domingo, 16 de agosto de 2009

A veces pienso en esta película y me da risa... otras veces pienso en esta película y me pongo a pensar más

41. El Día de la Marmota (Groundhog Day) (1993)
Hoy me desperté con el sonido de la alarma de mi celular, molestoso e irritante. A regañadientes lo tomo y veo la hora: las 08:00, sé que debo levantarme, tengo cosas que hacer antes de que sean las 12 del día. Pese a mi decisión mental inicial me quedo dando vueltas en la cama, regresando de tanto en tanto al sueño, constatando la necesidad de levantarme pero a la vez la cantidad enorme de sueño que tenía por acostarme tan tarde viendo la primera media hora de "Hellraiser", que ahora no puedo completar por falta de Internet.
Cuando veo el celular otra vez, un poco más decidido, ya son las 09:00, debo levantarme a toda costa y lo hago. Me voy a la ducha y me baño, cuando voy camino a mi pieza escucho a mi mamá en la cocina, preparando desayuno.
Me visto rápido y hago mi cama. Mi mamá me pasa una bandeja con mi desayuno, el cual tomo rápido, después de lo cual me voy al living a ver cómo un trípode armado debe ser desarmado de inmediato, la noche me ha dado una idea nueva a filmar: la feria.
Como estoy vestido acompaño a mi mamá a ir a la Iglesia a pedir una mención en la misa de las 12:00 a la que debo ir. Pasamos de vuelta a la feria de 1o de Julio para encontrar una buena toma, encontramos justo lo que buscaba: un negocio atendido, en parte, por un niño de 12-13 años. Le pedimos permiso a su abuela para filmar ahí cerca "la feria", sin saber que lo que quería era expresar mi repudio por la condición de su nieto. (Para que vean que mi idea no era "filmar a los pobres" como los de la Universidad del Desarrollo, como lo sabrán algunos pululantes seres de este blog que deberían comentar en esta entrada con toda celeridad)
Nos vamos a la casa para buscar la cámara y el trípode. Mi papá me acompañará esta vez, pero parece que sale algo mal... cuando volvemos, el joven no está y su abuela atiende sola el puesto. No podía esperar a que volviera y después se siguiera yendo y volviendo, etcéterariamente, así que dije "Fuck It" y buscamos otro niño que estuviera atendiendo el negocio de manera permanente, aunque sea aundando las bolsas.
Caminando con el peso del trípode en manos de mi padre y yo con el (liviano) peso de la cámara, fuimos viendo hasta encontrarnos con Daniel, un niño que iba en Tercero Básico y atendía un puesto que vendía ajo y pimentón. Estaba completamente solo, a excepción de su padre que atendía en el puesto diagonal a él. Era perfecto y el niño era una esquisitez.
Pese a todo, la mayoría de las tomas quedaban truncadas y mal por diversas razones, pero yo calmo tomaba el tiempo y filmaba, todo después de pedir permiso al padre y decirle a Daniel que no mirara a la cámara tanto. (Igual la miró)
Cuando ya eran las 11:50 partimos, luego de guardar todo en sus fundas respectivas. Mi mamá llamó para decir que ya estaba con mi hermano fuera de la casa, para poder pasarlos a buscar e ir a la misa.
La misa estuvo bien, queriendo decir que no me aburrió con sermones sin sentido o tautologías sin respaldo, lo que estuvo bien, además de ser la vez que he ido a misa en mucho tiempo. Después de eso fuimos a mi casa, ahí mientras se preparaba el almuerzo yo veía lo grabado y seleccionaba una escena a mostrar, tuve que grabar un poco de negro para poder cortar, pero todo salió bastante bien.
Empecé a guardar todo dentro de sus fundas, dejando todo ordenado para, después de almuerzo tomar el metro y dejar el pesado trípode y la no tan pesada cámara en manos del pololo de Fernanda González, quien de verdad no sé quién es. En ese viaje leí 20 páginas de "La Crónica del Pájaro que da Cuerda al Mundo", bastante interesante.
Llegando, no puedo hacer funcionar Internet, por lo que uso un Wireless con el cual no puedo ver películas, pero me permite escribir esto. Antes de poder terminar este post fuimos a la casa de mis tíos a saludar a la Panky, mi prima, en su cumpleaños al cual no fuimos ayer por razones de tiempo, le regalamos una almohada larguirucha, quedó muy contenta, todo mientras mi tío me recomienda una página para bajar libros gratis.
Ahora me dispongo a navegar antes de revisar el televisor y ver algo bueno, sino a dormir y leer Ética o Espectáculo Audiovisual.
Creo que no querría que se repitiera este día una y otra y otra vez.
¿Y ustedes? ¿Quisieran que el día de hoy se repitiera?

3 comentarios:

xupibot dijo...

el día que jaime grijalba decidió finalmente enfocar su blog en contarnos sus aventuras :)

ya po Jaime la función de seven samurais

papi dijo...

La película favorita de mi papá, que bueno que haya tenido una entrada tan grandiosa, excelente narración de tu atareado domingo.

Eso sí, pusiste el parche harto antes de la herida y de que siquiera me comenzara a acordar de los cuicos de la del desarrollo y su cortos con ladrones que se visten de negro como en los monitos de los años 50 y que cortan manzanas para sus hijos con la misma navaja que ocupan para asaltar (aaaww :3), o de las grabaciones de indigentes bajo puentes y pasos sobre nivel ambientados con música pachangera, por que los pobres son locos y súper buenos pal weveo, por eso no ganan plata.

Te digo altiro que no eran necesarias las precauciones, porque se notaba tu intención claramente y sin necesidad de hacerla esplícita, pero me diste un flashback la raja, casi tanto como esta peli. De todas formas, igual no repetiría este día.

MR. Saturn dijo...

eso fue tan konst