martes, 24 de enero de 2012

Cine Chileno del 2012 #1: Bombal (2011)


(Chile 2011 81m) Bf Huérfanos

p Macarena Cardone, Macarena Concha, Matías Cardone, Karen Meyer d Marcelo Ferrari g Paula del Fierro, Ana María del Río f Sergio Armstrong ed Fernando Valenzuela Quinteros m Ángela Acuña

a Blanca Lewin, Marcelo Alonso, María José Prieto, Alejandro Goic, Montserrat Prat, Delfina Guzmán, Ximena Rivas

La primera película chilena estrenada durante el 2012 me da lugar a poder iniciar mi experimento fílmico/social. Después de todo, soy un bloguero sobre cine, y generalmente paso hablando sobre películas de otros países y muy pocas (contadas con los dedos de una mano) hablo de los estrenos o clásicos del cine chileno, así que me he prometido ver todas las películas chilenas (o con participación mayoritaria chilena) que se estrenen durante el 2012. ¿Repetiré esto el 2013? Pues seguro, creo que es mi deber como bloguero chileno el de poner en el centro el cine nacional, sobre todo cuando es muy posible que empiece a trabajar en ese rubro. Así que la cosa es la siguiente, yo escribo y critico sobre toda película chilena lanzada comercialmente al público en cines. ¿Bien, no? Ahora, los dejo con mi crítica de "Bombal" (2012).
La estrella de la película no es, como han dicho muchos otros, la correcta y a veces espectacular actuación de Blanca Lewin como María Luisa Bombal, sino que es el espíritu, la imagen y el pensamiento de la verdadera Bombal, la reverenciada escritoria chilena, la que sale a lucir y queda mejor parada que nunca en este filme lleno de la pasión y la fuerza que colmaba la literatura de esta casi premio Nóbel de Literatura (se dice que no lo ganó porque escribió muy poco), llena de la femeneidad pura que pocas personas se sentían inspirados a retratar en la época durante la que vivió. Si la película hubiera mantenido durante toda su extensión esa fuerza que se asoma a veces en ciertos planos, expresiones y acciones que realiza Blanca Lewin como Bombal, hubiera sido una obra a recomendar completamente y documento a enseñar en las escuelas que dieran a leer alguna de las obras de esta literata (a mi me hicieron leer 'La Última Niebla'), pero ahora sólo nos quedamos con una película correcta, en cuyos momentos de mayor poesía se puede vislumbrar una mejor cinta, algo que pudo haber sido.
La película parte con la espalda de María Luisa Bombal, algo de lo cual veremos mucho durante su extensión, tomando, quizás, una nota del cine hiperrealista de los hermanos Dardenne. Se está preparando para dispararle a Eulogio, su amante, el cual la ha dejado por encontrarse prometido con otra mujer. Durante la película, llegaremos a conocer profundamente a la mujer que cometió este acto tan pasional y lleno de rabia (y por qué negarlo, de amor también), así como las etapas que la llevaron a hacerlo. La vemos pasar de una mujer melancólica, pero con ciertos momentos de felicidad, a una mujer depresiva y completamente amarga, lo cual se refleja en su literatura, que empieza con personajes ilusionados que al pasar el tiempo comienzan a perder la esperanza en todo el mundo que les rodea.
Blanca Lewin, como pueden suponer, es la gran actriz de la película, tornando una performance exigente, un plato completamente digerible, pese a la fortaleza y dureza de la personalidad de Bombal. El resto del casting es correcto, y aunque algunos pecan de sobreactuación, se logran minimizar las fallas con la enorme presencia de Lewin en pantalla, que no los hace ver mal, sino que más bien los ayuda, poniéndose, de alguna manera, a equilibrar o guiar la actuación de su contraparte. Sobre la fotografía de Armstrong, poco que decir salvo que es impresionantemente correcta, tanto en cuanto al claroscuro de los interiores, como en el constante uso del desenfoque y los primeros planos (los cuales le dan la mayor cantidad del tiempo la característica de película poema, pero que claramente son una forma novedosa y bonita de ocultar las fallas de ambientación de época que puede dar una película de un presupuesto considerado "bajo").
La dirección de arte y el diseño de vestuarios es para aplaudir, sin duda de lo mejor de la película. Las fallas que se presentan por la falta de ritmo, se deben a una edición que puede tornarse un tanto repetitiva, pero que al menos no le quitan fuerza a los planos que vemos en la película. El guión pudo haber sido un poco más trabajado, a fin de que no quedaran tan obvias las vueltas o referencias a los sucesos pasados (que son bastante originales e impresionantes cuando ocurren, pero acá se notan forzadas), pero de todas maneras logra capturar la esencia de la literatura de María Luisa Bombal. Para ser la primera película chilena del año, un esfuerzo encomiable y muy aplaudible.
*** Puse en cursiva a las personas del audiovisual que he conocido en mi corta carrera/vida universitaria. Ojalá alguna vez pueda tener varios más nombres en cursiva.
7/10