miércoles, 17 de febrero de 2010

Un Vampiro no tan Inmortal

En vez de hablar de la siguiente película en mi ranking personal, vamos a hablar de mi película perdida favorita, por qué se preguntarán, pues resulta ser:

Esta es mi humilde (e hispana) colaboración al Blogathon "For the Love of Film", a cargo de Ferdy on Films y The Self Styled Siren, que pretende reunir fondos para la National Film Preservation Fundation con sede en Estados Unidos y que se encarga, entre otras cosas, de encontrar y restaurar películas olvidadas por el tiempo, joyas sin conocer, grandes estrellas de ayer en papeles que tal vez den una nueva luz acerca de su arte o carrera, lo mismo para con los directores, cinematógrafos, guionistas, etcétera. Para los que están interesados en colaborar pueden leer sobre la organización en su página oficial y donar aquí. Yo, feliz donaría unos dolarucos para la causa, pero no tengo cuenta para poder hacerlo, pero esperen que ustedes almas hispanoparlantes caritativas puedan colaborar con esta enorme causa que impide que olvidemos nuestro pasado.
Pero, antes de todo, hagámonos una pregunta: ¿Por qué es tan importante la tarea que realiza esta fundación a la hora de restaurar las películas (en filme, nitrato, explosivo, inflamable) y ponerlas a la disposición del público? Podría tratar de dar una respuesta típica y altruista, diciendo que son una parte importante de la historia, que nos hablan de épocas que nunca podremos vivir, que impide que nos olvidemos de nuestro pasado (argumento que ya esgrimé en el párrafo anterior para que puedan donar) o para satisfacer el alma de desesperados completistas. Sin embargo, debo ser sincero conmigo mismo, pues yo personalmente tengo una sola razón y es la siguiente:


Lon Chaney.
¿Por qué esa razón? Pues porque yo tengo la esperanza de que un día muy cercano se encuentre y se restaure un copia de la hasta ahora perdida, London After Midnight (1927), donde el maestrísimo actor Lon Chaney (el Hombre de las 1000 Caras) realiza por única vez en su carrera cinematográfica el papel de un vampiro. El placer que debe causar ver a ese magnífico actor impersonando al monstruo más famoso de la historia, creo que esa es razón suficiente para cualquier fanático del cine de terror clásico, como lo soy yo, para poder tener fe en la misión que realizan fundaciones como las que este Blogathon pretende ayudar. Además, la actuación de él es doble, pues además de interpretar al vampiro, hace el rol de un detective del Scotland Yard.Esta película ha sido considerada perdida por hace muchos años, debido a un gran incendio que ocurrió en las bóvedas de la MGM en el año 1967, donde se dice que se albergaba la última copia. Desde entonces y sobre todo en estos últimos años, ha sido un tesoro por el cual numerosos coleccionistas y fanáticos han hecho innumerables esfuerzos, buscando en todo el mundo, tratando de encontrarlo , es por eso que este filme es considerado el "cáliz sagrado" de los filmes perdidos de terror. Aunque en una escala menor, también se puede hablar de la búsqueda por los primeros filmes basados alrededor de la criatura del Golem del director Paul Wegener.
Se ha tratado a lo largo de la historia de dar pequeñas "satisfacciones" a los que quieren ver esta película, pero ninguna de ellas ha sido completamente satisfactoria y la razón es bastante simple, y es la misma razón de siempre, el no poder ver a Lon Chaney actuar. Una de estos intentos es la versión realizada por TCM el año 2002 que consiste en una lectura del guión de la película, acompañado de algunas imágenes de archivo de Lon Chaney con su maquillaje de vampiro, además de una banda sonora original. Esta últimamente sufre de lo estático del montaje y lo pesado que resulta la narración de los hechos.

Otros hablan de la película Mark of the Vampire (1935) que sería un remake basado en el mismo guión, ante lo cual sigo diciendo que no es lo mismo sin Lon Chaney. Pero ya que hablamos del remake, hablemos del director, quien dirigió ambas versiones de la película. Él es otra de las razones importantes por la cual es interesante ver esta película, pues se trata de Tod Browning, director de películas como Dracula (1931) y Freaks (1932), ambas obras maestras del cine de terror, siendo la primera un clásico inolvidable de Universal, y la segunda una película de culto apreciada como un retrato crudo y honesto de la vida de los fenómenos. Es un director sin lugar a dudas importante y con la experiencia suficiente como para poder haber dado un golpe con esta película perdida, lo cual logró, siendo esta la película más exitosa de su carrera hasta entonces.

Pero al hablar de Tod Browning, estamos hablando de un director de películas mudas, que era todo lo que había realizado en su época de la década de los 10 y los 20, varias en colaboración con Lon Chaney, principalmente en películas de gangsters y terror; se podría estar hablando de una relación especial entre ambos trabajadores, pues ambos se llevaban muy bien.
Pero Tod Browning nunca pudo acostumbrarse totalmente al traspaso al sonido, tal como le ocurrió a Lon Chaney, razón por la cual dejó de trabajar el año 1939, luego de realizar Miracles for Sale.
Tampoco London After Mindnight resulta ser la única colaboración entre Tod Browning y Lon Chaney que está perdida, entre ellas se encuentra The Big City (1928) una película de gangsters con Lon Chaney en el papel principal, cuya actuación había sido muy aplaudida.
A tanto ha llegado el fanatismo con respecto a esta cinta perdida, que incluso hay figuras de colección con el personaje interpretado por Chaney. Tener juguetes de películas que nunca has visto es algo que demuestra la cantidad de ganas (y tiempo libre) que existe a la hora de encontrar y poder ver esta película.
Si nuestros antepasados hubieran tenido la conciencia, la lucidez de guardar, catalogar y restorar las películas que iban saliendo y no tomarlas como meros instrumentos económicos (juro que es la última referencia económica que realizo, lo juro), estaríamos quizás frente a una nueva forma de mirar el trabajo de estas dos leyendas del cine mudo (y sonoro), tal vez con un poco más de respeto y admiración.
Pero ojo que no todo es pesadumbre y mala onda, pues tengo buenas noticias. Aparentemente la película ha sido encontrada, si es que creemos el testimonio de este caballero llamado Sid Terror en exclusiva para HorrorDrunx aquí. Aparentemente la película estuvo guardada en un bóveda de la Turner en Jefferson , bajo el título The Hypnotist, pero ahora ha sido movida y se encuentra perdida otra vez. Sin embargo, creo que si la gente adecuada lee ese artículo (y lo cree, pues resulta bastante novelesco), creo que es probable buscarle la pista y encontrar esa película antes que sea demasiado tarde.
Para evitar que crímenes como este sigan ocurriendo, DONEN a esta magnífica fundación, abajo pongo la información así como los premios de este Blogathon.

The National Film Preservation Foundation is the independent, nonprofit organization created by the U.S. Congress to help save America’s film heritage. They work directly with archives to rescue endangered films that will not survive without public support.
The NFPF will give away 4 DVD sets as thank-you gifts to blogathon donors chosen in a random drawing: two copies of
Treasures III: Social Issues in American Film, 1900-1934 and two copies of Treasures IV: American Avant Garde Film, 1947-1986.

Muchas gracias.

4 comentarios:

Sicpcis dijo...

Es una joyita! Buenisima!
sabes donde puedo descargarla?
Que genial que una organización esté preocupada de recuperar clásicos como este. Excelente post ;)

Gloria dijo...

Gracias por el artículo...

No entiendo como esa y otras películas de Chaney pueden haberse perdido: Lon Chaney no era un actor oscuro sino una estrella de gran éxito. Que desidia por arte de aquellos que debían haber sido los primeros en tenerla a buen recaudo (los productores).

me pregunta si la existencia de una sóla copia (la que se perdió en el incendio) no es "culpa" precisamente, de la versión sonora: ¿Creyó la MGM que la versión sonora dejaba obsoleta a la muda?

Algo parecido pasó con "The Old Dark House" (El caserón de las sombras, 1932) de James Whale: al hacerse un remake en los años 50, las copias del original fueron eliminadas: Por suerte aún quedaba una copia "enterrada" en los archivos de la Universal, gracias a lo cual fue eventualmente recuperada y redescubierta... Esperemos que haya muchas películas perdidas que tengan esa suerte.

Joe Thompson dijo...

Jaime: Por favor, disculpe mi español. Gracias por los comentarios interesantes sobre Chaney y Browning. Es triste que muchos rehacer películas fueron destruidos.

Woodpecker dijo...

Muy bueno el post, y excelente la idea de recuperar trozos de una estética que entregan pautas para el desarrollo histórico
cuidate
pd: voy a buscar la pelicula por ahí te cuento seba si la encuentro