domingo, 21 de octubre de 2012

#21 - TerrorVision (1986) (Nº 90)

La película del día de hoy sigue en la exploración ochentera de James Rolfe en su Cinemassacre's Monster Madness. Si pueden ver, notarán que ya no queda casi nada de los 31 días de terror, solo quedan 10 días de locura y también terminarán los 100 días de terror, una cuasi bienvenida y despedida, un ejercicio de locura que me tiene ya loco, así que será el último año que lo haga. De todas maneras, pueden ver el video de la CMM acá y yo veré la película para criticarla aquí abajo.

La televisión hace daño y las familias son horribles es, prácticamente, el gran mensaje de esta ochentera película que tenemos el placer (o displacer) de presenciar en el día de hoy. Es una mezcolanza de diversos sentimientos, géneros y pensamientos característicos de los años 80 y que vienen a colisionar en esta película que si hubiera dado sólo un paso en falso, habría sido un completo desastre e imposible de ver. Sin embargo, no es que la película sea esencialmente buena, sino que simplemente se mantiene en un nivel entre entretenido y mediocre que te excita al principio, pero que con el tiempo se va desinflando debido a la falta de novedad, pese a sorprender por sus temas y trama inicial, que resulta bastante novedosa en muchas partes. La película parte con un plutoniano encárgandose de su basura, echando a un monstruo insaciable por un cañón de energía, el cual es captado por un disco satelital que hay en una normal casa de clase alta en Estados Unidos... aunque normal no es la palabra adecuada, ya que los padres son swingers, la hija sale con un metalero y el hijo quiere ser un militar que va a la guerra cuando grande, incluso llevando metralletas y pistolas reales consigo, las cuales le sirven mucho para cuando el monstruo empieza a actuar y matar a todos los miembros de su familia, y realmente es sólo eso, la película pasa la mayor parte de su primera mitad tratando de entender cómo un monstruo se puede transmitir a través de la televisión, para luego detallarnos la vida de swingers de los padres de nuestro niño incomprendido protagonista, pasando por la muerte del abuelo y el hombre que viene a arreglar el cable. Sobre todo esto, en la tele están pasando un programa de películas de terror con un host femenino, al estilo de Vampira, y que finalmente tiene un cargo importante hacia el final de la película cuando llega a la casa después de ser llamada a su programa. Más allá de eso, los efectos especiales y cierta rebeldía en su mensaje sobre lo podrido de las familias de la clase alta estadounidense, no hay mucho que sacar, tal vez una buena banda sonora, pero aparte de eso, poco más.
6/10