jueves, 25 de octubre de 2012

#25 - The Gate (1987) (Nº 94)

Seguimos avanzando por los locos años 80 de la mano de James Rolfe en su Cinemassacre's Monster Madness, donde le ha dado por revisar películas que por sobre todo toman más en cuenta los efectos especiales que la trama... y, después de todo, se trata de los años 80, así que no podemos negar nada y simplemente aceptar todo. El terror de 5 días que nos quedan se avecinan y muestran su fea cara. Aquí les dejo el video de su crítica, y yo por mientras, la critico. Sigan leyendo.
 No hay que negar que en el centro de "The Gate" hay un afán comercial por realizar una película entretenida, que de mieda, para los niños y a la vez violenta, esto es justo en el tiempo en el cual recién se estaban probando los límites de los ratings de las películas, con la aparición de las cintas prohibidas para menores de trece... a menos que sean acompañados por un adulto, lo mismo las para menores de 17, en companía de un adulto. Era difícil encontrar una película de terror o violencia que fuera prohibida completamente para menores de 17, sobre todo porque ellos son uno de los públicos objetivos más claros, sobre todo en cintas como esta, que nos sumerge en un mundo donde los niños toman el control del asunto y tienen que derrotar a unos malos que poseen, comen, muerden y hasta matan para lograr entrar a nuestro mundo, y todo esto acompañado de buena cantidad de sangre, entonces no se trata solamente de que la película esté mal pensada, sino que estupendamente bien pensada, yendo tal vez un poco más allá de lo que podría haber ido, pero esa es, finalmente la gran gracia de la película, pareciera dispuesta a casi todo con respecto a la trama y sobre todo a sus protagonistas: un grupo de niños y adolescentes. La trama parte lenta, con el descubrimiento de una roca en el patio de una casa en los suburbios, los niños que la encuentran la estudian y por accidente logran abrir un portal a criaturas malignas demoníacas que tratarán de apoderarse del mundo sacrificando a dos seres humanos.
De la puerta infernal salen estos monstruos pequeñitos que logran apoderarse y formar cuerpos de personas conocidas para atrapar y engañar a los niños, para volverlos locos y luego llevarlos al sacrificio. Estas criaturas están grabadas con perspectiva y de manera especial, mezclando todo con stop motion para hacerlo uno de los ejercicios de fluidez y miniaturas más impresionantes de los años 80. Se suceden una gran cantidad de eventos en los cuales los niños tratan de cerrar las compuertas que llevan a ese mundo infernal leyendo desde la Biblia, todos esos intentos fallan para dar lugar a un final que no fue tan arriesgado como sí lo fue el resto de la cinta, matando y destrozando a izquierda y derecha sin mirar a quién ni la forma en que los niños llegarían a verla. Los efectos especiales son de primer nivel, pero tiene un final que decepciona, así como una trama que parte muy lento para llegar a lo que realmente interesa. Sin embargo, está medianamente recomendada por todos los avances técnicos que pone en escena y por su aproach arriesgado a todo el asunto de las audiencias y qué es lo que esperan. Una gema olvidada.
7/10