jueves, 20 de septiembre de 2012

100 Días de Terror - Nº 59: Resident Evil: Apocalypse (2004)

Placer Culpable, por Jaime Grijalba.
Todavía recuerdo el día en que vi por primera vez la segunda parte de la franquicia basada en la serie de videojuegos de Capcom. Fue una noche mágica, una noche memorable, un momento que se mantiene entre mis idas al cine más inocentes, entretenidas y simplemente impresionantes de mi vida cinéfila (que en ese entonces, aún no empezaba, pues como muy pocas personas fanáticas del cine, este me empezó a importar e interesar a un nivel más alto un par de años más tarde). Pero pese a todo el conocimiento obtenido, las horas y horas de cine vistos, consumidos, analizados, desechados y vanagloriados, simplemente no puedo dejar de pensar cada cierto tiempo en ese momento mágico en el cual vi una película de terror con 14 años en el cuerpo con tan sólo una expectativa: tratar de linkear todo lo que pudiera a la narrativa de los videojuegos que yo tanto quería y me obsesionaba. Iba con mi hermano, un experto en estos juegos, alguien que me gana en mi obsesión y con quien disfruté la película a grandes rasgos, y que debe ser la razón real para que esta me gustara tanto y saliera con un sabor rico en la boca, como si me hubiera dado un festín, para algunos un festín un tanto asqueroso, pero que para mí era como el mejor bistec que hubiera comido en mi vida.
La película gana todos sus puntos conmigo al basar la mayor cantidad de personajes, monstruos, lugares y situaciones de mi juego favorito de la saga, el Resident Evil 3, que nos da una gran cantidad de lugares, además de una sensación de cierre de muchas líneas de tiempo históricas que rodean al virus T, los monstruos, su origen y la ciudad que los rodea: Raccoon City. Gracias a dios esta película ocurre en una Raccoon City bastante similar a la que aparecía en los juegos, y eso se lo podemos agradecer seguramente no a una decisión de producción, sino al director que se preocupó personalmente de imitar lo más cercanamente posible los elementos de la saga que seguramente desaparecieron y estuvieron completamente ausentes durante la primera parte de esta saga. Tomando también algunos sustos, elementos narrativos, movimientos de cámara, armas, personajes y situaciones de los tres primeros juegos de la saga, esta secuela sigue siendo la más leal y la más divertida de la serie por la simple razón de que en el cine me pasé toda la película hablando con mi hermano acerca de lo increíble que era ver a un Némesis de carne y hueso, vivito y coleando, diciendo "STARS" y toda la cosa, eso hacía de la experiencia algo especial.
Es una película fallida en muchos aspectos, y estos los puedo ver claramente en muchas partes. Tiene problemas de guión, de lógica y de muchas cosas, se ve sucia e imperfecta, como si fuera hecha por un equipo de guerrilla filmmaking dando vueltas y gritando siguiendo a los zombies en sets construidos a veces perfectamente y otras veces que parece que el cartón piedra se va a caer. Pero creo que es aquí donde tenemos la diferencia con el resto de las películas, se ve sucia e imperfecta, y creo que ahí está la gracia y lo que me atrae tanto de esta película: no es una belleza técnica y cinematográficamente interesante... porque no necesita serlo. Es una película entretenida, con sangre, zombies, monstruos y guiños para los fanáticos de la serie, nada más, y por eso lo disfruto y sigo disfrutando mucho más que cualquier otro número. Es un verdadero placer culpable.
8/10