martes, 25 de septiembre de 2012

100 Días de Terror - Nº 64: Feast (2005)

¿De verdad hay dos más?, por Jaime Grijalba.
Cuando esta película terminó en el sótano del Bar Ático en una de las muchas maratones Madhouse, lo único en lo que podía pensar era en que esta película tenía dos secuelas, que supuestamente eran (aún) peores. No puedo creer qué clase de pecados contra el cine realizan estas películas, porque ya debo decir de entrada que esta película me pareció  muy poco interesante, muy poco jugada y casi imposible de ver durante la mayor parte de su extensión. Es una película insulsa que trata de hacerse pasar por inteligente, innovadora, rimbombante y cool, pero es mas bien todo lo contrario. Trata de adaptar algo del tono Tarantino en un filme que no puede estar más alejado de esa dirección, guión y estilo en general, poniendo al principio a un héroe que es asesinado inmediatamente para ser reemplazado por una protagonista de repuesto (en esta sección me pregunté si no terminaría siendo una comedia al estilo de "The Cabin in the Woods" (2011) era una comedia, pero no, sólo esos pequeños y extraños momentos de rompimiento de la cuarta pared tenían su lugar y no eran mencionados otra vez. La película no es una comedia... y si lo era, fracasa tremendamente al tratar de hacer chistes sobre las situaciones que viven los protagonistas.
Bueno, la cosa es que la historia parte con un grupo de personas que se quedan encerradas en un bar en medio del desierto, es entonces cuando aparecen de en medio de la nada un montón de monstruos mutantes con altos poderes reproductivos y multiplicadores que empiezan a acechar al grupo, matándolos y luego comiéndoselos en gráficas secuencias. Todo bonito y convencional, esto es hasta pasado cierto momento de la película en la cual, tal vez por una falta de presupuesto, flojera directorial, o simplemente torpeza técnica desde todo punto de vista posible, toda la película se va a oscuras o al claroscuro más oscuro y poco informativo de la historia del cine. La mayor parte del tiempo no sé con qué personajes me encuentro (y no es que me interese mucho tampoco, pero bueno), no sé en qué lugar están, qué están haciendo... y eso es muy malo para una película que quiere terminar en un cliffhanger y luego dar lugar a secuelas... quiero decir, cómo esperan tener secuelas si nunca queda completamente claro qué es lo que pasa en las otras cintas. Un completo desastre, pero donde se agradece la preferencia de los monstruos con prótesis, maquillaje y sangre real por sobre lo digital. Vamos, que como producción independiente de terror, cumple mucho en el sentido técnico del horror per se.
5/10