martes, 9 de octubre de 2012

#9 - The Deadly Spawn (1983) (Nº 78)

La ochentera película del día de hoy viene por cortesía de la Cinemassacre's Monster Madness, la cual hemos seguido religiosamente por todos estos años y que ahora nos va a guiar por la mitad (hacia el final) de este mes de terror. La crítica que hizo James Rolfe se las dejo aquí y ustedes pueden verla, mientras yo veo esta película, la critico y les cuento cómo es.

Una loca película sangrienta es la que tenemos entre manos, y debo decir que estoy contento de encontrar finalmente una cinta a la que no le de miedo mostrar sangre y desmembramientos, he estado esperando una de esas películas que combine efectos especiales sorprendentemente sangrientos con una historia medianamente interesante. Aunque las actuaciones no son el fuerte de esta película, debo decir que es una decisión interesante la de contar la historia a partir de un niño pequeño que es fanático de las películas de monstruos, y sobre todo en los últimos minutos de la cinta, cuando se convierte en la "Final Girl", cómo su performance muda (a causa del shock) no molesta tanto como el de una mujer chillando todo el rato de que está a punto de morir, así que bien por los creadores. La cinta es sobre una criatura que viene del espacio y que tiene la características de una sanguijuela, en su estado más pequeño, y el de una planta carnívora (o el ser más monstruoso imaginable, como el que pueden ver en la foto) en su estado más avanzado, y que viene a devorar a todo el mundo presente. La cinta es enormemente sangrienta y se agradece en sus escenas de desmembramientos y descueramientos gráficos que ocurren, pues resultan impresionantes para una cinta con un presupuesto, supuestamente, tan bajo.
Los mejores momentos son los aquellos que son casi cómicos en su ejecución y que estoy seguro fueron hechos a propósito, como en la casa del lado, hacia donde llegan algunas sanguijuelas asesinas a través de las tuberías. y empiezan a atacar a un grupo de señoras que se han juntado para comer, no antes de almorzar un poco de salsa de sanguijuela combinado con lo mejor de sus platos. Asqueroso y creativo. La película es una asquerosidad en muchos momentos, pero esa superioridad fotográfica y técnica la vuelven algo bueno de ver, pues es increíble lo mucho que se puede hacer con tan poco presupuesto. Una verdadera joya perdida del cine de terror ochentero, ojalá muchos la descubran con estas críticas y que reciba el tratamiento que se le merece.
7/10