domingo, 30 de mayo de 2010

Desestructuración del Tiempo


8. Tiempos Violentos (Pulp Fiction) (1994) c/ La Chica que podía saltar en el Tiempo (Toki o kakeru shôjo) (2006)
Esta entrada debió estar la semana pasada, pero no pude terminarla a tiempo, me tuve que ir al bar California a ver el final de Lost en vivo y en directo. Sobre Lost ya estoy escribiendo algo para contarles cómo me fue y todo, así que les dejo esto.
Juguemos con el tiempo, ¿ya? Es tan entretenido, puedes confundir a la gente, referenciando a cosas que van a suceder en el futuro o en el pasado, pistas que se descubren al verla por segunda vez, repitiendo escenas con distintas perspectivas, tomándole el pelo a la audiencia... ah, qué bueno es ver a la gente rascarse la cabeza y preguntarse adónde va todo esto. Algún día quiero provocar eso en la gente, de hecho, la película que tengo en pre-producción (de 2 años ya) pretende provocar esa sensación durante toda su extensión, pues encubre varios misterios que se irán entendiendo (pero no haciendo más claros) en los últimos veinte-quince minutos de metraje, terminando en suspenso, pues no me gustan los finales concluyentes.
Ahora, si nos vamos a estas películas, nos damos cuenta que la desestructuración del tiempo que ocurre en ellas es de distinta naturaleza. En Pulp Fiction, la historia se encuentra desordenada en diversos "episodios", distribuidos en un par de días, que son ordenados de tal manera de que la historia se vuelva interesante y las pistas que se entreguen sean graduales, dando a entender ciertas actitudes sobre los personajes cuando esto es necesario, o mostrando la consecuencia de eventos que aún no hemos visto y finalmente entendemos cuando los vemos cara a cara.
Por su parte, La Chica que podía Saltar en el Tiempo, parte normalmente como la historia de una alumna de secundaria que tiene dos amigos hombres y que de un momento a otro tiene el poder de volver en el tiempo cuando da un salto hacia adelante. En cuanto consigue el poder, entra la incertidumbre, no sabemos en qué día nos encontramos, en qué momento del día, qué es lo que ha vivido y qué no, es muy confuso de verdad. Los saltos en el tiempo a veces nos llevan al inicio de la historia, lo cual significa que no ha vivido nada de lo que hemos visto, pero a la vez ella lo recuerda, o a veces salta a incluso más atrás, sólo para comer algo delicioso. La cualidad de los saltos es bastante pueril y llevado por las hormonas, lo cual hace todo mucho mejor.
Mientras que Pulp Fiction la primera vez que la vi no me convenció del todo, y una segunda mirada me entregó lo necesario para entender la inteligencia de Quentin Tarantino a la hora de escribir una historia, sabiendo que esto no es un simple desorden de los hechos, sino sobre el preciso momento en el cual los hechos deben ser liberados al público.
En el caso de La Chica..., la primera vez que la vi, me enamoré. Tanto de lo visual, como de la chica principal, como de la historia, el viaje en el tiempo, todo era simplemente perfecto ante mis ojos, esa es la razón por la que ha quedado tan arriba en mi lista con sólo un visionado, algo parecido pasó con Bastardos sin Gloria.
No puedo dejar de recomendar ambas. Más que nada, la segunda, que pocas personas la han visto. Búsquenlas.
Tiempos Violentos (1994)

La Chica que podía Saltar en el Tiempo (2006)