viernes, 21 de octubre de 2011

#21 - Freddy's Dead: The Final Nightmare (1991)

Otra Pesadilla y nos acercamos al final de esta serie. Con esta muerte de Freddy aún nos queda una película más de esta pesadillesca serie que ha tenido algunos momentos altos y otros bajos, bajísimos, tal vez, pero salvados por la técnica visual utilizada. Como siempre, tenemos a James Rolfe con su video de la Cinemassacre's Monster Madness, que puede ver acá, y como siempre, puede leer mi opinión acá abajo.
Tenemos al fin entre nosotros una película que puede, de alguna manera, seguir con el tema que se ha propuesto a realizar, y eso es la de los padres y sus hijos como algo importante a tomar en cuenta. Es decir, nuestra relación con quienes nos han creado, y cómo esto se relaciona con la misma hija de Krueger, que se presenta en el filme como personaje, hasta cómo Krueger no es más que el hijo de las pesadillas y del odio de tantos padres que mataron a Freddy y no supieron que ese odio tenía que pagarse con la sangre de los hijos. Toda la película gira en torno a eso, los padres de los hijos ya muertos del pueblo donde ocurrieron todas las películas anteriores están vuelto locos tras la masiva muerte y suicidios que se han sucedido a lo largo del tiempo (al límite que ya no hay niños ni adolescentes en la ciudad). De esos, sólo hay un sobreviviente, y de él es la historia... creo.
Bueno, tenemos este sobreviviente que es asediado por Freddy, y que luego se ve con amnesia, por lo que lo dejan en un lugar donde viven muchos adolescentes (más carne fresca para Freddy), pero que milagrosamente sí son construídos en cuanto a su historia personal y sus medios y cómo son usados en sus batallas personales con Freddy Krueger. Pues bien, ellos vuelven al pueblo original y tienen un encuentro personal con la loca gente del pueblo, buscando respuestas para el fenómeno de Freddy. Sabemos que tuvo un hijo, y que es uno de los personajes, ya sea los adolescentes o la psiquiatra/ayudante que los acompaña.
La historia se mueve creativamente gracias a ridículas piezas de sueños realmente locos, pero a la vez inmanentemente ridículos que uno no puedo realmente decir que son buenos, pero le dan ganas a uno de aceptarlas. De hecho, lo haré. Me iré por la línea. La película tiene de las escenas de sueño más creativas, como la del videojuego, y juega a tener su propio universo y explicación sobre el origen de la maldad de Freddy Krueger, aunque un poco sobrenatural, se siente dentro del código ridículo/exagerado que ha tomado la película. Eso sí, hay algo que no se puede perdonar y eso son las actuaciones: algunas son muy buenas, pero otras son tan malas que hasta un ciego diría "hey, eso es malo". Ese es el único punto que me impide darle un puntaje muy positivo. Al menos puedo decir que es mejor que la anterior.
Mañana queda la última, espero sorprenda.
6/10