miércoles, 17 de octubre de 2012

#17 - Dracula's Daughter (1936) (Nº 86)

Otra día donde la Cinemassacre's Monster Madness nos entrega una película que ya he visto, no he criticado y tampoco me veo en la posición de hacerlo, es decir, no tengo por qué hacerlo. La película es "Teen Wolf" (1985) y el video lo pueden ver acá. Personalmente, creo que esta ochentera película es aburrida y ridícula, la presencia de Michael J. Fox es lo único que la ha salvado del total olvido, no tiene sentido, es fome y el final decepciona de muchas maneras en cuanto a lo que todos esperábamos de la película. Los dejo con mi nota:
5/10
A continuación, siguiendo con las películas de mi lista maestra de películas que tengo que ver de terror, les dejo con esta secuela directa de la casi obra maestra de la Universal, "Dracula" (1931).

Es increíble como en el tiempo de los años 30 se podía seguir una franquicia o serie de películas 5 años después, con tantas referencias a la película original, sobre todo después de hacer el experimento de revisar todas las películas de la serie de Frankenstein de la Universal, definitivamente esta cinta me sorprendió por la fidelidad visual e histórica al clásico original de 1931 protagonizado por Bela Lugosi, sin irse por el camino fácil de olvidar toda narrativa anterior y contar su propia historia, repitiendo hasta la muerte temas y personajes que ya no nos resultan atractivos (la razón por la cual la serie de Frankenstein fue paulatinamente volviendose mala y aburrida para llegar finalmente a pésima), sin embargo acá se decide a seguir la trama anterior inmediatamente después de que termina la anterior (obviamente, evitando toda mención a varios personajes que no pudieron volver) mostrándonos a Van Helsing salir de la cripta y siendo arrestado por la muerte del Conde Drácula. En eso, cuando los cuerpos están siendo llevados a un lugar, llega la hija de Drácula, la cual conoceremos que sufre de la misma aflicción de su padre, el vampirismo, por lo que va y roba el cuerpo de su padre para quemarlo en una hoguera mientras reza oraciones satánicas. Todas estas secuencias son grabadas con maestría visual y fotografía preciosa, la cual se repite a lo largo del poco más de una hora que dura esta preciosa película.
Además de una gran belleza visual, tenemos actuaciones espectaculares de los protagonistas, además de clásicos actores que vuelven a sus roles, como el maestro Victor Sloan en el papel de Van Helsing. La gracia de la cinta es que para los fanáticos de la original, ver las referencias tanto dentro de la historia como en término de planos, y finalmente en guión en cuanto a referencias de diálogo y las comparaciones entre distintos momentos interpretados por el Conde y ahora por la Condesa. La historia se vuelve perversa y de terror cuando nuestra mujer vampiresa empieza a sentirse terriblemente atraída hacia una joven de alta sociedad, a la cual empieza a drenar de su sangre lentamente, tal como ocurre en la original, pero para ella resulta un problema, lo conversa incluso con un sicólogo que le dice que lo siente y lo piensa como una aberración que la atrapa y que no puede evitar. Las referencias a la homosexualidad son claras en este caso, y pese a tener una visión arcaica acerca del asunto, tenemos entre manos la que es seguramente la primera cinta de vampiras lesbianas de la historia del cine mundial, y eso para una sociedad que ya se encontraba controlada por el Código más estricto del audiovisual, es un riesgo que se tuvo que tomar y que resulta muy interesante en su producto final. Otra de las grandes gracias es que se siente como la "Dracula" (1931) pero en reversa, para terminar todo en Transylvania con una secuencia poderosa.
8/10