos al final dos "modos" de Jimmy, un modo post-traumático y otro post-post-traumático, dándole una especie de aura siniestra, pero que no impide que podamos seguir congeniando con su misión, más confusa a medida que avanza el filme.
En esta película Hitchcock instaura lo que se llama el "momento del descongelamiento del pollo", me explico, es cuando has visto la película con tu señora (así lo explicaba él) y manejabas de vuelta a tu casa conversando sobre la película, las actuaciones y si te gustó o no te gustó; luego, llegas a tu casa, dejas el abrigo en el perchero y sacas un pollo del congelador, lo vas a descongelar para poder cenar, es ahí cuando viene el momento en el que piensas en una escena de la película y te dices: "eso no tiene ninguna explicación, no hay manera en que eso pudo haber pasado, no explicaron esa parte", es un momento que te permite entender un poco más a Hitchcock y cómo disfrutaba realizar cine.
Qué bello es Vivir es una película del multifacético director Frank Capra, de quien hasta el momento de este post no he visto otra película más que esta (sé que debería estar viendo clásicos en vez de ver películas de Troma, pero me gusta entretenerme). La película es un clásico de cabeza a patas, porque ha sido parodiada, imitada y repetida hasta el cansancio, incluso habiendo una cierta referencia en mi película favorita de todos los tiempos (ya saben cuál es, no leseen), es la historia de un jovencito de pueblo pequeño que tiene grandes sueños de viajar por el mundo, salir de ahí y ser alguien, disfrutar la vida. Sin embargo, a lo largo de los años se ve que sus deseos se ven constantemente truncados por eventos de fuerza mayor, pero no necesariamente malos para él, sino para los demás, por lo cual tiene que ayudarlos a salir del lío en el que están... es una persona que piensa constantemente en lo que tiene que hacer y cómo debe hacerlo, pero siempre piensa en los demás de una manera que es casi mesiánica.
Él no se considera una persona excepcional, solamente alguien que ha realizado lo mejor que puede con lo que tiene a la mano, haciendo lo mejor por los demás porque tiene que hacerlo. Un día, pierde 4.000 dólares y se va a suicidar por que no puede encontrarlos, en ese momento mandan a un ángel del cielo para que le muestre cómo habría sido la vida de sus amigos, familiares y del pueblo en general si él no hubiera nacido nunca. Todos hemos escuchado ese cuento, lo hemos visto en los dibujos animados, series de TV, replicado en otras películas, hasta parodiado en los Simpsons, pero esta película es mucho más, es su diálogo y la actuación de Jimmy Stewart lo que lo hace una película inolvidable. La estructura de la misma también tiene que ver, la película parte con cómo le cuentan al ángel toda la historia del personaje principal, pasando así algo de hora y media de puro recuento, hasta que el ángel toca tierra, bastante interesante para ese tiempo, una especie de Ciudadano Kane al revés.
Harvey, por su parte, es la película que le dió el Oscar a Stewart, pero él encontró que no lo merecía del todo. Encontraba que su actuación era demasiado alegre con respecto a lo que creía sobre la obra de teatro en la que se basaba, así que cuando estuvo en una presentación en Broadway, hizo el papel de manera más oscura y amarga, para algunos arruinando la obra (de hecho, creo que luego fue reemplazado en la obra por eso mismo). Pero Harvey, técnicamente no se puede comparar con las otras dos películas, pero es TAN entretenida, TAN imaginativa y TAN invitante que dan ganas de galardonarla con un Frank Award de Oro. La película trata sobre un hombre que tiene de mejor amigo a un conejo de dos metros invisible... y todos lo creen loco.
Sí, si sé... sé que hay algo más que me atrae a la película, pero debo decir que no es sólo eso, sino que la película anda como una obra de teatro, pero una comedia de los errores, es de verdad una muy entretenida y que quiero montar a ver cómo sale. El sólo ver cómo don Jimmy dice "pooka" (no lo busquen en google) es simplemente maravilloso. No tengo mucho más que decir sobre esta película salvo que es realmente imprescindible verla por lo divertida que es.
James Stewart es un maestro en todo sentido, simplemente no hay comparación, con sus manerismos, su tartamudeo, sus miradas, sonrisas y caras de derrota... él es mi actor favorito.
Vértigo (1958)

Qué bello es Vivir (1946)

Harvey (1950)