viernes, 5 de octubre de 2012

#5 - Nightbeast (1982) (Nº 74)

Miren esa cara y prepárense para la película de hoy porque oooh, sí que se viene bueno... hablando de alguna manera especial y muy distorsionada. La película del día de hoy viene por cortesía de la Cinemassacre's Monster Madness de James Rolfe, que nos habla del patetismo, la basura y la gracia de esta película ochentera oscura y que sólo los más acérrimos fanáticos pueden encontrar. Pueden ver su crítica en este link, por mientras, yo veo la película.

Un alien nos visita, pero no se trata del amable E.T. ni el metódico Depredador, sino que se trata de esa cosa de ahí arriba, esa deformidad roja rosácea con dientes de dientes de sable, chuecos y destruídos por quizás qué cosas del espacio exterior que ha tenido que enfrentar. El alien cae a nuestra tierra luego de ser golpeado por un meteorito, y pese a que se le denomina "bestia" por el título de la cinta, usa un traje espacial bastante elegante y plateado, casi como si fuera un embajador galáctico, pero su misión no puede estar más lejana a eso, pues no pasa mucho tiempo antes de que se ponga a disparar y matar a toda persona que se le aparece, con su arma de lásers especiales y brillante. Y no sólo se mantiene en el lugar donde chocó, sino que sale fuera de su zona para seguir matando, como si fuera un pésimo y clásico asesino de slasher de los años 80. Por favor, miren su cara, no puedo creer a alguien que haya estado en esta película, haya visto esa máscara o maquillaje, o combinación de ambos y haya dicho "wow, eso me da miedo" y no haya reventado de la risa inmediatamente ante la ridiculez de sus ojos (demasiado pequeños) y la fijada sonrisa de su boca (demasiado grande). Bueno, lamentablemente, ese monstruo es de lo mejor que tiene la película, pues pese a durar apenas una hora y veinte minutos, se vuelve larga y tiene demasiadas escenas innecesarias (o tal vez, consideradas necesarias por los productores) sobre cómo el gobernador no quiere evacuar la ciudad y menos eliminar la fiesta en piscina que tiene preparada, un resabio de "Jaws" (1975) que se repitió desde ese entonces y no nos ha abandonado como cliché de película de criaturas.
La cinta tiene efectos especiales ridiculamente deliciosos, y para quienes puedan apreciarlo, disfrutarán de las escenas en las que sale el monstruo y destruye a los humanos, pero toda otra escena es mala, pésima, con desnudos innecesarios, actuaciones horrendas,subplots innecesariamente controvertidos, peleas entre humanos y no entre el alien-monstruoso y los humanos, que es lo que queremos ver, un bodrio de muchas formas y olores distintos, un producto que Troma salvó sólo para que podamos regodiarnos con el rostro de tan horrible y gracioso alien.
4/10