jueves, 7 de octubre de 2010

#7 - Frankenstein - 1970 (1958)

Ha pasado así una semana de la locura de Halloween de Exodus, es una sacrifico para esta alma el ver estas películas minutos antes de dar las doce de la noche del nuevo día, antes de no poder cumplir con mis auto exigencias que lo único que harán será decepcionarme cuando no pueda cumplirlas, tal vez, el próximo lunes, o el 15-16 de este mismo mes. Pero bueno, seguimos en los años 50, particularmente en el 1958 y somos testigos de una nueva película de Frankenstein con Boris Karloff, tal como nos dice James Rolfe en su Cinemassacre Monster Madness, cuyo video pueden revisar acá.
Partiré esta crítica diciendo que aún no me decido y no creo poder hacerlo. ¿Bela Lugosi o Boris Karloff? Con esta película me pasó lo mismo que con "The Return of the Vampire" (1944), me convencí de lo bueno que es Karloff actoralmente y vería cualquier cosa que él haya hecho. Se ha vuelto un actor favorito, otro más para la larga lista que se actualiza casi diariamente con actores que pueden ser serios, callados o exagerados, todo depende. Sobre la película, desde hace un rato que vengo leyendo sobre esta, es una propuesta interesante: Karloff haciendo del Doctor Frankenstein y no del monstruo de Frankenstein, viejo y ambientado en el futuro. Me he mantenido alejado por dos razones, uno por la falta de accesibilidad a la película y la otra por que las críticas son pésimas.
Pero el hecho de que tocara esta película para hoy me ha obligado a verla y puedo decir que no me arrepiento. Presenta una de las mejores facetas de Karloff actoralmente: la posibilidad de explayar su calidad vocal y a la vez constantes tics, manerismos que añade a cada uno de sus personajes, los cuales nunca serán perfectos... eso aparte de cualquier signo de maldad intrínseca que tengan, siempre tienen un problema: cojean o son mudos o lo que fuera, su maldad se transmite exteriormente de manera visual y fisiológica.
Pero vamos a la historia de esta película. Han pasado 200 años desde que el caso Frankenstein ha pasado, es decir, cuando el doctor creó al monstruo. Para eso, un equipo de filmación se ha trasladado al castillo de Frankenstein y le han pagado al último heredero (Karloff) para que puedan filmar ahí. El dinero es usado para pagar una máquina de energía atómica que le daría a este científico la energía suficiente para revivir al monstruo que creó su bisabuelo y que ha desenterrado. La película se estructura a través de las operaciones que realiza Karloff para crear este monstruo y de las cosas que pasan cuando este monstruo vive.
La película tiene muchos problemas y el más claro de todos es el monstruo. Es como si a un hombre en un traje anti-radiación lo hubieran empezado a envolver con papel maché. Es ridículo, lo mismo que algunas situaciones, pero todo esto lo salvo por el hecho de ser la primera película de todo lo que llevamos que es capaz de asustarme un poquito. Esto pasa cuando vemos al monstruo realizar su primer ataque, como que dije "uy" y salté medio milímetro. Es lo mejor que ha pasado en todo lo que llevo, por eso lo destaco.
Posibles lecturas hay. Pero creo que puedan ser un poco ofensivas o demasiado condecendientes. Puedo prefigurar que Frankenstein quiere demostrar su hombría a través de la construcción de este nuevo monstruo, pues ha quedado destruída por los nazis (¿lo violaron?), ya parece no tener el antiguo encanto sobre las mujeres y se siente celoso de su mayordomo, a quien convierte en el monstruo, tal vez enamorado de él, o qué sé yo, estoy especulando. De algo está claro, hay un fenómeno de amor incestual entre él y su antepasado por la forma en que acaricia y mira el busto de su bisabuelo.
Bueno, todo eso hace un bonito paquete que vale la pena ver y que tiene muchos errores, fallas y cosas parecidas. Creo que si disfrutamos de la actuación de Karloff en sus monólogos extensos, creo que la podemos disfrutar de manera completa.
7/10