viernes, 25 de febrero de 2011

#8 - Toy Story 3 (2010)

Toy Story 3 (Lee Unkrich)
Disculpas a quienes leyeron mi párrafo en la lista de las mejores películas del 2010, tomo algunas ideas de ahí.
Desde que se instauró esta nueva norma de tener 10 películas como nominadas a Mejor Película, de entre todas las categorías, prácticamente se hizo por el año 2008 y dos películas que merecían ser nominadas y que no tuvieron el placer de serlo debido a diversos factores como lo poco popular de sus géneros. Hablo específicamente de "The Dark Knight" (2008) y "WALL·E" (2008), de Pixar. El año pasado la segunda obra maestra de Pixar, "Up" (2009) estuvo nominada a mejor película y terminó ganando dos Oscar, a Mejor Película Animada y Mejor Banda Sonora. Desde entonces podemos decir que uno de los lugares está reservado para Pixar (o cualquiera sea la película animada del momento con más poder).
Sin embargo, ese puesto no es un puesto real de posibilidad, así como lo son la mitad de las películas nominadas, y entre las cuales no tienen ninguna posibilidad SIEMPRE va a estar la animada entre ellas. ¿Por qué? Pues por el simple hecho de que es una película animada y no una seria, peor aún cuando es una comedia, de las cuales no se premian desde hace tantos años que uno se pregunta si la Academia sabe reír o sólo llorar. "Toy Story 3" no tiene ninguna posibilidad de ganar el Oscar a la Mejor Película, pero es una de las que más se lo merece en todos los aspectos posibles.
Para partir, tenemos que decir que se trata de una secuela, forma parte de una serie y es la tercera parte de la misma. ¿Cuántas terceras partes pueden contar que sean buenas e incluso mejores que sus predecedoras? Porque lo estoy diciendo aquí y ahora, que esta película es mejor que "Toy Story" (1995) y "Toy Story 2" (1999), de hecho la segunda parte siendo la más inferior al caer demasiado en el juego de ser "para los niños", mientras que la primera mantiene un nivel de seriedad argumental increíble para un filme animado de mediados de los noventa. Pero, ¿qué es lo que hace a esta película la mejor de la trilogía? Pues principalmente su historia.
La película parte con una enorme fantasía, un western mezclado con una aventura de ciencia ficción, dinosaurios incluídos, protagonizada por nuestros juguetes, pero imaginado por Andy, el dueño de todos los juguetes y, hasta ahora, el único motor que los ha llevado a mantenerse unidos y ser los mejores juguetes que hemos conocido. Pero ahora Andy está grande, va a partir a la universidad, muchos juguetes ya no están, han sido vendidos o se han perdido o lo que sea, pero queda Woody y Buzz, nuestros protagonistas y amigos para siempre. Entramos a la historia en sí cuando los juguetes están en medio de un plan para que Andy vuelva a jugar con ellos, el cual falla, obviamente. Andy decide meter los juguetes en el ático, menos a Woody, a quien pretende llevar a la universidad, pero la madre equivoca la bolsa por basura, de la cual logran escapar, sólo para decidir irse en una caja a Sunnyside, un jardín infantil.
Llevados en una caja por la madre de Andy, llegan a este lugar lleno de juguetes, donde son bienvenidos por Lotso, un oso de felpa con olor. Él les hace un tour por todas las locaciones para finalmente dejarlos en una sala con niños especiales, que cuando llegan toman a los juguetes y los destruyen y tratan mal. Eso sí, antes de eso, Woody logra escapar de Sunnyside bajo la excusa de que debe volver con Andy, mientras que los otros creen que su dueño simplemente quiso deshacerse de ellos. Finalmente tenemos entonces una película en la cual nuestros juguetes favoritos se encuentran con cada vez más obstáculos para poder salir de Sunnyside, la cual se ha convertido en una prisión, de la cual el guardia es Lotso, un oso que tiene terribles problemas de humor.
Entonces, ¿es la mejor de la trilogía? Siendo lo suficientemente honesto conmigo mismo, he dicho muchas veces que ninguna película me ha hecho llorar, y que seguramente la que lo logre se llevará el premio a la mejor película de la historia del cine (puesto hoy ocupado por "Donnie Darko" (2001), que aunque no me hizo llorar, sí me quitó el sueño por más de un año). Esta película estuvo a segundos de lograr que aquella lágrima traicionera saliera por el rabillo de mi ojo y, por eso, se merece que sea llamada la mejor película animada del 2010 y la mejor Toy Story de lo que llevamos de saga.
Es que a estas alturas Pixar ya no tiene forma de equivocarse, pues hasta sus secuelas años y años después de las originales las sabe hacer bien, pues logran construir tramas inteligentes y creíbles, incluso pertinentes a un género, como es el de la película del escape de cárcel. También logra combinar de manera perfecta el drama con la comedia, con momentos como el de Señor Cara de Tortilla (más risas imposible), el Buzz Español y otros como cuando todos los juguetes se toman de las manos y ven un brillante y a la vez oscuro futuro.
Una cosa que me impresionó de sobre manera fue la tremenda fluidez que presentó la película de inicio a fin, lo mismo que con los colores, completamente vivos, incluso en sus momentos más oscuros, nunca tratando de engañarnos o algo parecido con trucos de animación como no mostrar la cara o dejar cosas fuera de plano. Todo el esfuerzo está puesto en tener lo mejor de lo mejor para nosotros y eso es lo que obtenemos, una de las mejores cintas Pixar de todos los tiempos y la mejor de toda la saga, no me canso de repetirlo.
Pese a todo, tiene algunos momentos flojillos (productos devirados del ser parte de una saga con personajes establecidos que pueden disgustar con tanto tiempo), pero no le quita su casi perfección y brillante ejecución. Pese a todo eso, el único premio que va a llevarse a la casa estos monstruos de Pixar será el de Mejor Película Animada. Qué pena.
9/10