jueves, 4 de agosto de 2011

Domino (2005)


Aquí nos encontramos con una película que no fue dirigida por Richard Kelly, sino que por el controversial y odiado/amado director norteamericano Tony Scott, hermano de Ridley Scott, conocido por su trabajo en películas como "Top Gun" (1986), "True Romance" (1993), "Enemy of the State" (1998), "Man on Fire" (2004), "Deja Vu" (2006) y "Unstoppable" (2010), entre muchas otras. No he visto todas estas, menos me puedo considerar un experto en la obra del que muchos consideran uno de los mejores artistas visuales norteamericanos contemporáneos, pero "Domino" es su cinta que más me ha gustado, pues toma riesgos y sale airoso con una historia poco convencional y que no muchos se hubieran atrevido a llevar a cabo. Después de todo, Richard Kelly le dió su toque y casi que podríamos decir que forma parte de sus intereses.
Pero... ¿cuánta influencia real tuvo Richard Kelly y qué porcentaje del éxito (desde mi punto de vista) que tiene este filme es suyo? Bueno, al menos desde mi punto de vista, la última parte del film es puro Kelly y el guión está desconstruído de tal manera que la historia resulta eficiente y logra su cometido, por lo tanto la mitad de lo buena que es, se la debemos al objeto de estudio de este mes y de este artículo. La otra mitad se divide entre la grandiosa actuación de Keira Knightley en el papel de la casa recompensas Domino Harvey, con una fuerza cerebral y corporal que parece salida de otro mundo... y de Tony Scott, cuyo estilo de filmar, de mover la cámara, de editar, de fotografiar... parece salido de otro mundo, con las imágenes dobles y los tintes extremos que llevan a la ceguera, pero que se ven bien y se sienten acorde a lo que se vive en la película, donde en un momento se hace evidente la vida desvariada y drogada que llevan.
Pues bien, la película empieza con una Domino Harvey capturada por una agente (Lucy Liu), que la empieza a interrogar sobre un incidente en la cual se ha visto envuelta, pero ella sólo se dedica a decir que es una cazadora de recompensas, pero cuando empieza a contar la historia acerca de cómo empezó a dedicarse a ser cazadora para la agencia a la cual pertenecen los personajes interpretados por Mickey Rourke and Édgar Ramírez. Se hacen conocidos como uno de los equipos de cazadores de cabezas más efectivos, pero se ven envueltos en un negocio turbio, donde el dinero de unos mafiosos es robado y ellos se ven encargados de encontrarlo y devolverlo. Entremedio de todo se ve envuelto una conspiración mundial relacionada con un niño enfermo, dos bandas de mafiosos y un productor de televisión que piensa hacerse la América siguiendo a este grupo de personajes portadores de armas de fuego.
No es una trama fácil de seguir, de un momento a otro aparecen unos diez personajes nuevos, lo que no hace fácil seguir cada una de las aristas de la complicada conspiración que rodea a Domino Harvey... un personaje que existió realmente, hija del actor Laurence Harvey que dejó su vida de modelaje para dedicarse a esto... pero obviamente la historia que se cuenta en la película no es real, está basada en su vida tanto como "Titanic" (1997) está basado en el accidente real. Incluso lo dice al inicio del filme: "Basado en una Historia Real... Casi", pero luego, al terminar la película, nos muestra a la fallecida y real Domino Harvey, sonriendo, por una milésima de segundo, como aprobando todo lo que se ha dicho y hecho con su figura, como si sintiera que se le ha hecho justicia... y creo que estaría contenta.
Sabemos que la Domino Harvey de verdad ha muerto, pero no se nos dice en la película (cuidado que empiezo a hablar sobre lo que pasa en el final), lo único que dice Domino es que está contenta y satisfecha con lo que ha hecho para salvar a la niña enferma, y que ahora se dedica a descansar... pero nosotros sabemos que va a morir a causa de su adicción a las drogas, y eso se condice con lo que ha perseguido a la obra de Richard Kelly durante toda su extensión, y hablo específicamente de uno de los elementos más interesantes de su obra: la figura del protagonista como una figura mesiánica... pero que aquí toma ribetes demasiado literales, pero que logran clarificar, de alguna forma, las otras obras de Richard Kelly.
Domino Harvey y sus compañeros se drogan en un momento específico de la película y ahí está la maldición que han recibido, ahora sabemos que van a morir a causa de esto: la cámara se distorsiona y los colores se vuelven aún más extremos, de alguna forma, justificando el resto de la película, diciéndonos que tal vez esto no es más que la drogada visión de uno o varios de los personajes de la película, tratando de hacer sentido de sus vidas. Pues bien, estando ahí, el furgón en el que viajan choca y se vuelca. Al despertar son salvados por un hombre vestido de negro y que fuma, interpretado por Tom Waits, que les explica que hay una niña que está muy enferma y que debe ser salvada, pues ella será muy importante en el futuro. ¿Cómo es que él sabe esto? Pues la pista se encuentra en las manos de este personaje, vendadas, por lo que nos encontramos ante Jesús o un representante de él en la Tierra, que les dice cuál es su misión y que deben hacer todo por salvarla. Aquí tenemos, entonces, otro de los elementos de las películas de Kelly, de la figura superior que viene a controlar o comandar a los seres humanos para llevar el bien al resto del mundo.
Por eso es que la muerte de Domino Harvey se siente tan coherente hacia el final, ella ha pagado su precio por consumir drogas, pero al menos salvó a la niña, y sus compañeros hicieron su parte al morir en la explosión de ese edificio. Domino Harvey muere feliz, nos sonríe al finalizar la película, la edición estaba consciente de que ella había muerto, todos saben que ella murió por sus pecados y por la salvación de quien nos salvará a todos después... al menos según las palabras de Tom Waits.