martes, 26 de octubre de 2010

#26 - Leatherface: Texas Chainsaw Massacre III (1990)

El domingo se acerca peligrosamente, mi rostro quiere despegarse de mi cuerpo y caer por el pozo más profundo de la tierra, pues el miedo, el horror y lo horrible que va a ocurrir ese día será traumante, tanto así que preferiría que mi mente se desligara de mi cuerpo y así poder volar fuera, lejos de este mundo cuyos portales malignos se han ido abriendo uno tras otro a lo largo de este mes. La película de hoy se relaciona de alguna forma con lo que siento, James Rolfe en su Cinemassacre's Monster Madness, que con cada año demuestra su amor por el género de manera increíble, nos habla de esta secuela acá, de la cual he visto sus dos partes anteriores. Yo la veo y la critico.
"The Texas Chainsaw Massacre" (1974) es una de las mejores películas de la historia y una de las mejores películas de terror de siempre, es ese el poder que tiene este filme para dejarte la piel de gallina y un sentimiento de vacío estomacal que proviene del horror más visceral al que puede verse expuesto el ser humano, el horror de la posibilidad real. ¿Cuántas veces pudo haber ocurrido una cosa así en medio del desierto de Texas sin que nadie se haya dado cuenta? La secuela, dirigida por el mismo director, el incansable (hasta ahora) Tobe Hopper, aunque claramente es menos chocante no por eso resulta ser menos controvertida, llena de sangre, pavor y muchos otros elementos que se mezclan con un tono humorístico general que la hace mirable e incluso repetible en algunas circunstancias.
Esta tercera parte, es harina de otro costal. Primero, no contamos con Tobe Hopper, que se encontraba filmando la grandísima e infravalorada "Spontaneous Combustion" (1990), luego no contamos con nadie del elenco original y por último la trama termina siendo más parecida a un slasher que a una película de la serie Texas Chainsaw Massacre. Pues mientras en la primera todo era de carácter documental y la trama se desviaba por el lado más social, y la segunda parte ingresaba el elemento de la venganza, esta tercera parte no aporta nada nuevo y se queda estancado, algo que le pasaba a la mitad de las películas de la serie Viernes 13.
La historia es así, una pareja viaja en auto y es atacada por la familia de caníbales/dementes/demoníacos entre cuyos miembros cuenta el famoso abuelo inmortal, una madre que habla por un hoyo en el cuello, una niña satánica, Vigo Mortensen antes de ser Aragon y uno que recorta revistas porno en su tiempo libre. Es la familia más agradable que he tenido el agrado de conocer. Son tan hillbillies, pero al menos no caen en incesto... creo.
Cae en los mismos temas familiares de las otras dos entregas sin aportar nada nuevo y sin personajes realmente queribles. Eso aparte de matar a personajes presentados hace cinco segundos y que podrían haber resultado muy interesantes. Se la farrearon. Eso aparte de la alarmante falta de sangre, pese a ser una secuela hecha en los años 90, donde todo era un poco más permitido, pese a que la primera película no tiene casi nada de sangre, pero aquí podrían haberse lanzado y el miedo se los impidió. Mal.
5/10