miércoles, 3 de octubre de 2012

#3 - Q (1982) (Nº 72)

Desde Valdivia les traigo el terror del tercer día de Octubre, el terror mayor que el que ustedes pueden imaginar, proveniente de la Cinemassacre's Monster Madness de James Rolfe, que nos entrega la siguiente película ochentera que tendremos en nuestro mes, y es una extraña, de la cual siempre he oído hablar, así que me interesa mucho verla. Por mientras la veo, ustedes pueden visitar la crítica que Rolfe hizo acá, por mientras, yo sigo viéndola y leen lo que pienso abajo.
Wow, una película basada en la figura, apariencia e historia del dios azteca Quetzacoatl, la serpiente emplumada, el traedor del trueno, el visitador del espacio, el devorador de almas, el que recibe los sacrificios, el que vuela y destruye... claro que no en los tiempos aztecas, sino que en los años 80 (que parecen los años 70) de Nueva York. Una bestia asola los rascacielos, especialmente el edificio Chrysler donde está aguardando su cría... porque claramente Quetzacoatl puede empollar huevos y dar a luz crías vivas, así como aparecer en cuanto un culto parecido al azteca empieza a aparecer en los lugares más oscuros y más altos de la sociedad neoyorquina. Hay muchas películas que se reconocen inmediatamente como características de esa ciudad, como "Manhattan" (1979), o musicales como 'New York, New York', pero esta película nunca es mencionada, quizás es por la razón de que sea una película sobre un monstruo que toma a gente que está tomando sol en su azotea y es llevada lejos por las garras enormes de este semi Dios. Es sólo gracias a David Carradine, más conocido como Kung Fu, que la sociedad no se derrumba y que el ataque de esta enorme serpiente emplumada sea conectada con una serie de asesinatos rituales similares a los aztecas.
Aunque para nosotros es como sumar uno y uno, para la policía de Nueva York le resulta muy difícil pensar que ambos elementos se encuentran unidos, sobre todo cuando pensamos que la película le dedica un 85% del tiempo a la serpiente y tan solo un 15% a los asesinatos rituales... hasta nosotros, los pobres espectadores, podemos sentirnos un tanto confundidos e incluso decepcionados de la forma apurada y poco desarrollada en que se muestra el asunto, con una aparición casi al final para explicar algunos cabos sueltos... y es que se trata de una película construída de manera extraña, manejando distintas clases de géneros y personajes, como los principales, entre los cuales se encuentra un tipo que es culpado del robo de un montón de joyas y que se ve envuelto en el asunto al descubrir, accidentalmente, el lugar donde descansa el ave cuando no anda dando vueltas levantando gente para comérselas o sacrificarlas. El asunto es que también hay momentos con tanta comedia (intencional o no... quién sabe) como cada vez que una nueva víctima aparece, es tan inocente la posición de las víctimas antes de ser llevadas, que resulta cómico finalmente ver una garra enorme arrancando una cabeza o levantando a un actor famoso por los aires. Hay elementos de crimen, terror e incluso de drama cuasi-familiar por las performances de los personajes, en cada momento en que la serpiente emplumada no aparece... lo cual es bastante.
Cuando empiezan a aparecer los elementos sobrenaturales (como personas inmortales) aparte de la serpiente gigante semi-dios... simplemente se ha perdido todo sentido, pero el camino ha sido entretenido y las actuaciones han sido sorprendentemente convincentes, aunque tal vez un poco desafectadas en cuanto a la situación que los rodea. La forma de filmar, el look y los trajes la hacen parecer una película de terror de los años 70, pero aquí la calidad es superior y son los actores la que elevan esta cinta por sobre lo que tendría que ser. La animación stop-motion es otro elemento que está fuera de tiempo siendo una cinta de los 80 pero en verdad se aprecia la intención y la forma en que se mueve, resulta muy atractiva y el personaje está muy bien diseñado (tal vez el color sea un poco aburrido, rojo y verde hubiera avivado todo el asunto, y tal vez la película). Es un misterio, es un thriller, la conclusión de todo puede ser un poco débil, pero nuevamente son las actuaciones lo que se debe mirar y no lo ridículo de todo el asunto. Me gustó.
7/10