viernes, 9 de octubre de 2009

#9 - The Man They Could Not Hang (1939)


Otro día, otra película, una que de verdad no sabía nada, todo gracias a Cinemassacre en su crítica maestra. Vamos a la película cabros.
Boris Karloff hace de científico bueno que se transforma en científico loco, parece una historia poco original, pero son sus otros elementos los que lo vuelven interesante. Él trata de crear una máquina que reviva a los muertos, por lo que uno de sus estudiantes se ofrece para el experimento, dejándose morir en sus manos para que empiece el procedimiento. Sin embargo, la enfermera ayudante del doctor, lo denuncia a la policía diciendo que está asesinando a un hombre. Cuando se encuentra en el proceso de volverlo a la vida, llega la policía y se lo llevan, impidiendo terminar su trabajo, culpándolo de asesinato.
La actuación de Karloff llega en este momento a su punto álgido, en las escenas de la corte mientras responde las preguntas, tratando de explicar cómo era el procedimiento y cómo el hombre que mató era un simple voluntario. Los abogados y el juez se muestran duros y fieros, así como el jurado que no logra comprender el asesinato que ha cometido "por el bien de la ciencia". Es declarado culpable, pero antes de irse decide dirigirse a la corte, trat{andolos de estúpidos y de cómo han perdido la oportunidad de salvar miles de vidas matando al único que puede salvarlas. Es finalmente condenado a la horca.
El horror empieza cuando su cuerpo es retirado, pues fue donado a la ciencia, y vemos cómo su ayudante ocupa la misma máquina de resurrección en el doctor, volviéndolo lentamente a la vida. En sus ojos podemos ver las ansias de venganza que tiene así como la furia que tiene contra quienes lo incriminaron. El descenlace es rápido, luego de una tremenda construcción, lo cual nos lleva a pensar en "Saw", por la forma de su venganza.
La película es un gran estudio de personaje, pero en cuanto a las muertes y el horror se queda corto, por eso le pongo un 8.
Pueden verla acá: