martes, 16 de octubre de 2012

#16 - The Devil-Doll (1936) (Nº 85)

Hoy tenemos una nueva película de Tod Browning, salida de la lista de cintas de terror que aún no he visto. El terror me tiene cansado y ya oficialmente hemos pasado la mitad del mes. He tenido muchas buenas memorias y buena suerte, vamos que podemos terminar esto en una nota altísima. Leamos la crítica.
Hay un concepto muy interesante y provocativo para una cinta de la época, pero que no se explota completamente al ser llevado hacia otros cauces debido a la necesidad de drama, melodrama y tragedia de parte de cierto tipo de películas del Hollywood de esos años. Tenemos dos hombres que se han escapado de la cárcel, uno de ellos que tiene un pequeño invento: muñecos hechos con materiales vivos, que en definitiva se comportan como miniaturas conscientes, movibles y controlables de animales, personas u otros. Este cientñifico tiene un plan para vengarse de aquellos que lo pusieron en la cárcel, vistiéndose de señora anciana para vender esos muñecos como inanimados y finalmente ir planeando incursiones nocturnas de estos pequeños monstruitos para robar, atacar, matar, paralizar, y tantas otras cosas para forzar una confesión de parte de ellos. También metido en el asunto está el querer juntarse nuevamente con su hija, que lo odia profundamente debido a la vergüenza en que la ha dejado al caer en la cárcel. Lamentablemente, esa trama dramática está tan bien actuada y resulta tan atractiva de tantas maneras, que durante mucho tiempo resulta cien veces más interesante que todo el asunto con las personitas pequeñas.
Es una lástima que suceda así, pues los efectos especiales para la época son impresionantes, usando chroma key (de iluminación, algo dificilísimo en la época e incluso ahora) para realizar las miniaturas y la forma en que estas se mueven en el escenario resulta completamente revolucionario para la época, sobre todo para unos años en que la stop motion y modelos de "King Kong" (1933) se consideraron los mejores y los más importantes hechos hasta la fecha. El problema es que nunca llegamos a comprender completamente cómo es que funcionan estas máquinas o seres vivos o sea lo que sean, no hay una explicación satisfactoria, ni siquiera mágica para satisfacer mi curiosidad. En ese sentido me siento decepcionado de los elementos que más buscaba en esta película, y esperaba, finalmente, mucho más de Browning, pero qué se le va a hacer, nada es perfecto. Sin embargo, la técnica, las actuaciones y el drama son interesantes como para tener un producto competente entre manos.
7/10