domingo, 9 de mayo de 2010

Road Movie


10. Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine) (2006)
Ver esta película solo es una experiencia mala, no vale la pena realmente, es una de esas que no se disfrutan en la soledad de tu computador o de tu copia de DVD con comentario de los directores. Es una película para ver en familia, sin importar las razones que te impidan hacerlo, no la has visto realmente hasta entonces, es una experiencia completamente nueva, pero les aseguro que no va a ser fácil. La película les va a recordar muchos momentos de sus vacaciones, sus alegrías y sus temas de conversación. Pero a la vez van a ver en esa familia un aspecto de la suya, o de ustedes mismos, la película sirve como un espejo y es increíble lo que pasa cuando termina: silencio, nadie quiere hablar sobre lo que se ha visto, es demasiado real y cercano, y eso es lo que me encanta de esta película.
La película es real, sabe retratar la realidad de una familia, las creencias de las personas, ciertas actitudes, tendencias, situaciones... es como si viéramos un documental, sin importar a veces lo imposible que resulte ver la mala suerte de estos personajes que van en busca de la felicidad de una pequeña niña mientras ponen en riesgo la de ellos. A lo largo de la película llegamos a conocer las ilusiones de los miembros de esta familia, vemos qué es lo que los va a hacer felices, qué es lo que necesitan. Sucede que mientras avanza este road trip, vemos destruídas las ilusiones de cada uno de ellos, ya sea por revelaciones o por la caída de sus convicciones o realidades, es bastante desesperante a la hora de retratar el predominio del fracaso en toda una familia. Lo raro es que reímos.
¿Por qué reímos de la desgracia ajena? Creo que es un mecanismo de defensa, la única forma que tenemos de seguir viendo la película sin empezar a acusarnos mutuamente de ser escoria, es realmente intrigante, una experiencia realmente fascinante. Son los visionados repetidos de esta película, ya sea solo o acompañado, son la razón por la cual la película ha llegado tan alto en el ranking. Los personajes están cerca de mi corazón y pese a su desgracia, lo que buscaban y creían que era la felicidad no era más que un engaño, la felicidad está totalmente dentro de nosotros y en el disfrutar los momentos. Qué visión de vida más exquisita.
Cuando salimos del cine, tanto mi papá como mi mamá como mi abuela dijeron que no les había gustado la película. Hoy, mis papás la consideran una de las mejores películas que han visto... mi abuela, no sé si se acuerda que la vio.