jueves, 18 de octubre de 2012

#18 - Ye ban ge sheng (1937) (Nº 87)

La película para el día de hoy me tiene fascinado y a la vez consternado. Es la primera película de terror que veremos que no es de Estados Unidos y que no fue hecha con Estados Unidos en mente (como "Joey" (1985)  claramente lo era), así que me interesa de sobremanera, y también el hecho de ver una película hecha en China tan antigua y, más encima, de terror. Esta fue sacada de la lista maestra de películas de terror que tengo que ver, y que como siempre es seguida de manera cronológica. Vamos a la crítica.
Aquí contamos con una historia con estética oriental y a la vez un interés por tener una trama complicada y rebuscada dentro de su misma forma de contarse. Tenemos una atención especial a los lugares en que transcurre la acción (hay un travelling cerca del inicio del filme, donde nos muestran el teatro donde va a ocurrir la mayor parte de las escenas, teniendo tomas largas de rincones y lugares arruinados, entregándonos una pausa y un interés visual gracias a lo interesante de las imágnees encuadradas), además de una fotografía en blanco y negro exquisita, que la edad no hace más que realzar en cuanto a lo que queda a la luz y lo que se ha oscurecido, teniendo un claroscuro, zonas de sombra y de luz que recuerdan a las películas del expresionismo alemán, y de alguna forma esta cinta china viene a resumir la breve historia del cine de terror de manera visual y a veces temática gracias a las grandes escenas y melodramáticas secuencias de trama, algunas de sus páginas son sacadas de cintas anteriores de terror. La influencia acá es clara, sobre todo de parte de las películas de Universal y en específico las de Frankenstein (tanto la original del 1931 como su secuela de 1935). El director toma los mejores elementos de aquellos lugares y los pone en escena de esta Midnight Song.
El asunto es que, por lo menos, no se queda sólo en la referencia de cintas que son clásicos del cine de terror ya para ese entonces, sino que también logra poner en escena elementos narrativos y visuales que serían replicados en el futuro. Tenemos la figura del deformado a causa de un accidente y que es considerado inhumano, tratamiento y maquillaje que se verían replicados en la muy posterior cinta de David Lynch, "The Elephant Man" (1980), incluyendo el parlamento de que no es una bestia ni un animal, sino que es un ser humano. La película trata de un grupo de teatro que viene a realizar una ópera a un teatro derruido y a mal traer, en ese lugar, escondido se encuentra un ex cantante y actor de ópera que vino a hacer una gira a ese lugar, la cuestión es que ahí se enamoró de una muchacha, pero por ser del Kuomingtang, fue apaleado ferozmente por revolucionarios del Partido Comunista, resultando en quq quedara completamente deforme. Un cantante de la troupe nueva que ha llegado, tiene problemas para cantar, por lo que es ayudado por esta figura escondida, quien le pide ayuda para volver a contactarse con su amada. Es una historia clásica y melodramática sobre equivocos y que termina en un molino en llamas.
Es muy recomendable para ver la forma en que la influencia del cine de terror del mundo llegaba a la China pudiendo crear sus propias obras audiovisuales, la historia resulta interesante y es compleja en cuanto a la cantidad de flashbacks que ocupa para contar parte de los trasfondos de lo que sucede (algo revolucionario para la época, debido a su larga extensión). La cinta puede sentirse larga por esos mismos momentos sobre-explicativos, pero la película es hermosa visualmente y me pone feliz poder disfrutar y recomendar una cinta que no sea estadounidense para este mes del terror.
8/10