domingo, 6 de noviembre de 2011

Melancholia (2011)

Esta es una de las críticas a una de las 10 películas que más espero de este año 2011.

El Árbol de la Muerte, por Jaime Grijalba.
Hay algo en el rostro de Kirsten Dunst que nos llena de congoja durante toda la película y venimos a entender cuando ya nos queda poco tiempo en esta tierra qué es lo que significa. No lo voy a revelar, pero creo que uno presiente que hay algo extraño con el personaje que ella interpreta, y eso es aparte de el hecho de encontrarse triste en su propia boda, de enojarse con todo el mundo, de abandonar a su esposo a la primera oportunidad que tiene, tener sexo con alguien a quien recién conoce... Todo eso es muy extraño de parte de cualquiera que se vaya a casar, que se esté casando, o que se haya casado recién, claro, pero hay algo en los ojos de Dunst que hacen que esa actuación vaya más allá y cuando sabemos qué es lo que le pasa, asentimos, y eso lo hace ser de las mejores interpretaciones del 2011, y todo esto dentro del paquete conocido como "la mejor película que he visto del 2011 hasta ahora".
Ahora, atención, antes que nada, al nombre que le he puesto a esta pequeña crítica, "El Árbol de la Muerte", y esto hace explícita referencia a otra película de este año dirigida por Terrence Malick llamada "The Tree of Life" (2011), la cual no he criticado porque no esperaba con tantas ansias como muchos de los blogueros y críticos que conozco, y finalmente cuando la vi, me dejó poco impresionado, pues sentí que una película sobre cómo el origen de la vida humana y el universo conectado con la historia de una familia que se extiende desde los años 50 de Brad Pitt hasta el futuro científico de Sean Penn, me pareció muy interesante, pero la voz en off (aunque maravillosa y que expande la historia en "Badlands" (1973) ) aquí se siente cansadora, repetitiva y sobre-explicatoria para todos los eventos que transcurren ante nuestros ojos, nos guía como si fuéramos los suficientemente estúpidos como para no ver las metáforas. Lars von Trier nos deja solos en un campo de golf, a la merced de un planeta gigante que nos va a aplastar y no nos trata de reconfortar. La vida ya no es la importancia en esta obra de Von Trier, sino que la muerte es lo único que importa, y cómo puedes morir de la mejor manera o tal vez de la manera menos dolorosa posible.
La película se divide en tres momentos. Partimos con una introducción que resume los sentimientos y los hechos que vamos a presenciar a lo largo de la película: Kirsten Dunst en su traje de novia, Dunst con poderes especiales, Charlotte Gainsbourg corriendo con el hijo de Dunst en brazos, el universo expandiéndose, el planeta Melancholia que se acerca y finalmente destruye nuestro planeta Tierra, formando así uno de los minutos más bellos y quebrantadores de la historia del cine moderno. Luego seguimos con la siguiente parte, donde vemos la recepción de la boda del personaje de Dunst, a quien ya describimos como un personaje extraño, pero cuya extrañeza se explicará en la tercera y última parte, que se fija en la historia de la hermana de Dunst, Gainsbourgh, que tiene miedo del planeta Melancholia y cómo su trayectoria podría colisionar con la de la tierra, siendo aliviada a cada momento por su esposo, Kiefer Sutherland.
La cinta tiene una fotografía espectacular y actuaciones que bien pueden ser las mejores de sus carreras para Kiefer Sutherland y Kirsten Dunst. Creo que el guión tiene una construcción progresiva de la desesperación que se repite en tres ocasiones en cada una de las tres partes, siendo como si la película comenzara de nuevo y nos llevara a revisar el mismo problema de la depresión y la destrucción de distintas formas. Melancholia representa un estado de la mente de las personas que se encuentran varadas en un lugar y en una vida que ya no quieren tener, siendo la muerte la respuesta para ellas, la destrucción que no sólo se llevaría sus vidas, sino también la de todos los que la rodean, siendo una fantasía grotesca y deprimente que Lars von Trier representa de manera perfecta.
El sólo recordar algunos parlamentos hace que cualquiera de nosotros que la ha visto tiemble de miedo. "La vida está sólo en la Tierra... y no por mucho tiempo" dicha por Dunst cuando sabemos realmente lo que se encuentra detrás de sus actitudes, acciones y rostro, viene a ser una frase demoledora, digna de un depresivo en tratamiento y que no quiere desasirse del estado en que se encuentra pues le da placer. Otra cosa que nos demuestra la creatividad y malignidad a la hora de representar la mente de una mujer o un hombre o lo que sea en un estado de depresión profunda es la belleza con que nos muestra el proceso de la destrucción de la vida de una familia y la vida del planeta: no hay espectáculo ni planos más bellos que aquellos en los cuales el planeta choca contra el nuestro.
"La vida en la Tierra es maligna, nadie la va a echar de menos"... Ganadora de Cannes a la mejor actriz, Dunst seguro va al Oscar, pero esta película no alcanzará mucho más, y eso es una pena, pues merece todos los premios.
9/10

2 comentarios:

iñaki goldaracena dijo...

Pensamos muy parecido. Para mí también es lo mejor que he visto de este año, visualmente es espectacular, opino que Kirsten Dunst está excelente en la película (no sabía que era capaz de esto) y, personalmente, es mi favorita de von Trier.

Jaime Grijalba dijo...

Iñaki: No sé si sea la mejor de Von Trier. Me quedo con Europa, Dogville, Riget... hasta Dancer in the Dark, pero basta ver la nota para que se vea lo weno de este monstruo.