domingo, 19 de diciembre de 2010

Indiana es el nombre de un Perro


Esta es una reescritura de esta entrada, pero ahora como una apreciación general de la cuadrología de Indiana Jones para la Spielberg Blogathon, organizada por Adam Zanzie y Ryan Kelly.

Steven Spielberg, el hombre, el único, uno de los directores más importantes de la historia del cine. Cuando digo importante, no estoy diciendo que sea bueno, no le estoy dando un honor a fin de denigrar su verdadero talento, esto quiere decir que no soy como cualquier otro bloguero o fanático del cine y pueda decir que odie a este director ni que me guste ninguna de sus películas.
Hay muchas de sus películas que me encantan, como es el caso de "Close Encounters of the Third Kind" (1977), "Jaws" (1975), "Duel" (1971), "The Color Purple" (1985), "Saving Private Ryan" (1998), "Catch Me if You Can" (2002) y por sobre todas esas "Jurassic Park" (1993) (Dios, incluso me gusta "Artificial Intelligence: AI" (2001) y "War of the Worlds" (2005), que se encuentran entre sus películas más popularmente odiadas), entre otras muchas que ha producido (lástima por lo de "Transformers" (2007) y secuelas eso sí, ugh), pero ninguna de ellas llega a la maestría técnica y de guión que son las cuatro partes de Indiana Jones, todas dirigidas por este mundialmente reconocido director (cuya tercera parte es, particularmente, la obra maestra de este director).

Lo interesante de estas películas son los objetos que buscan y, finalmente, es la calidad del McGuffin la que da a conocer la calidad de la película, es decir, si lo que busca Indiana junto a sus colegas, amigos o chica de turno es lo suficientemente profundo e interesante, la película es profunda e interesante. Obviamente el McGuffin no es lo importante, ya lo decía Hitchcock, es solamente el elemento que mueve a los personajes y los lleva a través de la aventura a relacionarse con otros y a la vez reflexionar sobre su propia condición humana. Sin embargo, en las películas de Indiana Jones el McGuffin, al ser generalmente un elemento sobrenatural, dan la posibilidad de entrar en conversaciones más profundas acerca de lo que es real, la magia, la mortalidad, elementos realmente interesantes y que son tocados con mucha atención en estas películas.

El otro elemento que caracteriza a estas películas son, como ya se ha mencionado de alguna manera, las relaciones que forma el personaje interpretado por Harrison Ford con quienes sean sus compañeros de turno en el viaje, y que también hablan de la calidad de cada cinta de acuerdo a la calidad de los acompañantes. Es decir, si los diversos personajes que vienen a involucrarse de alguna manera con Indiana Jones vienen a suplir una falta en el carácter de él, son buenos personajes y sirven para la trama.

Si partimos con "Raiders of the Lost Ark" (1981), tenemos que el McGuffin es el Arca de la Alianza, objeto cuyo poder no es claro en ningún momento de la película, dejándonos con el misterio hasta el final, que cuando llega puede ser sorprendente, pero no realmente entendible al cien porciento. La compañera de Indiana Jones en este caso es Marion Crane, también conocida "la chica" que tanto he criticado en películas de ciencia ficción y muchas otras en general, más conocido informalmente como "love interest", que para lo único que sirve es para que Indy tome decisiones estúpidas, arriesgándose por ella, cuando realmente no lo haría si piensa uno segundos. Pero, finalmente, sí le da un carácter sentimental a la obra, la cual resultaría seca con su ausencia.

Seguimos con "Indiana Jones and the Temple of Doom" (1984) para encontrarnos con que estamos ante la peor Indiana Jones de todas, pero eso es como decir que este es el peor cojín de una cama porque tiene un poco menos de relleno. Aquí el lugar (el templo) es descubierto por casualidad y las rocas mágicas, el McGuffin, no eran lo buscado desde el inicio, sino que fue una petición hecha a Indy como "héroe del momento". Los acompañantes son irritantes, pues la mujer es inútil, gritona y bastante fea, así como elniño (genial en los Goonies, pero aquí desagradable como un golpe al estómago con una bola de boliche), que no hace nada más que meterse en problemas. Sin embargo, estamos ante una película con escenas memorables, grandes escenas de acción y excitantes batallas.

En "Indiana Jones and the Last Crusade" (1989), el objeto (o MacGuffin) buscado es el Caliz Sagrado, donde José de Arimatea puso la sangre de Jesús cuando éste murió en la Cruz, la misma que fue usada en la última cena. Las cruzadas en la Edad Media, nominalmente trataban de recuperar este artefacto sagrado que tendría el poder de conceder la inmortalidad a quien bebiera de ella, por eso la película es denominada "la última cruzada". Es un objeto demasiado interesante, pues es uno de esos mitos-objetos-búsquedas que me apasionan en serio, casi tanto como la Fuente de la Vida o el Monstruo de Loch-Ness.
Lo interesante de esta película, comparándola con las anteriores y la que le sigue es la riquísima relación que existe entre Indiana Jones y su padre Henry Jones. En contraste con las otras películas, la relación es de entendimiento y descubrimiento mutuo, un tiempo de comprensión, oportunidades para volver y enmendar una relación que nunca fue buena entre ambos, pudiendo entender los conceptos que ambos tienen con respecto a la arqueología. Además cuenta con las mejores escenas de persecusión, acción y espionaje de todas las películas de Indiana Jones, sin que en ningún momento lleguen a ser ridículas o tontas.

Terminamos con "Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull" (2008), la más odiada pero, mi segunda favorita de toda la serie. Esto es porque repite (de alguna manera) la fórmula de la película anterior, juntando a padre e hijo (Indiana y Mutt) para una aventura que conlleva un descubrimiento por parte de ambos de sus roles personales. Resulta ser además el viaje más numeroso de Indiana, con cinco o cuatro personajes viajando con él a cada momento, haciendo de todo una experiencia tremendamente completa en cuanto a sentimientos y vivencias. El problema viene del objeto buscado, la Calavera, cuyo verdadero poder es confuso y decepcionante al llegar al final, pero siendo honesto es su única y verdadera falla.
Esta serie de películas guarda un lugar especial en mi corazón, al menos cada vez que dan una de ellas termino viéndola hasta el final, así soy pues, me gusta repetirme lo bueno.

4 comentarios:

[Neuromante] dijo...

Totalmente de acuerdo en lo q dices respecto a cada pelicula, de hecho, para mi la ultima cruzada es la mejor, luego la primera y la cuarta en un mismo escalon y por ultimo la segunda que es ahí nomás...
Son grandiosas peliculas de esas que no puedes dejar de ver cuando te las encuentras, he visto muchas pero demasiadas veces la ultima cruzada.

Por cierto, la guerra de los mundos es super buena pelicula, me encanta. xD

Saludos.

Jaime Grijalba dijo...

Neuro: Tengo las películas EXACTAMENTE en el mismo orden que tú.

Diego dijo...

En mi caso el orden de mis películas favoritas es:
>En busca del Arca Perdida
>La última cruzada
>El templo de la perdición
>El reino de la calavera de Cristal

En mi caso no me parecio tan mala esta última pero no creo correcta la idea de hacerlo casarse y mostrar su hijo en la misma película. No sé, lo vi como mala planificación (o, en mi más despectiva pero humilde opinión, como que tomaron la idea de un fanfiction...). Por supuesto, la vi en un bueno de 12 horas de viaje, así que mi opinión queda afectado también (realmente tengo que verla otra vez)

[Neuromante] dijo...

Yo por mi parte encontre bueno que se casara.. osea pensando casi como para cerrar la saga... pero cuando me voy enterando que se viene otra jajaja.

En todo caso entretenida la Calavera de Cristal, a pesar de unos cuantos errores geograficos y esas cosas.