lunes, 4 de octubre de 2010

#4 - The Cyclops (1957)

Y cuando se entra en los años 50 es difícil salir, como vemos en la película de este día, que James Rolfe recuerda con mucho agrado en su video de la Cinemassacre Monster Madness que pueden ver acá. Mientras ven unas cuantas imágenes sobre este cíclope que no tiene nada que ver con el de la mitología, la critico.
Esta es una buena película. Eso es tan buena como puede ser una película de bajo presupuesto sobre un lugar en Méjico que es tan, pero tan radioactivo, que todos los animales que viven ahí son gigantes: ratas, águilas, iguanas, lagartijas, personas... Sí, personas, si pasan más de una semana, el elemento radioactivo empieza a ser absorbido y empiezas a crecer exageradamente, como le pasó a nuestro coloso cíclope, un hombre que cayó en su avión y cuya cara quedó deforme (sin un ojo) por lo tanto creció hasta parecer un cíclope.
La historia de esta película es la de la esposa de este hombre que se accidentó y que lo busca, desafiando las duras leyes de Méjico que le impiden viajar a ese lugar. La acompañan su piloto de avioneta, un doctor que fue amigo del accidentado (y que no puede evitar sentir cositas por nuestra protagonista) y Lon Chaney Jr. que está ahí para ser el mejor personaje de la película, uno al que llegamos a odiar desde el fondo de nuestro corazón.
El personaje de Lon Chaney Jr. es simplemente desagradable, lo único que quiere es conseguir el máximo provecho de todo lo que se hace y luego salir arrancando ante la menor señal de peligro. Aquí actúa de manera eficiente, logrando su fin, que es el de provocar el disgusto tanto de los personajes dentro de la película y que deben convivir con él, como hacia nosotros, que lo odiamos y lo único que queremos es que se muera lo más pronto posible.
La película se cae en detalles gravísimos, pero que devienen principalmente del bajo presupuesto. Primero, los animales gigantes pudieron haber estado mucho mejor, obvio, como en cualquier otra película. Segundo, la película no tiene el suficiente tiempo con el monstruo final: el cíclope, que grita y grita pero no hace mucho más, la amenaza nunca se hace realmente amenazadora. Tercero, al parecer la mujer nunca hace explícito su descubrimiento de que el monstruo que acaban de encontrar es su esposo.
Pero bueno, la calidad de la historia es buena y dentro de sí misma tiene mucha, demasiada lógica para ser una película de serie B común y silvestre.
5/10