domingo, 22 de agosto de 2010

En el Lago/La Mujer del Lago


Decidí hacer un experimento recientemente, tenía sacado de la biblioteca un libro, una novela corta de Yasunari Kawabata llamada "En el Lago", en la edición que pueden ver arriba a la izquierda. A los dos días, aún no había empezado a leerla, pero en mis vericuetos de internet averigüé que tenía una adaptación al cine del buen director Yoshihige Yoshida, del cual ya había visto tres películas, y cuya adaptación podía ver de inmediato. Decidí entonces que si alcanzaba a terminar el libro antes de que tuviera que devolverlo, vería la película después para comparar y hacer una review doble en mi blog. Bueno, aquí estoy, empecemos.

Kawabata y Yoshida, por Jaime Grijalba
"En el Lago" es una novela corta de Yasunari Kawabata, dentro de ese pequeño espacio trata de incluir una enorme cantidad de ideas, experimentos y cambios de narrador, todo muy interesante, pero que finalmente termina siendo mucho en unas 200 páginas, por lo cual lo considero una obra menor en su trabajo literario, siendo comparado con "País de nieve", "Lo Bello y lo Triste" o "La Bailarina de Izu" (siendo la segunda mi novela favorita de este premio nobel y una de mis diez piezas de literatura favoritas de toda mi historia de lector).
Podría, de alguna manera, haber esperado un trabajo menor, debido a que nunca sale nombrado como una novela importante de su bibliografía. Eso no quita que este libro no valga la pena leerse, es muy bueno, sólo que se puede sentir un poco apresurado al haber tantas invenciones en tan pocas páginas, no da lugar a la experimentación libre y extendida de estos estilos.
No sé si alguno de los elementos que probó Kawabata aquí habrán sido arrastrados a otros de sus trabajos, no he leído todo lo que ha hecho y estoy lejos de lograrlo (hay una gran cantidad de novelas, novelas cortas y cuentos por descubrir, algunos que no son tan interesantes como para agarrarme como lo han hecho otros de sus libros).
Pese a todo, creo poder distinguir de alguna manera cuál era el lenguaje que estaba probando, el rápido cambio de escena, la ausencia casi total de los pensamientos que no vengan acompañados de algún recuerdo o referente visual, flashbacks, cambios de lugar, descripciones amplias (aunque este era el sello Kawabata de todas maneras). Todas esas cosas se pueden entender como una especie de guión de cine, está escrito en el lenguaje del montaje cinematográfico.
Lo que quiero decir es que poco de lo que sale en el libro lo dejamos a la imaginación, y lo que se hacía era un Fade Out tan evidente que en mi mente veía cómo la pantalla se ponía negra y nos dejaban sin ver, por ejemplo, una escena de sexo. No es que Yasunari sea un pacato, después de todo él pertenece a la "Nueva Sensualidad" japonesa, lo que sucede es que hay cosas que de verdad no queremos leer y no añaden nada a la historia, como una relación entre un viejo y una joven. Yuk.
Antes de pasar a la película de Yoshida, describiré un poco la trama del libro. "En el lago" no hay lagos, salvo en la memoria del personaje principal Gimpei, un viejo maestro que tiene unos pies feísimos, lo cual vendría a representar su fealdad interna... creo.
Gimpei acostumbra seguir a las mujeres que le interesan, pese a que esta costumbre ya le ha costado un despido: siguió y tuvo un romance con una de sus alumnas, hecho por el cual no ha vuelto a ejercer su profesión. En una de esas "persecuciones" se ve enfrentado a Miyako, que lanza su cartera a Gimpei y sale corriendo.
Dentro de la cartera hay mucho dinero (200.000 yenes) que Gimpei conserva y, pese a que tiene la foto, nombre y dirección de Miyako, decide quemar toda evidencia de el robo. Por otra parte vemos la vida de Miyako, que se ve obligada a convivir con un acaudalado anciano para poder recibir dinero.
"La mujer del lago" es una película de 1966 dirigida por Yoshishige Yoshida, un genial director japonés del cual he visto algunas películas, de las cuales rescato "Affair in the Snow", lo más cercano a una obra maestra que he visto de este director, con una magnífica fotografía, actuaciones y una historia realmente perturbadora con esas vueltas de tuerca que me encantan.
Es una lástima que no pueda decir lo mismo sobre esta película. La fotografía, aunque impecable, no es para admirar al nivel de los otros filmes de Yoshida ("Akitsu Springs", a color, tiene una fotografía mejor que la de esta película), y las actuaciones son suficientes. Diría que esta película es la que más se acerca al género Pinku, donde la trama se guía por cuantos desnudos y escenas de sexo se pueden mostrar en el menor tiempo posible.
Qué decir sobre la trama, que no tiene nada que ver con la del libro. Hubo momentos en que yo decía que se habían farreado el libro, que estaba listo para hacer película, debido a su fragmentada estructura, casi experimental. La película es mucho más parecida en su edición y temas a las otras novelas de Kawabata, una calma y contemplatividad (sensualidad y erotismo extremo) no encontrada en otro de sus filmes.
Lo que hace la película es tomar un incidente de la trama de la novela original, como es el personaje de Miyako y cómo lanza su cartera a Gimpei. Claro que ahora Miyako es una joven casada con un acaudalado marido. Ella tiene un amante y él le ha sacado unas fotos desnuda y así es como todo se desenvuelve.
Gimpei se comunica con Miyako y le pide que tome un tren en cierta estación y se baje en otra. Todo es una estrategia que no tiene nada que ver con la personalidad del Gimpei original, volviendo la película muy poco interesante en comparación con la novela.
Aunque si tiene un par de vueltas de tuerca, no son suficientes y son mas bien predecibles si tienes un poco de inteligencia. Lo otro que me ha molestado es su semejanza, como ya he dicho, con el pinku, género al que no pertenece pero le rinde homenaje. He visto un par de pinkus, sé de lo que hablo.
La película se lleva un 7 de mi parte, mirable. Es una obra menor de Yoshida, lo mismo que lo es la novela en que se basa con respecto a la obra de Kawabata.