martes, 30 de octubre de 2012

#30 - The Picture of Dorian Gray (1945) (Nº 99)

Ya no queda nada, mañana ya es la fatídica fecha de Halloween, donde los portales se abrirán y las criaturas más horribles de la existencia e inexistencia humana invadirán las calles pidiendo dulces para acallarse. La película del día de hoy es, supuestamente, de las últimas que veremos de los años 40 en cuanto terror, por lo menos hasta la próxima vez que nos metamos en este proyecto, o al menos hasta mañana, si por algún milagro he visto la película de la cual James Rolfe vaya a hablar en su Cinemassacre's Monster Madness. Bueno, veamos qué nos trae esta nueva película literaria.
La historia que cuenta la novela de Oscar Wilde es suficientemente conocida, se trata de un hombre que un día se hace un retrato, pero que por alguna razón mágica relacionada con los deseos del protagonista, la pintura empieza a envejecer por él, mientras se mantiene de unos perfectos y sanos 22 años. Claro que, como nunca he leído la novela, no sé si esta película se atiene o no a lo que la historia y leyenda de Dorian Gray es en mi cabeza, como el hecho de que supuestamente si Dorian miraba el cuadro, el hechizo se perdía, volviendo a tener todos los años que se le habían quitado y que estaban presentes en el cuadro, pero en esta película podemos ver (y a veces en excitante color) que el protagonista examina constantemente el grotesco cuadro, fijándose en los ojos desorbitados y la piel cetrina de su viejo ser, el cual podemos ver valientemente replicado en la última escena de la película pero en un maquillaje vivo y que interactúa con otros actores. Otra de las cosas era el famoso rumor de que era Dorian Gay y no Gray, pero lo que sucede es que el personaje principal pasa de aventura en aventura, buscando una nueva esposa o pareja hasta el momento en que ella se ponga sospechosa por que él aún tenga 22 años.
Una de las secuencias más poderosas y estremecedoras es cuando un grupo de personas está persiguiendo a Dorian por un crimen que ha cometido (mató a alguien para conservar su secreto), pero él se ha mantenido oculto bajo la figura de una persona que debería ser mucho más vieja que él, obviamente. En un momento, interrogando a un hombre ebrio, este dice que Dorian Gray ha tenido 22 años "por mucho tiempo", y la mirada de incomprensión/comprensión de quienes lo buscan es tan profunda que dan escalofríos por las obvias repercusiones que esta tiene. Se trata de una cinta correcta, con una fotografía, ambientación y actuaciones precisas y muy destacables, pero el gran problema que tiene es que mientras más cosas pasan, menos parece que avanza la trama, que se mantiene estancada durante mucho tiempo, aparte de pasar mucho tiempo presentando a un personaje tan simple como es Dorian Gray antes de hacerle el cuadro en el minuto 30, que es cuando se da cuenta de lo sobrenatural de su apariencia. Pese a todo, es competente y mantiene la atención, aunque se torne aburrida, y eso es un logro ahora.
7/10